Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Sábado, 24 de junio 2017

“Tenemos mucho miedo”

Mientras el médico cubano Nelson Cabrera se encuentra en misión en A. Saudita, su familia está a punto de ser desalojada

 |   |  comment count


LA HABANA, Cuba.- En el 2014, el médico cubano Nelson Cabrera Quinta, su esposa y dos hijos adolescentes fueron declarados ocupantes ilegales de su casa situada en la calle 200 No. 1705, en el habanero reparto Siboney. La vivienda forma parte del patrimonio familiar por 40 años y desde hace 12 residen en ella de forma permanente.

Seis meses después que el doctor Cabrera marchara a una misión médica de colaboración oficial en Arabia Saudita, su esposa Bisaida Azahares recibió una notificación del Ministerio de la Construcción para desalojar la casa de inmediato.

“En la resolución dice: Salir de la casa a su lugar de origen. No tenemos opciones y menos para dónde ir (…) Tenemos miedo, nos han dicho tantas cosas del desalojo, que son personas muy violentas que te abren las puertas, te las rompen, te entran y sacan así nada más. Imagínate tú, yo sola con dos niños”, comenta Bisaida.

Al doctor Cabrera le advirtieron que cuando viajara al extranjero como colaborador de la salud, iban a desalojar su familia de la casa. Ese fue por mucho tiempo el motivo por el que rechazó varias misiones de colaboración mientras dirigía una de las policlínicas del municipio Playa. El médico bajó la guardia cuando la presidenta municipal del Poder Popular le aseguró que mientras estuviera en una misión del gobierno, no existiría “extracción forzosa” en su casa.

El derecho a residir en un garaje

La resolución de “extracción forzosa”, el “neodesalojo” cubano,  es fruto de la demanda establecida desde hace cinco años por la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana (UCMH), contra el Nelson Cabrera Quintana y su familia. Según la institución residen en una de las 17 casas propiedad del centro educativo en el reparto residencial de Siboney, considerado “zona congelada”, que indica una verificación oficial para el registro de residencia en ella.

La familia Cabrera reside en el garaje de una mansión, dividida en tres casas. El tercio de vivienda fue otorgada, en 1979, como medio vinculado al trabajo a su abuelo Gilberto Falcón Darriba, fundador de la UCMH, entonces Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, donde laboró por más de 40 años.

A Falcón le faltó salud mental y física para exigir su derecho de propiedad cuando arribó al término de 15 años residiendo en el garaje. Según las disposiciones del Ministerio de Salud Pública, las casas vinculadas al mismo se conceden al arribar a los 15 años arrendadas por la persona a la que fue entregada, cediendo la propiedad al arrendatario. Librada Arancibia, la esposa de Falcón estuvo a las puertas de lograr la titularidad después que su esposo falleció en Estados Unidos, aquejado del Mal de Parkinson.

“A mi abuela no se le reconoció la titularidad a pesar de que inició el proceso. Tengo documentos de varios jurídicos de la UCMH que dicen explícitamente que le desvincularían la casa que vivió por más de 20 años, y pagó íntegramente al banco”, expresa Nelson.

No obstante, la UCMH reconoció el derecho a la anciana de residir hasta el último día de su vida en la residencia transformada en ciudadela.

Siboney, residencial cotizado

Los tercios de la residencia tienen historias diferentes, que se unen por ser propiedad de la UCMH. En la planta principal de la vivienda residió de forma vinculada la doctora Caridad Dovale, jubilada del UCMH, quien emigró en el 2012 a los Estados Unidos. Según consta en un documento del centro universitario, su esposo se quedó en Cuba, logrando obtener la propiedad de la vivienda. En el 2016 Dovales se repatrió y recuperó la titularidad de la casa, otrora medio básico de la universidad médica.

La llamada parte de atrás, perteneciente al tercio, fue reclamada por la institución educativa en el 2013. Nelson afirma que por estos vecinos intercedieron Armando Hart Dávalos (exministro de Educación y de Cultura) y su esposa, quienes lograron cancelar el proceso de desalojo.

La familia Cabrera pregunta: ¿Por qué si Falcón emigró a los EEUU, su esposa no obtuvo el beneficio de la vivienda, al igual que los vecinos de arriba? ¿Qué tiene más valor en Cuba, el derecho ciudadano o un buen padrino en el gobierno?

Las respuestas circulan en la zona de Siboney, un espacio lleno de mansiones construidas antes de 1959 por la llamada “burguesía”, pero que a día de hoy se encuentra dominado por la clase alta gubernamental.

Ver más en:

Relacionado:

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: