Los que destruyeron la economía cubana

Los que destruyeron la economía cubana

La principal consecuencia de la abolición de la propiedad privada en Cuba ha sido el retroceso económico

En la economía cubana el trabajo por cuenta propia continúa estrangulado (Foto Rui Ferreira/Diario de Las Américas)

MIAMI, Estados Unidos. – Si alguien destruyó la economía cubana, ese fue Fidel Castro, acompañado de su hermano Raúl, quien después de sesenta años, la intenta revivir.

Cuenta la historia que, siendo adolescente, Fidel quiso hacer lo mismo con su vivienda familiar de Birán: darle candela para que desapareciera. Incluso su madre, en 1959, le comentó a un amigo mío que con Cuba haría lo mismo si la trataba como hacía con sus juguetes.

Se cumplió el presentimiento de Lina Ruz, su madre: Juntos, Fidel y Raúl, acabaron con la economía cubana. Tan muerta está que para resucitarla solo hay una solución. Esa solución Raúl la conoce: implementar las leyes del capitalismo, porque otra cosa sería ganar tiempo para gobernar, sin que importen las penurias económicas del pueblo.

Pero veremos los pasos de cómo Fidel desmerengó la economía cubana:

En junio de 1959 lleva a cabo leyes para una Reforma Agraria que jamás beneficiaron al país y viola el Derecho Internacional sobre expropiaciones: todo lo que mantenía vivo al país gracias a los adelantos de Estados Unidos, lo convirtió en polvo.

En diciembre de 1959, se separa de la Confederación Internacional de Sindicatos Libres y nombra al Che Guevara, que nada sabía sobre economía, presidente del Banco Nacional en sustitución de Felipe Pazos, de larga trayectoria en la rama.

Comienza enero de 1960 con la firma de varios acuerdos económicos con la URSS y créditos millonarios para la industria y realiza la expropiación de 166 empresas industriales de Estados Unidos y 376 cubanas, como centrales azucareros, fábricas, cervecerías, droguerías, tiendas por departamentos, empresas de ferrocarriles, destilerías, etc. La producción azucarera de ese año fue de cinco millones de toneladas, un millón menos que en 1959.

Raúl Castro dice hoy que la Ley Helms-Burton persigue derrocar a la Revolución mediante la asfixia económica. Pero, ¿existía esa ley cuando en fecha bien temprana comenzó el racionamiento de las grasas para la alimentación de los cubanos, mientras el 75% de las importaciones cubanas provenían del campo socialista?

El Che, ya como ministro de Industrias, necesitó dos años para descubrir que la producción del país era de muy mala calidad, y así lo dijo públicamente el 16 de marzo de 1962, cuando criticó duramente a la dirección del país por su mala gestión administrativa.

También se establecieron granjas de trabajo obligatorio para presos comunes y políticos y se anunció el día 12 de ese mismo mes la creación de la Libreta de productos alimenticios y de vestir, donde el racionamiento dispone 33 kilos de arroz por persona, cuando en 1953 el consumo per cápita era de 66 kilos.

El 27 de marzo Raúl Castro es nombrado vice primer ministro del régimen de la Isla. Meses después las Cooperativas Agrícolas se convierten en Granjas del Pueblo y el 5 de diciembre de 1962 no queda en Cuba títere con cabeza: el gobierno castrista se apropia de todos los establecimientos comerciales, propiedad de cubanos, incluyendo los chinchales, timbiriches y puestos de vianda. Queda prohibida cualquier actividad laboral particular.

Los más viejos lo recordamos todo. Durante largos años las tiendas administradas por el régimen permanecían vacías o exhibiendo pocos artículos de consumo de pésima calidad. A los afiladores de tijeras, carpinteros, zapateros, costureras, etc., se les prohibió hacer trabajos particulares.

Las consecuencias de la abolición de la propiedad privada fueron, posiblemente, la causa principal del retroceso económico de Cuba, uno de los países más prósperos en términos del PIB per cápita. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), en 1958 Cuba tenía el quinto PIB más alto de América Latina, precedido por Venezuela. Hoy es uno de los más bajos, junto con Haití, con una Libreta de Alimentos para menos de diez días al mes.

Entonces, cabe preguntarse: ¿Todavía tiene en cuenta Raúl las promesas y los proyectos descabellados de su hermano? A saber, implantación del modelo soviético de industrialización con productos que luego llamó “chatarra”, los ocho millones de vacas en 1970, desecar la Ciénaga de Zapata para tierra productiva, los sesenta millones de huevos cada mes, las vacas enanas, “…la mayor limpieza de la historia en 1980: autorizar a todo gusano que quiera irse. “No los queremos, no los necesitamos. Que se vayan”, gritó Fidel, calificando además el turismo como humillante

En la historia moderna, Fidel y Raúl son los dictadores que más tiempo han permanecido en el poder. Ninguno de aprobó jamás el examen de economía para beneficio de Cuba. Raúl, por ejemplo, no admite que fue el relevo de un dictador incapaz de convocar al pueblo a unas elecciones generales y totalmente libres, acompañado de la oposición, junto a ese medio millón de trabajadores por cuenta propia que, en cualquier momento, como ocurrió en los años ochenta, puede desaparecer. Mucho menos es capaz de dimitir.

 

Fuentes consultadas de las Naciones Unidas y materiales de archivo.

La rígida planificación estatal       

[fbcomments]