¿Qué pasará si cae el chavismo?

¿Qué pasará si cae el chavismo?

Unos 18 mil galenos cubanos en Venezuela, rinden al gobierno 4 mil millones de dólares. ¿Y el petróleo qué?

Nicolas-Maduro-con-medicos-cubanasLA HABANA, Cuba – El régimen cubano está en ascuas por la situación de Venezuela, cuyo gobierno es su soporte económico, fundamentalmente a través de la retribución de los servicios médicos y del suministro de petróleo en condiciones de pago muy ventajosas.

Actualmente unos 18 000 médicos de la Isla se encuentran en Venezuela, cuyas ganancias le rinden al Estado Cubano no menos de 4 mil millones de dólares.

En la reciente clausura del  XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, Raúl Castro dijo que “…el ingreso fundamental del país en estos momentos obedece al trabajo de miles de médicos prestando servicios en el exterior”, pero debió referirse, no al trabajo de estos, si no a su explotación por parte del régimen.

De los 82 065 médicos reportados por la Oficina Nacional de Estadísticas, al concluir 2012, el ministro de Salud Pública, Roberto Morales, declaró hace dos meses que solo 56 600 laboraban en el país.

Esto explica que la balanza de bienes y servicios tuviera un saldo positivo de 1 265 millones de dólares, mientras se incumplieron las exportaciones, principalmente de níquel, azúcar y petróleo, que en este último caso se ha convertido en un rublo exportable gracias a la reventa de ese producto venezolano en el mercado internacional.

En el sector del turismo, cuyos ingresos brutos rondan en la actualidad los 2 700 millones de dólares, los insumos nacionales de la actividad solo alcanzan un aproximado del 65%, por lo que más de 900 millones de dólares deben importarse. Los ingresos netos también están afectados por la calidad del caudal de visitantes, que aunque se ha ido incrementando, cada vez gastan menos.

Medicos-cubanos-en-misión-de-saludYa se prevé un empeoramiento financiero en 2014, con la caída previsible de los precios de exportación del azúcar y el níquel, por lo que un agravamiento de la situación venezolana, aunque únicamente disminuya los envíos de petróleo y los pagos de servicios, sería catastrófico para el régimen.

El general presidente, en su último discurso, incurrió en un galimatías imperdonable al confesar que “…el salario no satisface todas las necesidades del trabajador y su familia, lo que genera desmotivación y apatía hacia el trabajo…”. Sin embargo, también precisó que sería “…irresponsable y con efectos contraproducentes disponer de un aumento generalizado de los salarios… que causaría una espiral inflacionaria en los precios, de no estar debidamente respaldado por un incremento suficiente de la oferta de bienes y servicios”.

¿No sabía lo que estaba diciendo, o acaso pretende que los trabajadores eleven la producción estando desmotivados por sus bajos salarios? Solo una caricatura de Congreso Obrero como el nuestro podía oír con pasividad semejantes argumentos.

No es de extrañar que Castro esté muy preocupado por el incremento de la crisis que se avecina para Cuba y que en esa ocasión dedicara una larga parrafada, aparecida en negritas en la prensa oficial, sobre los sucesos recientes en Venezuela. Además, recalcó el pleno apoyo al chavismo y a Nicolás Maduro, actitud que puede tener un elevado alcance físico si, como es probable, Maduro y sus seguidores no logran capear el temporal.

Por cierto, tales declaraciones son francamente injerencistas y contradicen la declaración de la II Cumbre de la CELAC, donde se proclamó el principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados.

Acerca del Autor

Arnaldo Ramos Lauzurique

Arnaldo Ramos Lauzurique

Arnaldo Ramos Lauzurique Nace el 27 de mayo de 1942. Realiza los primeros estudios en escuelas públicas y posteriormente estudia, hasta 1959, en la Escuela de Artes y Oficios. Desde 1956 realiza trabajos ocasionales en una gasolinera, talleres y una cafetería. En 1961 comienza a trabajar en el Ministerio de Comercio Exterior. De 1967 hasta 1972 estudia Economía en la Universidad y trabaja simultáneamente en equipos de investigación. En 1972 se gradúa de Economista en la Universidad de La Habana y comienza a trabajar en la Junta Central de Planificación, siempre en el área de inversiones, hasta 1986 en que se traslada al Comité Estatal de Precios. En 1990 se incorpora a las filas de la oposición, primero en el grupo que representaba Vladimiro Roca y después, paralelamente en el Instituto de Economistas Independientes, con Martha Beatriz Roque y Manuel Sánchez Herrero (ya fallecido). En 2003 es condenado a prisión como integrante del Grupo de los 75. Estuvo casi 8 años en distintas prisiones cubanas, hasta recibir una licencia extrapenal en noviembre de 2011. Actualmente forma parte de la Red de Comunicadores Comunitarios.

[fbcomments]