¡Ni un minuto más en prisión!

¡Ni un minuto más en prisión!

Este 11 de enero el periodista independiente, abogado y escritor cienfueguero Roberto de Jesús Quiñones Haces arriba a su cuarto mes en prisión

Roberto de Jesús Quiñones Haces; Cuba; Premio Patmos;
Roberto de Jesús Quiñones Haces recibe el Premio del Instituto Patmos (Foto: Cortesía)

LA HABANA, Cuba. – Este 11 de enero el periodista independiente, abogado y escritor cienfueguero Roberto de Jesús Quiñones Haces arriba a su cuarto mes en prisión.

Quiñones fue condenado a un año de cárcel en un juicio sin garantías y que fue descaradamente amañado por la Seguridad del Estado. Lo acusaron, a él que es un hombre decente, razonable y pacífico,  de resistirse con violencia a ser arrestado por la policía cuando intentaba  cubrir  el  juicio a un matrimonio de religiosos. Los agentes lo golpearon, hubo testigos de la agresión y luego dijeron que las lesiones que presentaba el periodista fueron “autoinfligidas”.

El régimen actuó con total desprecio de las normas jurídicas más elementales. De nada valieron las protestas de los organismos  internacionales de derechos humanos y de protección de periodistas. El juicio y la condena fueron  unos días después que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, expresara su preocupación por Quiñones  y pidiera su liberación.

Desde hacía varios meses, Quiñones, que parecía molestar particularmente por los artículos que escribía para Cubanet, era amenazado y hostigado constantemente por la policía política. Le impedían salir de Guantánamo,  ni siquiera para ir a Cienfuegos a visitar a su anciano padre, que estaba gravemente enfermo  (falleció unos días después del juicio).

Con el encarcelamiento de Roberto Quiñones el régimen quiso dar un escarmiento, amedrentar a los periodistas independientes, silenciarlos, forzarlos al exilio, insinuándoles que pudiera repetirse una ola represiva como la de la primavera del año 2003.

Esa posibilidad no parece muy remota. En los últimos tiempos se ha incrementado el acoso policial contra los periodistas independientes. A muchos los han arrestado  y les han confiscado sus medios de trabajo o les han impedido salir de sus casas para evitar que reporten determinados sucesos. Amén de los que han sido impedidos de viajar al exterior por estar “regulados”. Adicionalmente, sus familiares también han sido amenazados.

Son muchos los casos de periodistas represaliados de una forma u otra en los últimos meses: Luz Escobar, Ana León, Camila Acosta, Jorge Olivera,  Augusto César San Martín, Rudy Cabrera, Vladimir Turró, y un largo etcétera.

Cuba, en reñida competencia con otras dictaduras, sigue ostentando el triste privilegio de ser uno de los países donde es más difícil el ejercicio del periodismo.

Ante el creciente temor del régimen a un estallido popular por el deterioro de la  situación económica, todo parece indicar que aumentará la represión contra los comunicadores que, con sus informaciones, contradicen la ridículamente forzada visión triunfalista oficial.

El régimen no se muestra más tolerante ni siquiera con los medios alternativos surgidos en los últimos años que  evitan la crítica frontal y que muchos consideran que, con su novedosa forma de cronicar, son un intento de opacar al periodismo independiente y darlo por obsoleto. Varios de los colaboradores de estos medios alternativos, casi todos jóvenes procedentes del periodismo oficial, han sido también presionados por las autoridades. No pocos de ellos han optado por marcharse del país y radicarse en el exterior. No faltan suspicaces que aseguran que con algunos de ellos, el castrismo pretende colonizar la prensa del exilio.

Pese a la saña de los represores, los periodistas independientes no cejamos en la lucha por la libertad de prensa y de expresión. Es nuestro compromiso con Cuba.

Ahora, más que nunca, necesitamos el apoyo de Reporteros sin Fronteras, CPJ, Amnistía Internacional, Human Rights Watch y todos los organismos internacionales que puedan exigir al régimen castrista que deje de penalizar el trabajo de los periodistas.

No dejaremos de exigir la liberación de Roberto de Jesús Quiñones. Que lo tengan en la cárcel un minuto más es una afrenta a la dignidad y el decoro. ¡Libérenlo ya!

(Read this article in english here)

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]