¿Serán las viandas de Rodríguez Rollero como el Chocolatín de Fidel Castro?

¿Serán las viandas de Rodríguez Rollero como el Chocolatín de Fidel Castro?

Una vez más los cubanos se enfrentan a una promesa de dudosa materialización, mientras siguen visitando los desabastecidos mercados agropecuarios estatales

Ministro de Agricultura Gustavo Rodríguez Rollero. Foto Internet

LA HABANA, Cuba.- Los últimos años del mandato de Fidel Castro fueron una etapa de incalculable daño para la débil institucionalidad del país. Por ejemplo, durante el lapso 1998-2011  ̶ buena parte de ellos con el mayor de los hermanos ̶  no se celebró ningún congreso del Partido Comunista, cuando lo usual es efectuarlos cada cinco años. Los cubanos estuvimos a expensas, quizás como nunca antes, de la voluntad del máximo líder, que se manifestó en controversiales estrategias como la batalla de ideas, la revolución energética, y la municipalización de la educación superior, entre otras.

En ese contexto, y además de llevar a varios ministros a la televisión para que “enseñaran” a cocinar a los cubanos con el nuevo equipamiento, el Comandante presentó un producto que, según él, iba a resolver definitivamente el desayuno de los cubanos. Se trataba del Chocolatín, una mezcla a la que no era necesario agregarle leche, sino solo agua; y que no obstante aparentaba ser una taza de chocolate con leche al ser servida.

Como casi siempre sucede en Cuba, en los días que siguieron al “descubrimiento” del jefe, el Chocolatín, incluso de dos tipos diferentes, abundaba en las tiendas y mercados. Sin embargo, su presencia fue disminuyendo paulatinamente. A tal punto de que algún tiempo después ya constituía una decepción o un triste recuerdo para el cubano de a pie.

Mas, en medio de las adversidades, el gracejo de los cubanos no podía faltar. Recuerdo haberme topado con una caricatura en un medio de prensa  ̶ alternativo, por supuesto ̶ , la cual mostraba un carro fúnebre que marchaba rumbo al cementerio. Y del vehículo colgaba un cartel con el siguiente texto: “Me fui sin el Chocolatín…”

Chocolatín. Foto tomada de Internet

Ahora asistimos a una nueva meta con la que se pretende engatusar a los cubanos. Todo aconteció durante una reunión del “presidente” Díaz-Canel con los presidentes de las asambleas municipales y provinciales del Poder Popular.

En el cónclave se habló de un Programa para el Abastecimiento Local. Es decir, que municipios y provincias sean capaces de autoabastecerse de productos agropecuarios. Fue entonces cuando el ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, afirmó que su organismo “prevé suministrar mensualmente a la población 30 libras de productos agrícolas per cápita, y cinco kilogramos de productos cárnicos de especies de ganado menor” (“Avanzar en todos los programas de desarrollo económico y social”, periódico Juventud Rebelde, edición del 12 de marzo).

Pero veamos con qué arsenal cuenta el Ministro para materializar su promesa. Pretenden promover producciones fuera de época, capacitar a los productores, mejorar los planes de siembra y, sobre todo  ̶ ahora viene lo mejor ̶, que la comercializadora gubernamental Unión de Acopio, sea capaz de contratar toda la cosecha de los productores, con la única excepción de lo que estos últimos dediquen al autoconsumo.

O sea, que la estrategia gubernamental se basa casi exclusivamente en la labor que puedan desarrollar las entidades estatales, y no menciona para nada a los comercializadores mayoristas privados, ni a los mercados agropecuarios de oferta-demanda.

Al paso del tiempo, y al visitar los desabastecidos mercados agropecuarios estatales, cualquier ciudadano podría hacerse la siguiente pregunta: ¿Y dónde están las viandas, las frutas y la carne que prometió el ministro de la Agricultura Gustavo Rodríguez Rollero?

[fbcomments]