La Timba: Una villa miseria rodea la Plaza de la Revolución

La Timba: Una villa miseria rodea la Plaza de la Revolución

Posiblemente Cuba sea el único país con semejante espectáculo al lado mismo de la sede de gobierno

Fotorreportaje de León Padrón Azcuy

 

LA HABANA, Cuba, enero, www.cubanet.org -Una prueba  del desinterés del  gobierno  cubano hacia su pueblo lo constituye  el barrio La Timba,  en El Vedado, muy cerca a la Plaza de la Revolución,  centro del poder comunista. La Timba sufre una terrible marginalidad,  incluso  por encima de otros barrios de La Habana.

Las ventajas que debiera suponer para una comunidad colindar con el Consejo de Estado y con la  avenida Paseo, -vía expedita para el traslado de los jefes de la revolución-, no  existen para La Timba. Irónicamente,  la pobreza que encierra en sus entrañas es tapiada con planchas de zinc durante  las realizaciones de actos conmemorativos y desfiles, a fin de esconderlos de las cámaras.

Los vecinos de allí se quejan de que nada  se ha hecho en favor de esta comunidad. Al contrario, varios centros que en el pasado desempeñaban funciones sociales importantes, han sido escindidos al convertirlos en albergues para damnificados,  pero no para los propios residentes del barrio, donde muchas casas se caen a pedazos por la falta de materiales y recursos.

Ahí están, convertidos en refugios, la otrora posada (casa de citas) de las calles 2 y 31,  y la Casa de la Cultura de 37 y Paseo, donde viven hoy más de  treinta familias que desde hace años esperan por un hogar. La posada, desde hace tiempo dejó de ser una alternativa para las necesidades sexuales de parejas sin hogar, y el otro lugar, entre otras cosas, vio truncas las clases de danza, ensayo de comparsas, y juegos de mesa (dominó) para personas de la tercera edad. Ni qué decir del proyecto socio-cultural contra el alcoholismo que allí tuvo lugar en su día.

Un nativo del barrio que vive desde hace mucho tiempo en uno de estos albergues, porque su casa se derrumbó, y que prefirió el anonimato para este reportaje,  dijo:

-Más  allá de promesas que terminaron en alguna pintura para enmascarar, jamás las autoridades de este Municipio se han preocupado en lo más mínimo por el deterioro de este barrio y mucho menos por la prosperidad de la gente. Mis abuelos y mis padres vivieron aquí antes de 1959; eran trabajadores, no ricos, pero no vivieron un infortunio tan grande como el que padecemos ahora.

En los últimos años,  en este barrio se han incrementado las construcciones de solares, utilizando los más increíbles materiales que la pobreza obliga, sin que las autoridades brinden algún apoyo. Solo los militares han sido beneficiados con la construcción de, al menos, dos edificios en esta zona: Uno  en la esquina de 6 y 39,  cercano al Consejo de Estado, compuesto por 32 apartamentos, pero solo  doce asignados a  pobladores de  La timba, a los que se les había derrumbado el solar. Los otros veinte, cedidos a oficiales de la policía.

La otra edificación de cinco plantas fue construida en la esquina de 35 y 4,  entregada  íntegramente  a  militares de la Dirección de Cárceles y Prisiones del Ministerio del Interior.

Si algún barrio de la capital cubana tiene razones suficientes para no agradecer nada al poder revolucionario, es La Timba. 55 años después de aquella “nacionalización” que se apoderó de todas las bellas edificaciones que rodean el centro de poder de Cuba, La Timba se erige hoy como testigo  de la infertilidad del régimen comunista, que nunca ha mirado hacia allí a pesar de tenerlo tan cerca.

Leonpadron10@gmail.com

[fbcomments]