Estados Unidos a la vista de los cubanos

Estados Unidos a la vista de los cubanos

Muchos cubanos sienten hoy envidia de lo ocurre en Estados Unidos, y nos vemos las caras con pena, nos hablamos casi en murmullos, porque parecemos cadáveres vivientes por un milagro del destino

cubanos Estados Unidos
Foto Ernesto Pérez Chang

LA HABANA, Cuba.- No hay un cubano que no esté al tanto de lo que ocurre por estos días en Estados Unidos, con unas elecciones presidenciales que, como se sabe, no están muy claras.

Sin embargo, ¿qué demuestra el país que se ha convertido en el más fuerte del mundo, siempre con una economía floreciente porque, como dijo nuestro José Martí, “es rica una nación que cuenta con muchos pequeños propietarios” y gobiernos escogidos por el pueblo, y no con un puñado de políticos improvisados que no saben poner remedio a los males de una nación?

Los cubanos de la Isla, no los millones del exilio, están sorprendidos y no dejan de preguntarse con avidez qué ocurre a solo noventa millas de nuestras casas, por qué bulle con viveza esa sociedad en estos momentos, contenta una parte, inconforme y rebelde la otra, unos a favor de Donald Trump y otros de Joe Biden.

Se han volcado en las calles con sus carros modernos o a pie, con grandes telas multicolores porque la sociedad capitalista, la República de Estados Unidos de América, está viva, tan viva como siempre ha estado.

Dice mi vecino Diego que es porque están bien alimentados; Miguel que porque no son analfabetos en política; otros que por el modelo político en el que todos participan, que engendra dinamismo, acción, todo lo contrario al pueblo cubano, una sociedad apática, pasiva, indiferente, cachazuda.

Recordemos aquello que durante poco más de sesenta años se llamó Unión Soviética, que se desmerengó en silencio, de un día para otro, y por lo que culparon a “mercenarios internos”, en vez de buscar las causas de un modelo económico que no sirvió durante sus cortos años de existencia.

Muchos cubanos sienten hoy envidia de lo ocurre en Estados Unidos, y nos vemos las caras con pena, nos hablamos casi en murmullos, porque parecemos cadáveres vivientes por un milagro del destino, no por virilidad.

Vemos pasar un día y otro, y así durante décadas, a las mismas caras que dicen que todo está bien, o mejorando, o que la culpa la tiene el “bloqueo”, y no la falta de entusiasmo o de amor al trabajo.

Los cubanos en Estados Unidos, incluso los que viven en Florida, se han contagiado de la energía de esa sociedad vigorosa que quisiéramos para nosotros mismos.

Sí, sentimos envidia. Arrastramos una dictadura fracasada que sólo ha ocasionado que los cubanos de hoy estemos a la espera de los dólares que envía la familia, de los paquetes con “pacotilla” para poder vestirnos, porque ni eso produce el socialismo.

Durante los años noventa, en el Período Especial según Fidel Castro, los cubanos comieron gatos, esos pequeños felinos inteligentes y amorosos que no fueron exterminados por suerte, y gracias a la llegada del venezolano golpista de Chávez, con millones de dólares en sus bolsillos, razón por la que han quedado vivos los perros, hasta hoy. Mañana no sabemos qué ocurra con los nonagenarios que dirigen al país a través de un único partido, que sueña con otro Chávez por llegar.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Tania Díaz Castro

Tania Díaz Castro nació en Camajuaní, Villaclara, en 1939. Estudió en una escuela de monjas. Sus primeros cuatro libros de poesía fueron publicados por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y dos por Linden Ediciones Line Press y ZV Lunaticas. A partir de 1964 trabajó como reportera en revistas y periódicos de Cuba y escribió durante ocho años guiones de radio en el ICRT entre 1977 y
1983 y en 1992 y 1993, cronicas sobre la historia de China en el
periódico Kwong Wah Po, del Barrio Chino de La Habana. En 1989 y 1990 sufrió prisión por pedir un Plebiscito a Fidel Castro. Comenzó a trabajar en CubaNet en 1998 y vive con sus perros y gatos en Santa Fe, comunidad habanera.

[fbcomments]