Un millón de turistas al precio de nuestra hambre

Un millón de turistas ha llegado, sí, pero al costo de varios millones de cubanos hundidos en la incertidumbre de si llegarán o no los barcos del pollo, el arroz, la harina y el combustible