¿Por qué vuelan vacíos los aviones desde Bogotá a La Habana?

¿Por qué vuelan vacíos los aviones desde Bogotá a La Habana?

El régimen de la Isla impide que varias decenas de ciudadanos cubanos varados en Colombia regresen a su país, tras el cierre de fronteras a causa de la pandemia de coronavirus

Aeropuerto Internacional El Dorado, en Bogotá, Colombia (Foto: El Tiempo)

MIAMI, Estados Unidos. – El 29 de febrero, tres semanas después de que Soraida Fragoso, cubana, 54 años, viajara desde La Habana a Bogotá para visitar a su hermano, los gobiernos de Cuba y Colombia ordenaron el cierre total de sus fronteras.

Soraida, que iba a regresar a Cuba el 17 de mayo, no pudo moverse de Bogotá. “En ese momento pensé que la pandemia iba a pasar rápido y que en mayo, cuando me tocara regresar a mi país, iba a poder hacerlo”, cuenta. 

Pero casi seis meses después, en la misma ciudad, la desesperación la absorbió. “Esta situación me ha generado un estrés y un estado depresivo (tan fuerte) que no duermo. Se me ha caído el cabello, tengo mucho miedo”, escribió a la redacción de CubaNet. 

Tras ella, varios de sus coterráneos varados en Cali, Bogotá, Medellín y Cartagena, así como estudiantes colombianos que se preparan como doctores en la Escuela Internacional de Medicina de La Habana (ELAM), lanzaron un grito de auxilio. 

Hasta ahora, el Consulado de Cuba en Colombia, en coordinación con varias aerolíneas, ha intentado asegurarles un vuelo humanitario al menos en cuatro ocasiones para devolverlos a la Isla. Sin embargo, ninguno de esos vuelos ha ocurrido. 

“Como yo ―explica Soraida― otros cubanos solicitamos un vuelo humanitario para regresar a nuestro país, nos aprobaron la entrada a la Isla y ya con fecha y pasaje pago se ha cancelado dicho vuelo por cuatro ocasiones. Estamos desesperados, muchos de nosotros ya no tenemos con qué subsistir. Hemos escrito a todas las entidades correspondientes pero nadie nos da una respuesta”, lamenta.

https://www.youtube.com/watch?v=1twrToZ7T7Q

Más allá de los cuatro intentos fallidos de vuelo humanitario desde Colombia a Cuba a los que alude Soraida, dos aviones cubrieron la ruta Bogotá-Habana-Bogotá el 25 de mayo y el 30 de agosto, respectivamente. Sin embargo, los cubanos no pudieron abordarlos porque su Gobierno “no permite el ingreso de pasajeros a La Habana por la COVID-19”, aseguró a este medio el Consulado de Colombia en la capital de la Isla.

Las autoridades cubanas ordenaron el cierre de sus fronteras a partir del pasado 24 de marzo, cuando se habían detectado los primeros 21 casos de coronavirus y había ocurrido la primera muerte a causa de la COVID-19 en el territorio nacional. Sin embargo, en ese momento los cubanos y los residentes extranjeros en la Isla aún podían regresar al país.

Apenas siete días más tarde, el primer ministro del régimen, Manuel Marrero Cruz, anunció el cierre total de las fronteras, lo que impedía también la entrada de los cubanos y los extranjeros residentes en la Isla.

“Yo pensé que a pesar de la pandemia había la posibilidad de que Cuba recibiera a sus nacionales en cualquier momento”, calculó en ese momento la doctora cubana Gretchen Durán Scott, quien lleva cinco meses varada en la ciudad de La Victoria, en Colombia. “Para mí es inhumano que nos dejen por acá sin darnos la oportunidad de regresar a nuestro país”, escribe ahora por WhatsApp.

Según la joven, la lista de cubanos varados en Colombia asciende a 40. No obstante, de acuerdo con otros residentes en la Isla entrevistados, la cifra real podría duplicar ese número. CubaNet contactó al consulado de Cuba en Bogotá para precisar la cifra, sin embargo, hasta ahora la solicitud de información no ha sido atendida. 

Vuelos cancelados

“He llamado varias veces a la Cancillería de Colombia aquí en Cuba, donde siempre me responden lo mismo. Ellos tienen que ver con los (colombianos) que están aquí, (y dicen) que debo llamar al Consulado de Cuba en Colombia que son los que se encargan de los que están allá”, explica la doctora santiaguera Carmen María González, quien espera hace cinco meses a su esposo, un colombiano residente en la Isla.

Las autoridades cubanas no respondieron las preguntas de CubaNet; no obstante el Consulado de Colombia en La Habana confirmó a este medio que la responsabilidad de devolver a la Isla a los cubanos varados en el país sudamericano corresponde a las autoridades de la mayor de las Antillas.

El 6 de agosto pasado, la “Comisión Becas ELAM Medicina”, una entidad colombiana, se dirigió a decenas de estudiantes de ese país que anhelaban regresar a la Isla y retomar sus estudios, después de pasar sus vacaciones y quedar atrapados en Colombia por el cierre de fronteras.

Según el documento, facilitado a CubaNet por varios de los estudiantes, tras varias cancelaciones de los vuelos humanitarios el Consulado de Cuba en Colombia hizo saber a todos los interesados que aún estaba gestionando un vuelo Bogotá-Habana-Bogotá con la aerolínea Skywin para repatriar a Cuba a los residentes en la Isla y a los colombianos que estudiaban en la nación caribeña.

Sin embargo, la propia declaración reconoce que las “gestiones” fueron “fallidas por disímiles situaciones que ha(n) imposibilitado que se materialice el vuelo”. La nota no especifica ninguna de las razones. 

De acuerdo con tres de los cubanos varados en Colombia, contactados por CubaNet a través de WhatsApp, el vuelo humanitario con destino a la mayor de las Antillas fue anunciado y cancelado en cuatro ocasiones “por un motivo u otro”.

Angie Paola Herrera vive en la región de Arauca, cerca de la frontera colombo-venezolana. Desde agosto de 2018 estudia medicina en Cuba. Tras viajar a Colombia de vacaciones, quedó varada en su país, sin poder retomar sus estudios en la ELAM. 

“Esta gestión (para regresar a la Isla) la estábamos llevando a cabo por medio de la cónsul de Cuba aquí en Colombia, Norma González Hechavarría, quien llevaba a cabo el proceso de autorización y permisos para que este vuelo se llevara a cabo, pero al momento de acercarse la hora de vuelo, lo daban por cancelado. En mayo. En junio. El 20 de julio, el 3 de agosto y por último el 14 de agosto”, lamenta la joven de 22 años, que forma parte de un grupo de más de 150 estudiantes colombianos de la ELAM.

Según Angie Paola, el consulado de Cuba en Bogotá ha dado “diferentes explicaciones” sobre las cancelaciones de los vuelos humanitarios. La primera vez aseguraron que la aerolínea del traslado “no cumplía con todos los protocolos y permisos establecidos. Entonces tenían que cambiar la aerolínea”, precisa la estudiante de medicina.

“Después nos dijeron que la aerolínea que habían contratado era muy pequeña (…) y cancelaron el vuelo porque era necesario cambiar el avión por uno más grande”, añade. Finalmente, “cancelaron la siguiente programación del vuelo porque dijeron que Cuba no había autorizado nuestra entrada por lo del rebrote del virus”.

El 12 de agosto el Consulado General de Colombia en La Habana informó a los ciudadanos de su país varados en Cuba que por el rebrote de COVID-19 en la Isla el Gobierno del país había tomado “la decisión de no permitir el ingreso de pasajeros a suelo cubano, razón por la cual tocó cancelar el vuelo humanitario programado para el 14 de agosto”.

“Seguimos trabajando en unión de nuestra Cancillería para lograr regresarlos a nuestro país, por esa razón estamos buscando un vuelo como dicen acá ‘ferry’, o sea, que llegue acá a Cuba sin pasajeros a quedarse en La Habana y se regrese con nuestros connacionales a Bogotá”.

Un día antes el Consulado de Cuba en Bogotá había confirmado a los cubanos varados en el país sudamericano, y a los estudiantes que esperaban regresar a la ELAM, que “por razones epidemiológicas durante los últimos días en Cuba, se ha limitado la entrada de personas al territorio nacional cubano, por lo que no se pueden tramitar vuelos chárter humanitarios con pasajeros hacia nuestro país”.

“Los mantendremos informados tan pronto la situación epidemiológica evolucione favorablemente y se permita la entrada de vuelos chárter humanitarios a Cuba”, termina la escueta nota que no fue fechada, pero que data del 11 de agosto, de acuerdo con los entrevistados por CubaNet.

Vuelos negados

Casi dos semanas más tarde, el 26 de agosto, el Consulado de Colombia en La Habana informó a los colombianos que todavía estaban varados en Cuba que el Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) de la Isla había aprobado “el ingreso del vuelo ferry de Bogotá a La Habana para el 30 de agosto de 2020”.

Se trataba de un vuelo de la aerolínea colombiana Viva Air que “ya” contaba “con todos los datos de los pasajeros”. La nota consular precisaba que el vuelo saldría de La Habana y haría parada técnica en El Salvador, donde abordarían otros colombianos, y luego seguiría a Bogotá.

Carta del Consulado de Colombia en La Habana a sus connacionales varados en la Isla (Documento enviado a CubaNet por uno de los cubanos varados en Colombia)

Sin embargo, el vuelo que partió desde Colombia, llegó vacío a La Habana debido a las restricciones impuestas por la Isla tras el rebrote del coronavirus. Tras casi seis meses de estar varados en Colombia, los cubanos, por segunda vez, no pudieron abordar un vuelo humanitario a La Habana porque el régimen cubano impedía su entrada.

Desde Palma Soriano, Carmen María asegura que ahora las autoridades “hicieron lo mismo” que el 25 de mayo, cuando no permitieron que los cubanos abordaran el vuelo humanitario a La Habana.

Ese día, un vuelo de Viva Air llegó a La Habana desde Bogotá con el objetivo de transportar a decenas de colombianos varados en la Isla. De paso, el senador Gustavo Petro, que se encontraba en Cuba recibiendo tratamiento médico, usó el vuelo para regresar a su país, junto a más de 100 colombianos.

Pero el avión voló desde Bogotá a La Habana sin pasajeros, denunciaron los cubanos varados en Colombia, sus familiares en Cuba y estudiantes colombianos que anhelan retomar sus clases en la ELAM, en La Habana.

“La última vez que yo llamé al Consulado de Colombia aquí en Cuba el muchacho que me atendió me explicó que el primer vuelo que se hizo el 25 de mayo vino vacío, no trajo a nadie, lo único que hizo fue llevarse a los connacionales (colombianos) que estaban en Cuba para su país, incluido el senador Petro”, explica Carmen María.

Vuelo humanitario que salió de Cuba a Colombia el 25 de mayo de 2020. Gustavo Petro aparece sentado al frente, a la derecha (Foto: Tomada de France 24)

A raíz del anuncio del vuelo humanitario del 30 de agosto, los cubanos varados en Colombia se comunicaron con la cónsul Norma González Hechavarría a través de WhatsApp. Preguntaron a la funcionaria cubana a quiénes tenían que dirigirse para obtener “respuestas claras y concretas” de su caso.

Aunque la funcionaria no respondió a CubaNet la solicitud de información enviada, este medio comprobó que las conversaciones de WhatsApp correspondían a uno de los cubanos varados en aquel país y la cónsul de la Isla.

“Estamos ante una coyuntura difícil en todos los países (…). Nada podemos hacer ante lo que ocurre”, respondió González Hechavarría.

En otro mensaje, la funcionaria fue más precisa: “No se puede hacer nada, si no se logran vuelos se deben a las irresponsabilidades de las líneas aéreas colombianas, todas están metalizadas, si no les da negocio no hacen los vuelos. Ambos gobiernos en tres ocasiones han dado los permisos y todo ha estado listo, pero el dinero y las ganancias han primado en las dos líneas aéreas que en el último minuto han desistido de viajar”, explicó la funcionaria a sus coterráneos. 

“Quiero que sepas ―escribió en otro de los mensajes a una de sus coterráneas varadas en Colombia― que el Gobierno cubano quisiera que sus connacionales retornaran pero tampoco es obligatorio. Cada uno de ustedes está en el exterior por asuntos personales y responden por sus actos”, zanjó.

Los cubanos, del otro lado, entonces se preguntaron por qué el Gobierno de su propio país no les permitía arribar a la Isla en el vuelo programado para el 30 de agosto, sobre todo cuando diez terminales aéreas de la mayor de las Antillas cumplían todos “los protocolos de bioseguridad establecidos para recibir y despedir vuelos desde y hacia otras naciones”.

Carmen María, la doctora de Palma Soriano que espera a su esposo hace varios meses, tampoco entiende por qué las autoridades cubanas persisten en bloquear la entrada de sus nacionales, “si el que entra del extranjero va para un centro de aislamiento 14 días, donde se le hacen las pruebas y se descarta si tiene la enfermedad (COVID-19)”, dijo a CubaNet.

“Si se cumple el protocolo del que entra a Cuba va para un centro de aislamiento 14 días no tiene que haber contagio con la población”, recalca la doctora, una de las primeras que recibió preparación en su ciudad para atender a pacientes contagiados de coronavirus. 

Desde Colombia, los cubanos apenas reúnen caridad para sobrevivir y esperar sin fecha conocida un vuelo que los devuelva a La Habana. “Solo pedimos un vuelo que nos regrese a nuestro país”, recalca Soraida, la cubana de 54 años varada en Bogotá, mediante mensajes de WhatsApp, correos electrónicos e incluso videos de YouTube.

“Estamos en situaciones difíciles con escasez de alimentos, poco a poco nuestra salud mental se ha visto afectada, psicológicamente y emocionalmente estamos pasando por mucha depresión ya no tenemos ni para la renta”, se queja la doctora Gretchen Durán Scott.

Angie Paola, sin saber cuándo retomará las clases en la ELAM, reconoce que “ha sido una espera intolerable para todos nosotros y aún más para el grupo de cubanos quienes la han pasado muy mal al quedarse sin recursos y sin esperanzas”. 

En Cuba, Carmen María sigue esperando el regreso incierto de su esposo. Si se concretó el vuelo humanitario Bogotá-Habana-Bogotá de este 30 de agosto, ni su esposo ni los otros cubanos o colombianos residentes en la Isla pudieron viajar.

“Desde Colombia, en todos estos meses que llevamos de pandemia no han traído a nadie ―recuerda la doctora―, aun cuando de otros países como España, Estados Unidos, y la Unión Europea se han hecho cinco y seis vuelos humanitarios. ¿Qué pasa con Colombia? ¿Cómo es posible que pase lo mismo dos veces?”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Acerca del Autor

Carlos Alejandro Rodríguez

Carlos Alejandro Rodríguez

Periodista cubano graduado de la Universidad Central de Santa Clara en 2015. Ha colaborado con medios como El Toque, Periodismo de Barrio y Tremenda Nota.

[fbcomments]