La libertad no es superflua, y el socialismo…

La libertad no es superflua, y el socialismo…

¿Los viejos comunistas no saben que si Cuba es una Isla estrangulada, no se debe a ningún “bloqueo”, sino a los hermanos Castro?

Agromercado; Cuba; Socialismo;
(Foto: Internet)

LA HABANA, Cuba.- Tras la reciente publicación en CubaNet de una crónica donde se explica breve pero claramente los crímenes del comunismo en 34 países del mundo, aparece el periódico Granma con una andanada de artículos que defienden a rajatabla el socialismo, cuya etapa superior es una quimera de los trasnochados y viejos miembros de los partidos defensores de esas anacrónicas dictaduras (por suerte unas pocas, como China, Corea del Norte, Laos, Cuba y además Venezuela y Nicaragua).

El resto, más de 200 países, prefiere los regímenes libres, sin tufo a comunismo de ningún tipo.

Pero aun así, el periódico Granma, fiel a su dueño único, el primer secretario del Comité Central del Partido, general de ejército Raúl Castro Ruz ―para ser breve: el dictador sucesor cubano―, apeló a varios escritores con el fin de convencer, no sé a quién, de las bondades del socialismo en general y sobre todo al cubano, luego de más de 60 años en el poder a punta de escopeta.

Y dicen que “Solo el socialismo salva”, que el problema es el capitalismo, porque “suministra lo superfluo” y “el socialismo da lo necesario”, y apelan al desmerengado Foro de Sao Paulo para que defienda a Cuba y a sus dos socios en desgracia: Venezuela y Nicaragua.

Pero a mí lo que más me llama la atención es lo que dicen los viejos comunistas italianos: que el capitalismo suministra lo superfluo y el socialismo lo necesario.

¿No saben que a los más altos líderes comunistas les apasiona lo superfluo, que se hacen ricos al poco tiempo de llegar al poder y viven como millonarios? ¿No conocen la fortuna de Fidel Castro y de su parentela? ¿No saben dónde reside Raúl, el hermano, en una gigantesca y sofisticada parcela, hoy amurallada para que los ojos del pueblo no lleguen a su privacidad? ¿Saben de qué se trata Punto Cero y La Rinconada, una zona que perteneciera a la alta burguesía allá por los años 50 del siglo pasado?

Además, ¿llaman superficiales a esos millones de cubanos que se fueron de la Isla en busca de libertad, puesto que, también la libertad es algo superfluo?

Pero esos que se fueron de Cuba y que regresan solo durante unos pocos días traen dólares: los dólares que necesita el socialismo porque es incapaz de producirlos y que acepta muy contento al dar la bienvenida a los “apátridas, los mercenarios, los gusanos”, como los llamó cientos de veces Fidel Castro.

¿Estos viejos comunistas no saben que si Cuba es una Isla estrangulada, no se debe a ningún “bloqueo”, sino a los hermanos Castro, que acabaron con la economía cubana en los primeros años de su dictadura y nunca más pudieron levantarla porque la destruyeron totalmente?

El pueblo cubano, en su gran mayoría, está enfermo. Padece de un sopor indescriptible que no le permite actuar, ni pensar; tal vez por pesimismo, falta de costumbre o el peor de los casos, por un prolongado estado represivo. Quiere pedir auxilio y no puede.

El pueblo cubano, en su gran mayoría, está enfermo, grave. Esperemos pues a que se cure, se despierte, se ponga de pie y actúe.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.

Acerca del Autor

Tania Díaz Castro

Tania Díaz Castro

Tania Díaz Castro nació en Camajuaní, Villaclara, en 1939. Estudió en una escuela de monjas. Sus primeros cuatro libros de poesía fueron publicados por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y dos por Linden Ediciones Line Press y ZV Lunaticas. A partir de 1964 trabajó como reportera en revistas y periódicos de Cuba y escribió durante ocho años guiones de radio en el ICRT entre 1977 y 1983 y en 1992 y 1993, cronicas sobre la historia de China en el periódico Kwong Wah Po, del Barrio Chino de La Habana. En 1989 y 1990 sufrió prisión por pedir un Plebiscito a Fidel Castro. Comenzó a trabajar en CubaNet en 1998 y vive con sus perros y gatos en Santa Fe, comunidad habanera.

[fbcomments]