mendigos

Una persona sin hogar descansa a pocos metros de la polémica escultura (Foto de la autora)