En Cuba no todo está claro

La propaganda antiyaqui continúa, única forma de apagar culpas, las de una dictadura que durante más de medio siglo no ha podido asegurar ni alimentación