Sector privado salva al mercado Cuatro Caminos de las ruinas

Sector privado salva al mercado Cuatro Caminos de las ruinas

Actualmente, tres de estas formas de gestión privadas laboran en cuadrantes designados por los inversionistas

Facha del Mercado Cuatro Caminos. Foto del autor

LA HABANA: El popular mercado Cuatro Caminos, ubicado en una concurrida manzana habanera, experimenta desde finales de 2016 un proceso de restauración y reconstrucción que lo devolverá a sus años de esplendor; labores ejecutadas por entidades no estatales.

Desde 2014 el Grupo de Inversiones Cimex, adjunto a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), dio a conocer la intención de iniciar la remodelación del inmueble y reabrirlo bajo el concepto de Centro Comercial operado con su administración. Para ello, hizo una licitación de obra, en la cual Cooperativas no Agropecuarias (CNA) de la construcción ejecutarían un considerable monto del proyecto.

Actualmente, tres de estas formas de gestión privadas laboran en cuadrantes designados por los inversionistas. En un primer momento, a la cooperativa ARQDECONS le habían encargado toda la obra; luego, solicitó la entrada de otras CNA para completar en tiempo las labores, mientras ella asumía dos zonas.

Así llegaron la Primera de Plaza y Arqcons a cumplir con los espacios restantes. Solo el grupo Restaura, de la Oficina del Historiador de la ciudad y encargado de la reparación de la fachada del inmueble, constituye el único organismo del Estado que trabaja en Cuatro Caminos.

Obras de reconstrucción del Mercado Cuatro Caminos. Foto del autor

En un trabajo publicado por nuestro portal en 2017, Guillermo González, un funcionario del grupo ECUSE, principal contratista de la obra, declaraba que problemas en la infraestructura hacían complejas las labores en aquel entonces.

“Se tenía una idea de lo que encontraríamos, pero es prácticamente hacerlo todo de cero. Nos hemos encontrado con un edificio que en cualquier otra ciudad del mundo hubiese tenido que ser demolido por el grado de deterioro. (…) No será una obra fácil, sobre todo por la cantidad de recursos que demandará, la mayoría adquiridos en el extranjero”, señalaba.

Por otro lado, la ingeniera Anette Fereira, una de las técnicas que laboran actualmente en Cuatro Caminos, expone que esta obra y sus sistemas no tienen una alta complejidad. Su dificultad radica en el rescate de la estructura, para la cual se usan productos de remodelación muy efectivos que tampoco son nuevos para Cuba.

Obras de reconstrucción del Mercado Cuatro Caminos. Foto del autor

“Es el rescate de Cuatro Caminos de las ruinas, porque después del diagnóstico dado por la Empresa Nacional de Investigaciones Aplicadas, del Ministerio de la Construcción (MICONS), se tenían dos opciones: demoler dejando solo el cascarón o remodelar con productos especiales, porque si demueles pierdes el valor patrimonial que tiene la obra”, aseguró la especialista.

Un reporte del sitio Cibercuba exponía que “pese a que las obras del nuevo Mercado Único comenzaron en 2014, los primeros años se invirtieron en estudiar las condiciones reales del edificio, su estructura y los pasos necesarios para rehabilitarlo. Muchos aspectos estaban seriamente dañados o deteriorados por el simple paso de los años o por el poco mantenimiento, entre ellos las redes de alcantarillado y de abasto de agua o el suministro eléctrico a la instalación”.

Anette Fereira ilustra que en estos momentos ejecutan funciones en el plano arquitectónico, porque “hasta ahora solo estábamos dándole vida útil a la instalación. La parte de la arquitectura en la que estamos ahora se vincula con las especialidades hidrosanitaria, eléctrica, mecánica, etc.”.

Además, esta ingeniera de la cooperativa ARQDECONS, aclara que todas las CNA incluidas en la obra maniobran a la par, pero se han distribuido la ejecución de los diferentes sistemas que formarán parte del inmueble.

Obras de reconstrucción del Mercado Cuatro Caminos. Foto del autor

Sin embargo, señala que “estamos parados en la cubierta esperando que llegue un suministro para terminarla, porque debía haberse concluido ya en todas las zonas. Lo que queda de la fase de restructuración son las columnas en la planta alta, un pedazo del entrepiso y la zona del almacén”.

Fereira anotó también que “ya se empezó a hacer en el plano arquitectónico el levantamiento de los módulos divisorios de los centros, las oficinas y los baños, los cuales empiezan, por cronograma, en agosto”.

A pesar de que intentan complacer las inquietudes de los inversionistas, siempre que sean viables, por el bienestar del proyecto y de los trabajadores, varios técnicos han notado dentro de su labor diaria la mala calidad de los proyectos, inconveniente que han identificado como otro de los problemas en la obra.

De acuerdo con Anette, esa parte corresponde a la empresa Cimex y “parece que ellos están acostumbrados a hacer chinchales, o sea, ponerle a un local carpintería nueva, falso techo y aire acondicionado; y Cuatro Caminos es mucho más complejo que eso. Nuestra manera de trabajar en obra va de que tú me entregas el proyecto y como todo tiene que estar ahí, yo no tengo que preguntarte nada más. Entonces, damos un pasito y encontramos problemas que nos frenan”, lamenta la ingeniera.

El oficial diario Granma consideró que este proyecto dejaría “un gran mercado para una gran ciudad”, toda vez que el Mercado Único de Cuatro Caminos, el cual será su nuevo nombre, tiene prevista su inauguración en diciembre de 2019 para celebrar el aniversario 500 de la capital cubana, unos meses antes de que este espacio arquitectónico citadino llegue a su primer siglo de existencia.

Obras de reconstrucción del Mercado Cuatro Caminos. Foto del autor

Este edificio fue durante décadas el centro neurálgico “de la vida comercial de vecinos de varios municipios que colindan en esa zona, y también por haberse convertido en punto clave del comercio de elementos vinculados a las prácticas religiosas afrocubanas”, apuntaba Cibercuba en su reporte.

No obstante, desde los noventa la gran instalación entró en una etapa de decadencia que la llevó a la utilización de una parte del espacio únicamente para la venta de productos agropecuarios y área de particulares, toda vez que el segundo piso, en donde se ofertaban servicios gastronómicos, permanecía cerrado.

El proyecto constructivo señala que el Mercado Único de Cuatro Caminos acogerá en su segunda planta a una moderna tienda de artículos para el hogar, una cafetería y algunas oficinas; en la primera habrá un mercado perteneciente a la cadena Cimex, una licorería, una confitería, los almacenes del edificio y espacios para el servicio de los trabajadores por cuenta propia.

[fbcomments]