La decisión de René Lugo

La decisión de René Lugo

Un anciano que emigró a EE. UU. y luego regresó a la Isla asegura que todas las familias cubanas han sido víctimas del “invento cruel que existe gracias a Fidel Castro”

Rene Lugo
René Lugo. Foto del autor

LA HABANA, Cuba.- René Lugo Armenteros es un anciano que emigró a los Estados Unidos, donde vivió tres años. Luego regresó a su casa, con sus hijos, en la localidad de Santa Fe del municipio Playa, en La Habana. Ahora se pregunta por qué diablos un día sacó un pasaje, tomó un avión y se quedó a vivir en este infierno donde actualmente pasa hambre o solo come harina de maíz, con una jubilación de 300 pesos mensuales, equivalentes a 15 dólares.

Han transcurrido siete años de aquel “extraño día”, dice René Lugo, y lo primero que hace al levantarse de la cama, bien temprano en la mañana, es asomarse a la ventana de su cuarto y contemplar a sus animales (perros, gallinas, gallos y hasta chivas), que lo esperan en el patio.

Luego, me dice que se siente “muy poca cosa en este mundo. Me equivoqué, soy un viejo tonto que echó por la borda la suerte que tuve; disfruté por muy poco tiempo la libertad que sentí en Estados Unidos, donde recibía por ser residente 700 dólares al mes y paquetes de comida que siempre me sobraban”.

“Recuerdo la libertad, esa que comencé a respirar cuando me bajé del avión en el aeropuerto de Palm Beach. Me sentí liberado de un incómodo yugo que había llevado a cuestas en Cuba durante años, no solo en la mente, sino también en el cuerpo, como una camisa de fuerza que puede más que tú”.

―Entonces, ¿por qué tomaste la decisión de volver atrás?

―Por la división que existe en Cuba a causa de una revolución intransigente, que no admite los matices de la sociedad, que te exige que seas comunista o enemigo del comunismo. Así está de dividida Cuba y la familia cubana.

“Yo tuve seis hijos. Unos se fueron del país porque no les gustaba el comunismo. Otros se quedaron y se adaptaron. Los primeros me pedían que me fuera, los que se quedaron aquí me pidieron que regresara. En esa disyuntiva he vivido toda mi vida, hemos sido víctimas, como toda familia cubana, de ese invento cruel que existe gracias a Fidel Castro”.

“Y mira lo que ha quedado ―prosigue―: el hambre y la miseria de este país, porque en 60 años no pudo prosperar. Mira los pobres que morirán no por el coronavirus, sino por la falta de alimentos; las tiendas están bochornosamente vacías”.

“Pienso en los tres años que pasé en Miami, donde todo es tan distinto. Mira, lo que más me llamaba la atención era la educación de los cubanos, la buena educación que se ha perdido aquí, precisamente por la pobreza en que se vive. Allí la gente es muy educada, como era aquí antes; se dedican al trabajo, y trabajan duro, es la verdad. Aquí se ha perdido todo, más que nada el amor al trabajo. Las personas se han vuelto ociosas, como cansadas, a causa del sistema. ¿Qué más puedo decirte?”.

Han transcurrido siete años. Un siglo para René Lugo Armenteros, nacido el 12 de octubre de 1941. Por último, a sus casi 80 años me dice, atormentado con sus pensamientos: “Allá estaba sobreviviendo y lo logré. Aquí, me estoy muriendo. Me estoy muriendo”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Acerca del Autor

Tania Díaz Castro

Tania Díaz Castro

Tania Díaz Castro nació en Camajuaní, Villaclara, en 1939. Estudió en una escuela de monjas. Sus primeros cuatro libros de poesía fueron publicados por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y dos por Linden Ediciones Line Press y ZV Lunaticas. A partir de 1964 trabajó como reportera en revistas y periódicos de Cuba y escribió durante ocho años guiones de radio en el ICRT entre 1977 y 1983 y en 1992 y 1993, cronicas sobre la historia de China en el periódico Kwong Wah Po, del Barrio Chino de La Habana. En 1989 y 1990 sufrió prisión por pedir un Plebiscito a Fidel Castro. Comenzó a trabajar en CubaNet en 1998 y vive con sus perros y gatos en Santa Fe, comunidad habanera.

[fbcomments]