Frank Calzón a los cubanos: “Si se unen, se cae”

Frank Calzón a los cubanos: “Si se unen, se cae”

Por 10 años Frank Calzón fue el representante de Freedom House, una de las organizaciones de Derechos Humanos más prestigiosa y antigua de Estados Unidos

Frank Calzón
Frank Calzón, Centro Para Una Cuba Libre. Foto del autor

ESTADOS UNIDOS.- El Centro para una Cuba Libre, organización sin fines de lucro que radica en la ciudad de Virginia, Estados Unidos, estuvo liderada durante 20 años por Frank Calzón, un ejemplar cubano que llegó con tan solo 16 años a este país huyendo de una cruel dictadura.

Calzón, de 75 años de edad, conversó con CubaNet tras su retiro de la organización que creó en 1998.

“Para que las instituciones sobrevivan cuando desaparece el fundador o alguna persona clave de la institución hay que hacer una transición, no en el momento en que esa persona desaparece, sino antes, para que haya un proceso profesional de transición hacia una nueva generación”, dijo en nuestra conversación, de alrededor de una hora.

“El Centro para una Cuba Libre surgió tras el esfuerzo de muchas personas de cierto prestigio, quienes decidieron que con la experiencia que ya tenía de mi trabajo en Freedom House, dedicara todos mis esfuerzos y mi tiempo a la promoción de los Derechos Humanos en Cuba, y en dar a conocer la verdadera naturaleza criminal de Fidel Castro en la Isla”, expresó más adelante.

Frank Calzón contó que desde sus inicios el Centro ha trabajado con todo lo que tenga que ver con Cuba, desde la política, el arte, la literatura, la economía, los derechos humanos, etc, siempre dando a conocer la verdadera realidad que viven los cubanos de a pie y los luchadores pacíficos dentro de la Isla cárcel. Así mismo, “durante años ha establecido relaciones de trabajo y comunicación con docenas de países democráticos alrededor del mundo que apoyan el derecho del pueblo cubano a ser libre”.

El luchador pacífico dijo que el estilo del Centro para una Cuba Libre es que “uno puede disentir sin insultar a los otros, y que una persona puede tener un punto de vista, lo apoyemos o no, pero esa persona puede ser que simplemente este equivocada. Nosotros somos promotores de la idea que los cubanos deben tener el derecho a los derechos. Esto es fundamental para los que hablan de la soberanía cubana entiendan que la soberanía es el derecho que tiene el pueblo a decidir lo que ellos quieren, no de aceptar lo que alguien les quiera imponer”.

Frank Calzón luego dijo que la metodología del totalitarismo es que las personas que piensan de otra manera son declarados mercenarios, espías o lamebotas del imperio, “y eso demuestra la calidad y la falta de inteligencia del régimen de Cuba, pero nosotros pensamos diferente, siempre desmintiendo al régimen de que en la Isla sí se violan los derechos humanos”, enfatizó.

Tras la interrogante de que la prensa oficialista cubana lo ha calumniado por muchos años, respondió: “Ellos tienen su opinión, yo creo que están equivocados. Con alguna frecuencia, cuando me han entrevistado otros periodistas sobre el tema Cuba o que iban a ir a la Isla, yo siempre les pedía que pusieran textualmente en el artículo lo que les iba a decir, que era un mensaje muy escueto para los compañeros de la Seguridad del estado que no hubieran torturado, matado o abusado de otros cubanos, no tenían que tener ningún miedo en una Cuba libre y democrática, porque naturalmente se iba a necesitar algún tipo de policía de inteligencia, no al servicio del régimen, sino al servicio del pueblo cubano”.

Sobre el despertar del cubano de a pie tras la llegada de la Internet a Cuba, indicó:

“Creo que la información es fundamental. En Europa Oriental jugó un papel importante Radio Europa Libre y Radio Libertad, y para los cubanos una etapa importante fue la llegada de Radio Televisión Martí, que puso al aire el presidente Ronald Reagan. Pero después, al pasar el tiempo, y ahora con el asunto de la Internet y los teléfonos móviles, ya el régimen castrista no tiene la capacidad que tenía, la inmunidad que tenía de matar, torturar o de abusar de los seres humanos sin que nadie lo supiera. La Internet a sido la que ha despertado a los cubanos”.

Calzón contó que la dictadura de Cuba ha hecho durante años grandes campañas tratando de conseguir que grupos de cubanoamericanos jóvenes se pusieran de parte del castrismo, “pero en realidad no han tenido mucho éxito”.

“Tuvieron en algún momento la Brigada Antonio Maceo, los Maceitos, que iban a cortar cañas a Cuba, otros que iban supuestamente a ayudar en las tareas de la revolución, pero lo que más ha logrado el régimen de La Habana es lo que yo llamo la Brigada de los Mojitos. Hay unos cuantos miamenses que van a Cuba, no a ver a su abuelita o algún familiar, sino a tomar mojitos en las barras del Hotel Nacional, en algunos de los bares famosos donde bebía Hemingway, van a la playa y a otros lugares, para aprovecharse de la miseria y la desesperanza de jóvenes de ambos sexos que, por el hambre y la necesidad acaban prostituyéndose a manos de los extranjeros”, apuntó.

Para el opositor, la disidencia cubana juega en Cuba el mismo papel que jugaban en Polonia los Sindicatos Obreros de Lech Walesa, o los artistas y los jóvenes en la República Checa, o los líderes religiosos en Alemania, aunque cada país es diferente.

“Como decía un disidente ruso que para que un pueblo pudiera alcanzar la libertad tenían que haber tres cosas: 1) dentro del país tenían que haber activistas que estuvieran dispuestos a correr peligro y a pagar el precio tan alto que pagan los disidentes en los países comunistas, que los botan de los trabajos, los encarcelan, expulsan de las universidades y escuelas a sus hijos, y los reprimen de diferentes maneras; 2) esos grupos de personas deben tener en el exterior un grupo de apoyo, gente como los exiliados cubanos, que hacen todo lo que pueden por ayudar a esos hombres y mujeres que encaran pacíficamente a la dictadura, y, finalmente 3) tiene que haber una exigencia de parte de los gobiernos que tienen relaciones con la dictadura para hacer reformas; que para poder continuar teniendo una relación normal La Habana debe liberar a los presos políticos cubanos, que se le permita el Comité Internacional de la Cruz Roja visitar a los presos políticos en la Isla, y que retiren a los militares que Raúl Castro tiene en Venezuela, que ayudan a reprimir, matar y torturar al pueblo venezolano”.

Sobre lo que vive José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Frank Calzón expresó: “El caso de Ferrer demuestra la crueldad y debilidad del régimen cubano, porque un gobierno que tiene el apoyo de su pueblo no tiene que secuestrar a nadie, ni mantenerlo incomunicado por muchas semanas, y torturarlo sin permitirle recibir visitas. Lo más fácil sería que el régimen cubano llamara a la Cruz Roja Internacional, a Médicos Sin Fronteras, Reporteros sin Fronteras, y a otras organizaciones de gran credibilidad internacional para abrirle las puertas en Cuba, que vayan a las cárceles, que hablen con los parientes de los presos. Si los dejaran hacer todas estas cosas fuera mentira lo que denuncian los opositores cubanos, pero no lo es”.

Por 10 años Frank Calzón fue el representante en Washington de Freedom House, una de las organizaciones de Derechos Humanos más prestigiosa y más antigua en los Estados Unidos. Su cargo fue en las relaciones con el Congreso de los Estados Unidos, el cual utilizó para declarar, en varias ocasiones en Ginebra, la crítica situación de los Derechos Humanos en la Cuba comunista.

Tras su retiro del Centro para una Cuba Libre el pasado 1 de junio, y al cumplirse casi 7 meses fuera de la dirección de la organización, expresó:

“Que yo me haya retirado de la posición de Director Ejecutivo no quiere decir que no siga activo en la lucha por Cuba, que no escriba artículos, o que no asista a protestas y actividades a favor de la libertad de Cuba, sigo tan activo como antes”.

Antes de finalizar la conversación Frank Calzón recordó las mentiras que el régimen de Cuba ha dicho de él: “Cuando emigré hacia los Estados Unidos el gobierno de La Habana, años después, dijo que yo era agente de la CIA antes de haber salido incluso de Cuba, así que me imagino que fui el agente espía de la CIA más joven en la historia de esa organización”, sonrió.

Frank Calzón finalizó su entrevista con un simple mensaje para la juventud y pueblo de Cuba: “Si se unen, se cae. Que nadie crea que el régimen de La Habana se va a quedar en el poder indefinidamente. Ellos, ni van a poder dar un vaso de leche a los niños como prometió Castro, ni van a poder mantenerse en el poder”.

Yosmany Mayeta es peridodista de CubaNet, residente en Cuba, de visita temporal en Estados Unidos.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]