“Ha sido abandonado por la Revolución”: la dura realidad de un excombatiente en Cuba

“Ha sido abandonado por la Revolución”: la dura realidad de un excombatiente en Cuba

Arriesgó su vida en la clandestinidad y dedicó sus esfuerzos a la revolución, pero, ¿y ahora de qué le sirve todo ese sacrificio si ya nadie se acuerda de él?

LA HABANA, Cuba.- Postrado en una cama y sin poder moverse reposa el cuerpo del excombatiente de la revolución Elías Manuel González Infante. Quizás nunca se imaginó que su revolución, por la que tanto luchó, lo abandonaría a su suerte a sus 85 años de edad, pero mucho menos que su hijo, que nunca tuvo sus mismos ideales, sería quién se ocuparía de él.

“Su amor a la revolución era tanto que a cada rato me denunciaba con el jefe de sector por cualquier bobería y, sin embargo, mira quién lo está cuidando, ¿dónde está su gente ahora?”, se pregunta su hijo Elías Eli González Palma.

González Palma contó a CubaNet que desde que su padre cayó en cama ha hecho varias gestiones ante la Asociación de Combatientes Revolucionarios Cubanos (ACRC), en el municipio Diez de Octubre, donde residen, pero solo ha recibido promesas que incumplidas.

“Lo único que me dan es mucha muela (palabrerías), que van a hacer, que ya hablaron, pero realmente no hacen nada. Soy yo solo luchando con mi mamá y con él, y los dos están enfermos. Intenté gestionar para ponerlo en un asilo (hogar de ancianos), pero lo único que me pusieron fueron trabas, y nadie hace nada, ha sido totalmente abandonado por la revolución”, insistió.

 

Según confiesa González Palma, el único apoyo que ha encontrado ha sido en el Comité de Defensa de la Revolución (CDR) y de los vecinos del barrio, quienes hicieron hasta una carta de reclamo para apoyarlo.

“Sí he tenido una escucha de la gente de aquí del CDR, los únicos que se han preocupado. Los vecinos incluso hicieron una carta para confirmar la situación que tengo”, aseguró.

Según comenta, su padre fue uno de los combatientes de la clandestinidad y miembro del movimiento 26 de julio desde 1957.

“Él vino para La Habana desde oriente, donde vivíamos, y se integró en la lucha clandestina contra Batista, se jugó la vida prácticamente. En el año 1958 tuvo que exiliarse en Argentina. Allí trabajó con otros compañeros y empezó a mandar piezas para que se pudiera escuchar radio rebelde desde la Sierra Maestra”.

“Es fundador del Partido, de 100 y Aldabó, ha tenido muchísimos cargos, trabajó en Punto Cero (Residencia de Fidel Castro) dando clases a militares que iban a cumplir misiones, trabajó 15 años en relaciones exteriores en correo diplomático, y viajó a más de 80 países. Ahora, de qué le sirve todo ese sacrificio si ya nadie se acuerda de lo que hizo por esto”, sentenció.

[fbcomments]