Destacados
| Publicado:
viernes, 8 de octubre, 2021 4:06 pm

Grupo Archipiélago adelanta Marcha por el Cambio para el 15 de noviembre en respuesta a militarización del país

El cambio fue igualmente notificado a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) mediante un documento entregado hoy y dirigido a Esteban Lazo Hernández, presidente de la misma
Compartir

LA HABANA, Cuba. – El Grupo Archipiélago informó hoy que adelantará la Marcha Cívica por el Cambio para el 15 de noviembre de 2021, cinco días antes de la convocatoria inicial (20N).

En conferencia de prensa virtual realizada este tarde, el actor Reinier Díaz informó que el grupo había tomado la decisión para evitar confrontaciones innecesarias con el régimen cubano ante la militarización del país por parte de las autoridades cubanas, que anunciaron la realización del Ejercicio Moncada los días 18 y 19 de noviembre, adoptando el propio 20N como Día Nacional de la Defensa.

Este cambio fue igualmente notificado a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) mediante un documento entregado hoy y dirigido a Esteban Lazo Hernández, presidente de la misma.

El dramaturgo Yunior García Aguilera, uno de los promotores de la iniciativa, explicó que la decisión fue tomada por consenso y que no era una opción el suspender la marcha.

“Mantener la fecha del 20N se podía considerar como un acto valeroso, pero también irresponsable. Había que seguir adelante con la iniciativa de marchar. Quien estaría cometiendo un crimen es el Estado si se niega a que sus ciudadanos marchen. Es una cosa normal que los ciudadanos se manifiesten, aunque en Cuba en 62 años nunca se han aprobado marchas antigubernamentales, y nosotros no podíamos renunciar a ese derecho”, señaló.

El 15 de noviembre coincide con la apertura de fronteras anunciada por el régimen cubano, por lo que los manifestantes tampoco estarían violando las normas sanitarias, algo que el grupo contempló en sus decisiones.

Para García Aguilera, se trata de “ser prudentes, sensatos, de cuidar a los manifestantes pero con toda la dignidad del mundo”.

“Esto tiene que convertirse ya en la marcha de la sociedad civil cubana. Los que estén dentro de Cuba marchemos en nuestras ciudades, y los que estén fuera de Cuba también, puede ser ese mismo día o el anterior o los siguientes. Si el mundo entero mira ese día hacia Cuba podemos impedir la violencia. (…) Ellos han respondido a una marcha cívica de manera militar, nosotros tenemos la dignidad y la firmeza de defender nuestros derechos con todo el civismo, la paz y la firmeza, ya basta de que se pisoteen los derechos de los cubanos”.

El artista declaró que una estrategia es que ese día los manifestantes usen ropa blanca o banderas del mismo color, pues existe una convención global que impide a las autoridades atacar a manifestantes que vistan así o porten esas señales, porque se consideraría un crimen internacional.

Por su parte, el abogado e investigador Fernando Almeyda explicó que la convocatoria está amparada en la Constitución cubana de 2019 y sostuvo que esta, pese a estar llena de defectos, deja establecido un límite: que el Estado no puede privar a los ciudadanos de sus derechos.

“Esta marcha tiene el sello de lo cívico, de la aspiración nacionalmente política, y todo el amparo de los derechos humanos inherentes a todo ser humano, reconocidos incluso en la Carta Magna cubana. (…) Esta convocatoria pretende derrumbar el ostracismo al que ha obligado el régimen a los que disienten o exigen sus derechos humanos y ciudadanos. El derecho de manifestación, aun si no estuviese amparado en la Constitución, es inherente al ser humano, no se puede coartar, condicionar, y ya que está contemplado, debemos aún más exigirlo”.

El ensayista recordó además algunos de los más trascendentales sucesos del último año, como las movilizaciones generadas por el Movimiento San Isidro, la plataforma 27N y el 11J, que permitieron que el cubano interiorizara “que tiene derecho a la libre expresión”.

“Tenemos derecho a tomar decisiones en los destinos de la política y del país. Como ciudadanos tenemos derechos a tomar vías que no son las legalmente establecidas, entre ellas el derecho a manifestación. Aunque el gobierno cubano quiera estatalizar hasta la vía pública, siempre va a quedar claro que eso es una imposición. Aunque podamos ser reprimidos, debemos entender que no estamos haciendo nada malo”.

Hasta la fecha, los integrantes del grupo han entregado solicitudes de permiso de manifestación en La Habana, Holguín, Las Tunas, Cienfuegos, Santa Clara (Villa Clara), Pinar del Río, Nuevitas (Camagüey), y Guantánamo. En Santiago de Cuba la persona que entregaría el documento fue detenida y amenazada; en el caso de la provincia de Matanzas, las autoridades han bloqueado el acceso al gobierno provincial y a la oficina del Intendente para así evitar que se entreguen las peticiones. Asimismo, más de 1 000 personas han firmado las cartas de apoyo a la iniciativa.

“Qué mejor ejercicio ciudadano, qué mejor forma de hacer patente nuestra libertad para exigir y proponer los cambios que necesita Cuba que una marcha (…). Ni es un delito, ni es una forma de destruir ni atacar a la ciudadanía ni al Estado cubano, ni es una cuestión nacional ni política ni respondiendo a ataques externos. (…) Lo correcto va a ser siempre ejercer un derecho. En esa base ética y jurídica es que nos amparamos para mantenernos firmes y marchar, para expresarnos como ciudadanos que somos de la nación cubana”.

Yunior García aprovechó para hacer un llamado a la izquierda internacional cómplice de la dictadura cubana: “Dejen la hipocresía”, y añadió:

“Ya América Latina ha sufrido demasiado para seguir permitiendo dictaduras. No hay una sola dictadura en el mundo que se sostenga si su pueblo dice basta, cuando entendamos el poder que tenemos como pueblo, como ciudadanos, sin violencias, sin bravuconerías, se acabó el abuso. Tenemos toda la moral de ser patriotas, de no recibir un solo centavo, aunque nos llamen mercenarios, ellos saben que nadie de afuera nos paga o nos dice qué hacer, ellos mienten. Este pueblo tiene ideas, los cubanos también piensan, hasta cuándo nos van a tratar de imbéciles, hasta cuándo los cubanos van a seguir creyendo esas mentiras, este es un llamado a ser cubanos dignos. Ser honesto, decir lo que uno piensa y actuar en consecuencia es un derecho. Se acabó el miedo”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Camila Acosta

Graduada en Periodismo en la Universidad de La Habana, 2016. Investigadora, Documentalista y Especialista en Comunicación del Club de Escritores y Artistas de Cuba (CEAC). Reside en La Habana, Cuba

Los comentarios de Disqus están cargando....