Enfermera cubana pide ayuda para “salvar los ojos” de su hija de dos años

Enfermera cubana pide ayuda para “salvar los ojos” de su hija de dos años

La pequeña Legna Verdecia Carbonell fue diagnosticada con retinoblastoma, un tipo de cáncer ocular que no ha respondido a la quimioterapia

LA HABANA, Cuba.-  “Por favor, que me ayuden, que me ayuden; si más personas se solidarizan con la situación de mi niña ella podría recibir su tratamiento”, clama la enfermera cubana Mailyn Carbonell Mengana, desesperada por el cáncer ocular que padece su hija de dos años.

La pequeña Legna Angelina Verdecia Carbonell, residente en Enamorados 107 entre San Indalecio y San Benigno, barriada de Santo Suárez en el capitalino municipio Diez de Octubre, fue diagnosticada con retinoblastoma, un tipo de cáncer ocular que afecta la retina.

“Mientras haya una esperanza voy a luchar por mi hija, esté el medicamento donde esté, en cualquier rincón del mundo”, aseguró Carbonell Mengana.

Desde que su hija fue diagnosticada con la enfermedad, hace alrededor de un año, ha sido sometida a diferentes tratamientos que hasta ahora no han dado resultados positivos.

Asimismo, Carbonell Mengana refirió que la niña ha recibido todos los tratamientos clínicos disponibles en el país y que, según le especificaron los especialistas, no se puede hacer nada más, excepto extirparle el ojo.

“Ya se le había suspendido la quimioterapia porque no le estaba haciendo efecto y seguían saliéndole tumores. Entonces el médico dijo que había que continuar con otro tratamiento con resultados en países subdesarrollados: el carboplatino”.

“Iba respondiendo muy bien al nuevo tratamiento… Cuando ya se esperaba que no tuvieran que ponerle ninguna otra dosis, en el ojo derecho volvieron a salirle muchos tumores”, lamentó la madre.

En ese momento, cuenta la mujer, el médico sugirió extirparle el ojo derecho a la niña, puesto que la otra opción ―la radioterapia― resulta peligrosa en niños tan pequeños.

“Yo pregunto, como madre al fin: ‘¿Médico, existen otras opciones de tratamiento?’ Y él me dice que sí, pero que desgraciadamente esos tratamientos no los teníamos en el país, que solo estaban disponibles en países del primer mundo”, contó Carbonell Mengana.

Ante esa noticia, la mujer decidió pedir ayuda y no someter a la niña a una intervención quirúrgica. Actualmente está clamando por el apoyo de la comunidad internacional para tratar a su hija en un hospital fuera de Cuba.

“Yo sé que muchas personas se van a solidarizar con la situación. Yo digo que mientras se le puedan salvar los ojitos a la niña tenemos derecho a hacer algo”, dijo la madre. “Yo le pido a todas las personas del mundo que me vean que me ayuden, que me ayuden”, pidió Mailyn Carbonell Mengana.

Según contó a CubaNet, los especialistas que atienden a su hija le aseguraron que estaba en todo su derecho de buscar otros tratamientos fuera de Cuba, pero le sugirieron que no tardara meses en estas gestiones, ya que la enfermedad avanza demasiado rápido.

En medio de la pandemia de coronavirus, Carbonell Mengana asegura que sus temores por la salud de su hija se han incrementado, pero advierte que no por eso piensa desistir de la idea de tratar a la pequeña en el extranjero.

“La COVID-19 está en todas partes del mundo y no por eso me voy a paralizar. Yo sé que es un riesgo, es un peligro para la vida de la niña, pero mientras quede algún tratamiento no puedo sentarme en la casa a esperar que llegue el día de entrar al salón a realizarle una nucleación del ojo a mi hija”.

Sin embargo, no solo la pandemia de la COVID-19, la tramitación de las visas o encontrar un hospital que reciba a la pequeña Legna son los únicos obstáculos que enfrentaría la enfermera para sacar a su hija del país. También debe enfrentarse a la burocracia del régimen cubano que retrasaría los trámites.

Una situación similar vivieron en 2018 los padres de Rocío Bustamante Riverón, una niña de cuatro años de edad paciente de linfagioma orbitario profundo, la cual también fue sometida a diferentes tratamientos sin éxito.

Tras publicar su conmovedora historia en CubaNet, uno de nuestros lectores gestionó un posible tratamiento para la niña en un hospital de Canadá. Sin embargo, después de realizar incontables trámites durante varios meses, el viaje no se pudo concretar.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.

Acerca del Autor

Enrique Díaz y Vladimir Turró

Enrique Díaz y Vladimir Turró

Periodistas independientes cubanos. Residen en La Habana

[fbcomments]