Médicos cubanos desde Brasil: “Muchos van a aceptar la oferta de Bolsonaro”

Médicos cubanos desde Brasil: “Muchos van a aceptar la oferta de Bolsonaro”

Cubanet conversa con dos médicos cubanos que solicitarán asilo político en Brasil

VILLA CLARA, Cuba.- La tensión entre los gobiernos de Cuba y Brasil ahora mismo se puede cortar con un bisturí. Un bisturí que ninguno de los más de 8000 médicos cubanos en el gigante sudamericano se atrevería a tomar en sus manos. Y es que diseccionar el cadáver de Más Médicos, la misión cubana de salud en ese país, que el gobierno castrista mató recientemente por unas declaraciones “despectivas y amenazantes” del próximo presidente Jair Bolsonaro, no es una tarea clínica, sino un peligroso ejercicio político, donde, más que todo, se pone en juego el futuro de los galenos cubanos.

Ya un primer “contingente” de colaboradores está en suelo cubano, pero la gran mayoría aún permanece en Brasil, de donde comenzarán a salir el día 25 de noviembre, según orientó vía WhatsApp la jefatura de la misión a los profesionales.

Las propuestas del recién electo Bolsonaro, de la entrega íntegra de sus salarios (el gobierno cubano solo paga el 25% del monto entregado por Brasil), la posibilidad de llevar a sus familiares consigo y de solicitar asilo político a cambio de revalidar sus títulos como profesionales de la salud, han puesto a pensar a más de uno.

Alberto Suárez y Carolina Hernández (así los presentaremos para proteger sus identidades) son dos médicos cubanos que llevan más de un año prestando sus servicios en ese país y que han decidido no regresar a Cuba, asumiendo todos los riesgos que eso implica.

¿Cómo se sienten al saber que el gobierno cubano decidió unilateralmente culminar la misión?

Alberto Suárez (AS): En la mayoría de muchos de mis colegas abunda el sufrimiento, ya que muchos reunían la esperanza de que no se acabaran las relaciones con este país debido a la pequeña entrada económica que ayudaba a nuestras familias. Pero el resentimiento y la rabia que muchos tenemos a la toma de decisión del gobierno de Cuba de no negociar los términos del nuevo presidente, le abrió los ojos a muchos de los que todavía estaban dormidos en aquella doctrina y ahora se dieron cuenta de la realidad, de esclavitud mercantil que tenían con nosotros.

Carolina Hernández (CH): Al saber que Cuba decidió terminar la misión me siento mal, porque me agarró desprevenida y, a pesar de ya tener pensado no regresar, quería estar aquí hasta que terminara la misión con la esperanza de cumplir mi sueño. Nos están obligando a regresar porque aquí no consiguen tener el control que tienen en Venezuela, que no puedes respirar sin que ellos lo sepan, y están ejerciendo presión en la familia de nosotros, visitándolos, mintiéndoles, solo para que la familia nos llame y nosotros queramos regresar.

¿Qué les han comunicado los jefes de la Misión?

AS: Las autoridades cubanas solo hablan que nuestros viajes de retorno están garantizados, al igual que nuestras pertenencias. De garantía no hay ninguna porque, como ya sabemos los que estamos aquí, muchas veces nos dijeron que nuestras cosas estaban garantizadas y al final se perdían o ellos mismos se quedaban con ellas. Para colmo ahora nos enviaron un comunicado que tenemos que buscar nuestros propios medios de envío, y que supuestamente se pagarán en Cuba en moneda nacional.

CH: Al respecto, la mayoría está muy molesta, y con expresiones fuertes porque no les permiten regresar con más de 40 kilogramos, y muchos han tenido que comprar hasta cama, refrigerador, aire acondicionado y de todo para poder vivir aquí el tiempo de la misión, y que ahora, de un día para otro, les digan que tienen que irse sin dinero. Además, los envíos son muy caros, y con un salario no alcanza para encima ponerles un límite absurdo. A las familias allá les han dicho que vamos a poder regresar con todo, cosa que es mentira.

¿Consideran que el presidente Bolsonaro se ha referido a los médicos cubanos en términos despectivos, como apunta Cuba?

AS: Sinceramente algunas veces lo hace porque nos critica porque dice que somos profesionales mal formados, cuando en verdad no es así. Muchos de nosotros estudiamos bastante para podernos graduar y salvar vidas (…) Pero como todo, también es cierto que nadie puede ir a otro país a trabajar sin probar sus conocimientos ante un equipo médico para ver su desempeño. Así sucede también en Estados Unidos, y por esa parte lo veo hasta bien porque nos podría dar la oportunidad de desarrollarnos legalmente como médicos en este país. Por otro lado, también veo muy bien el apoyo de darnos el salario completo, dignamente, y el asilo para aquellos que deseemos estar aquí.

CH: Para nosotros no es una ofensa que nos exijan revalidar, lo que sí es y será una ofensa es la forma de expresarse de este señor, que dice que nosotros no somos médicos. Que no tengamos la reválida es una cosa, pero que dude de mi formación es una falta de respeto, porque yo estudié y me sacrifiqué mucho para ser médico. Yo trabajo el triple que los médicos brasileños de aquí donde vivo, con menor consideración por ser extranjera. Tengo que resolver los problemas que los médicos del hospital no resuelven, y que encima él se exprese así. Aquí me revisan todo lo que hago. Han intentado sabotear mi trabajo, y lo único que les he demostrado es que soy médico y bien preparada, y no han podido encontrar un error.

¿Cuánto dinero les pagaban al mes, y cuánto deberían pagarles en realidad?

AS: Nos pagan 2976.26 reales, contrato que desde Cuba nosotros firmamos. Anteriormente equivalía a un total de 1190 euros, cuando una doctora que desertó hizo la primera denuncia. Siempre fue un salario fijo, pero cuando el dólar subía que Brasil aumentaba su paga a Cuba, el gobierno cubano nunca nos aumentó. En el mercado hoy, 2976.26 reales representan 692 euros. Si el Estado cubano nos pagara el salario completo en estos momentos, por el aumento de la bolsa de negocios, serían 11865.60 reales, que representan un total de 2760 euros al mes.

CH: El pago de la misión claro que no es justo, porque el nivel de vida de Brasil es muy caro, y encima el cambio a dólar o euro está alto. Al final lo que queda es una miseria para uno poder hacer algo más que vivir. Al mes te pagan 2976.26 reales de un poco más de 11500.

¿Creen que muchos cubanos solicitarán asilo y abandonarán la misión?

CH: Muchos van a aceptar la oferta de Bolsonaro, debido a que no quieren regresar y seguir pasando el mismo trabajo, sin una remuneración adecuada que sabemos nos espera, sin contar las incesantes exigencias sin justificación. Es una posibilidad de mejoría, aunque la mayoría no quisiera quedarse en Brasil. Más bien nos gustaría que abrieran el Parole de nuevo para los médicos que nos quedemos, pues todos los cubanos tenemos familia en Estados Unidos.

“Quiero mejoría para mí y poder ayudar a mi familia, y quedándome aquí soy parte de la solución y no del problema que representaría regresar y saber que es el triple de trabajo. Cada día mi país va empeorando. El sentimiento de los médicos es de inseguridad, al final la mayoría, incluso los que regresen, lo que en realidad quieren es irse a otro país, sobre todo Estados Unidos”.

¿Se han sentido amenazados o presionados para regresar?

AS: Sabemos muy bien que es obligado regresar a Cuba. Un correo de mi coordinador de estado dice: “Ninguno debe tomar otra decisión. Sería un grave error personal, que los llevaría a distanciarse de la familia en Cuba y no tienen necesidad de eso. Repito, a ninguno se les va a negar la liberación”.

“Ahí se reflejó que el castigo se realizará para todas aquellas personas que se queden, quienes no podrán entrar a Cuba ni ver más a sus familiares por 8 años. Como ellos a veces tienen algunas personas infiltradas en los grupos de Whatsapp, ya en Cuba han ido a nuestras casas a intimidar a la familia para que nos exhorten a volver, y hasta por la televisión están diciendo que el pueblo brasileño no nos quiere, que nos amenazan y agreden cuando es mentira, solo es para preocupar a la familia”.

Ahora con este nuevo contexto, ¿cuáles son sus objetivos?

AS: Todos soñamos con continuar ejerciendo la medicina, sea en la parte del mundo que sea. Pero si tenemos que hacer cualquier cosa hasta lograr ese sueño, lo haremos, y sé que lo vamos a conseguir, como muchos lo han hecho en varias partes del mundo.

CH: Mi único sueño es vivir en los Estados Unidos, lograr estar allá con la familia que tengo y trabajar dignamente. No importa en qué, pero ver el real fruto de mi trabajo y quizás, si la vida me lo permite, ejercer otra vez.

[fbcomments]