Migrantes cubanos renuncian a proceso de asilo político en EE.UU. para evitar ser deportados

Migrantes cubanos renuncian a proceso de asilo político en EE.UU. para evitar ser deportados

El 98 por ciento de los cubanos retornados a México por el MPP no se presenta a sus últimas citas en las cortes estadounidenses

Migrantes cubanos en Ciudad Juárez (Foto de la autora)

CIUDAD JUÁREZ, México. – Tatiana de la Torre recuerda cómo se despidió de sus dos niños en Cuba: les prometió reunirse con ellos en el llamado “país de la libertad” y en ese momento sus lloros se convirtieron en sonrisas tristes. De esto hace ya un año. Ahora esta mamá, nacida hace 33 años en Holguín, sólo piensa en cómo renunciar su caso de asilo político en Estados Unidos para evitar que haya una orden de deportación en su contra si se ausenta del resto de las audiencias.

Ella reflexiona mirando el muro fronterizo. Está en Ciudad Juárez (México), frontera con El Paso (Estados Unidos). Sus hijos están en varias fotos de la humilde recámara que renta en la colonia del Arroyo Colorado, una de las más azotadas por la falta de infraestructuras en la ciudad y en la que ella ve un futuro.

“Ya no voy a seguir, están deportando en la tercera o cuarta Corte. Hay mucho maltrato. Nos sacaron (de las instalaciones de migración estadounidense al puente) a las 11 de la noche, pasé mucho miedo regresando a la casa en Juárez. Quiero legalizarme aquí (en México)”, dice Tatiana, que en Cuba trabajaba por cuenta propia.

La decisión la tomó tras presentarse a su segunda Corte. No fue fácil renunciar a lo que más soñaba, pero de pronto no vio un futuro posible en Estados Unidos. Fue el 16 de diciembre. Se levantó en la madrugada. Estaba nerviosa, pero pensó que llevaba todos los documentos que necesitaba. Salió por las calles oscuras de la ciudad para cruzar el paso fronterizo hacia Estados Unidos. Cuando la trasladaron a la Corte, esperó y esperó por más de nueve horas para su audiencia con el juez. Lo que escuchó de él fue algo rápido: aplazaban su comparecencia por cuatro meses más.

A las 3 de la mañana de Ciudad Juárez, una mamá cubana y su niño de 4 años caminan en las inmediaciones del puente fronterizo Paso del Norte con la citación de las autoridades migratorias estadounidenses para acudir a su audiencia de asilo en la Corte de El Paso, EE.UU. (Foto de la autora)

“No les dio tiempo y la suspendieron hasta abril. De regreso a migración, dormimos en el piso, ni nos daban comida, ni nada. No es el momento para pedir asilo en Estados Unidos, lo que quiero averiguar es cómo renunciar a mi proceso”, asegura.

Como Tatiana hay miles de migrantes varados en la frontera mexicana que han decidido no continuar con su proceso de asilo en Estados Unidos.

De los más de 56 000 solicitantes de asilo que en el 2019 han sido retornados a México -por el acuerdo del MPP firmado entre el presidente de Estados Unidos y el de México- más de 17 136 han dejado de acudir -en algún momento de su proceso- a sus audiencias en la Corte, según datos oficiales analizados por el Centro de Intercambio de Acceso a Registros Transaccionales (TRAC, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Siracusa, en el estado de Nueva York.

Sólo el 0,4 de los solicitantes de asilo en MPP, es decir, 117 personas, han obtenido el asilo político en Estados Unidos. De ellas, 49 son de Cuba. Esta cifra es mucho menor que la media nacional del 20 por ciento de las personas que obtenían el asilo en Estados Unidos antes de que comenzara a entrar en vigor, en enero del 2019, el acuerdo de retorno a México, conocido como el MPP, según la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR, por sus siglas en inglés) del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Los solicitantes de asilo entran en fila y custodiados al edificio de la Corte de El Paso donde se celebrará su audiencia en grupo (Foto de la autora)

El MPP, que se inició en Tijuana (México)-San Diego (California) para los solicitantes centroamericanos, se fue extendiendo en marzo a Ciudad Juárez-El Paso (Texas) y poco a poco al resto de la frontera, ampliándose después a todos los solicitantes de asilo que hablan español como lengua nativa.

De los más de 7 362 cubanos retornados al lado mexicano de la frontera, más de 3 396 isleños fueron regresados a Ciudad Juárez a partir de mediados del mes de junio, en el que se incluyó a los cubanos en el protocolo del MPP, según comprobó CubaNet, informando desde Ciudad Juárez el mismo día que entró en vigor y cuando aún no se había anunciado oficialmente.

De ellos, tan sólo ocho cubanos que fueron retornados a Juárez (México) han logrado el asilo en la Corte de El Paso (EE.UU.) este año, hasta noviembre del 2019, según datos oficiales obtenidos por TRAC.

Los venezolanos están obteniendo, proporcionalmente, más asilo que los cubanos. De los 1834 que fueron retornados a México en el año que acaba de finalizar y con datos obtenidos hasta el mes de noviembre, 45 venezolanos lograron el asilo político en Estados Unidos. De los 236 que fueron regresados a Ciudad Juárez, 31 de ellos interrumpieron en algún momento su proceso de asilo al no presentarse a sus audiencias. Son cuatro personas que huyeron del régimen de Maduro las que lograron también el asilo en la Corte de El Paso.

El ausentarse a las Cortes se ha convertido en una práctica común este año para los migrantes que no confían en que pueden ganar actualmente el proceso de asilo con las medidas restrictivas implantadas por la administración del presidente Trump y no quieren ser deportados a sus países de origen. Esta ha sido la decisión del 98 por ciento de las personas cubanas en MPP.

Migrantes bajan de la camioneta en la que son trasladados desde el lado estadounidense del puente fronterizo Paso del Norte-Santa Fe hasta la Corte de migración de El Paso, donde se celebrará la audiencia.
En la foto, un guardia tomando una foto a la autora de esta foto para después intimidar diciendo que estaba prohibido, a pesar de ser un lugar público para tomar fotos, según la ley y tener el permiso previo de los migrantes (Foto de la autora)

“Ya dejé la Corte, la tercera, ya no quise seguir más en el proceso, mejor me quedo aquí que virar para Cuba, voy para Cancún”, dice José Luis C., de 40 años, que está esperando que México apruebe un plan de regularización migratoria para todos los que están varados en el país.

La mayoría de los migrantes desconoce que el no solicitar formalmente ante el juez salirse de su proceso de asilo puede perjudicarles en el futuro si realizan otros trámites como regularizar su situación migratoria en Estados Unidos mediante la reunificación familiar.

La abogada Leidy Pérez-Davis, consultora en medidas migratorias de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por sus siglas en inglés), dice que no hay un formato específico para pedir una “moción para terminar” (motion to terminate, en inglés) el proceso de asilo.

“En cualquiera de las audiencias en la Corte se puede pedir al juez oralmente o por escrito que se quiere finalizar el caso, no es necesario tener un abogado para hacerlo”, afirma la abogada a CubaNet.

“Si el juez lo acepta, dará una decisión por escrito que debe de solicitar y guardar, en la que se indica que su caso se cerró, sin una orden de deportación que pudiera afectar a la posibilidad de arreglar los papeles por petición familiar o de otra manera si cambia la ley.”

Muchos de los migrantes, que deciden solicitar que se finalice su proceso de asilo, argumentan que han decidido quedarse en México por motivos personales y documentan que han iniciado un proceso migratorio en México, como la visa humanitaria, el refugio, la residencia temporal, según expertos legales.

Ésta es además la vía segura para que sean admitidos de nuevo a México, ya que, al renunciar estar en el proceso de asilo, no estarán más dentro del acuerdo de retorno a México del MPP.

“El juez debe de tener motivos de peso para conceder que se retire la petición de asilo. La Corte no quiere mandar el mensaje equivocado y que después se juegue con el sistema: si pediste asilo y se te dio la oportunidad, para luego decir que mejor no, pues le van a dar una orden de deportación. Además, de que si no se presenta a la Corte es lo que procede: una orden de deportación en ausencia”, afirma el abogado Xavier A. Méndez, un veterano del ejército estadounidense en la guerra de Irak, habitual en las Cortes de El Paso, Texas, donde representa a migrantes en proceso de asilo, algunos de ellos pro bono (sin costo). Migrantes que él ha conocido en una Ciudad Juárez en donde muchos encuentran el horror y otros la esperanza.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]