Ventiladores Royale: dando vueltas alrededor de la burocracia

Ventiladores Royale: dando vueltas alrededor de la burocracia

El intenso calor de los meses de verano obliga a muchos santiagueros a calmar el sofocón con un nuevo ventilador

Personas afuera del taller de reparaciones
Personas afuera del taller de reparaciones (Foto del autor)

SANTIAGO DE CUBA, Cuba. – Hasta el momento “no conocemos a nadie que haya comprado (un ventilador Royale) y que no haya tenido que pasar por un taller en los primeros siete días”, dijo un técnico santiaguero.

Se aproximan julio y agosto, dos de los meses más calurosos en la Isla. Ante las altas temperaturas, casi siempre superiores a los 30 grados Celsius, en Santiago de Cuba mucha gente no tiene más remedio que apaciguar el verano con un nuevo ventilador.

En este caso, la opción que ofrecen las Tiendas Caribe (antes Tiendas Recaudadoras de Divisas, TRD) son equipos de la marca Royale, aparatos ensamblados en el país con piezas chinas y expendidos por 55,95 pesos convertibles.

Sin embargo, mientras más ventiladores son vendidos mayores son las colas en los talleres de reparación de la ciudad.

“¡No me duró ni dos días! Llámame al gerente para que me diga qué tengo que hacer!”, grita en la tienda Mi Hogar una cliente llamada Yamila, mientras carga entre sus manos el ventilador que había comprado algunos días antes.

CubaNet conversó con la clienta empeñada en que la tienda le devolviera el valor del importe de su ventilador.

“Compré el equipo hace dos días y estaba perfecto. Después empezó a hacer ruidos extraños y así estuvo por dos horas hasta que se apagó por completo. Entonces vine para acá a buscar una explicación”, contó Yamila.

La clienta de la tienda Mi hogar, indignada por la venta de aparatos de calidad dudosa en las Tiendas Caribe, exigió ver al gerente de la unidad. Sin embargo, apenas el almacenero le sugirió dirigirse hasta el taller de la tienda para tramitar su reclamación y proceder a la reparación del equipo o a la devolución de su importe, según el dictamen de los técnicos.

Taller de reparaciones (Foto del autor)

Yamila, aunque inconforme, acató las orientaciones del funcionario y se dirigió al taller ubicado en calle M, en el reparto Ampliación de Terraza, donde se topó con decenas de personas en la misma situación. Allí una fila de clientes esperaba que el técnico de la unidad revisara sus equipos defectuosos.

Alfredo, otro cliente desafortunado, también hacía la cola para “evaluar” su equipo. “He venido al taller tres veces en menos de un mes, para que me arreglen el ventilador. Hasta la garantía que era de tres meses me la extendieron a seis, aunque creo que será para que venga más seguido, porque esto no sirve”, refirió.

Ventiladores Royale (Foto del autor)

Carlos Sarmiento, vecino del consejo popular El Caney, también esperaba en la cola por otro equipo defectuoso. “Compré una batidora de 19 pesos y pico y cuando la probé no funcionaba bien. Ahora el técnico me dijo que el ensamble tenía problemas, que los tornillos estaban sueltos”.

Casi el mediodía otra señora llega al lugar, con una situación aún más desalentadora: “Adquirí cuatro ventiladores para mi casa de alquiler y se rompieron casi al mismo tiempo. Es una falta de respeto vender semejante basura”, exclamó a uno de los mecánicos.

No obstante, los inconvenientes no acaban en el taller. Según las normas de las Tiendas Caribe, para reclamar la devolución del importe de un equipo defectuoso los clientes necesitan el permiso emitido por la Gerencia de Comercio de la Corporación Cimex, la entidad responsable de la distribución de los ventiladores y de su venta en la provincia.

Una trabajadora de la tienda La California, consultada por CubaNet, explicó que “los clientes que quieren recibir de vuelta el importe de un equipo electrodoméstico vendido por nuestra cadena de tiendas, siempre y cuando el artículo tenga garantía, deben dirigirse al taller de reparaciones correspondiente”.

El taller emitirá un certificado sobre el estado del equipo, especifica la funcionaria. Si el aparato no tiene arreglo entonces el cliente recibirá un permiso de devolución del monto pagado. Luego, tendría que llevarlo hasta la tienda donde lo adquirió, presentar el certificado ante el administrador de la unidad que, a su vez, deberá firmar otro permiso para que proceda la devolución del valor abonado por el equipo defectuoso.

Sin embargo, “si el taller determina que el equipo tiene arreglo, entonces solo aceptarán la reparación del producto e incluso la extensión de su garantía. Una vez arreglado, se desestima la posibilidad de una posterior devolución”, aclara la fuente consultada.

Un técnico del taller también explicó a este diario que los ventiladores Royale fueron ensamblados en Cuba, con piezas importadas desde China, en un intento por abaratar los costos de producción. Hasta el momento “no conocemos a nadie que los haya comprado y que no haya tenido que pasar por un taller en los primeros siete días”, dice el técnico.

Sin embargo, pese a las masivas devoluciones y colas en los talleres de reparación, hasta el momento la venta no ha sido detenida. Ni siquiera ha procedido la rebaja de los equipos, valorados hasta hoy en 55,95 pesos convertibles.

[fbcomments]