Elson no sabe lo que es la libertad

Elson no sabe lo que es la libertad

Toda Venezuela verá más pronto que tarde esa luz. Y usted, como tantos otros despistados, meterá la cabeza, como el avestruz, en la tierra

Elson Concepción Pérez. periodista del medio oficialista Granma. Foto internet

LA HABANA, Cuba.- Qué palabra utilizar para estas viejas dictaduras, empecinadas en mantenerse en el poder, por el poco tiempo que les queda, pese al derrumbe que todos ven, menos los que están en lo alto y sobre todo menos esos periodistas, que de tan incondicionales ni sienten ni padecen, sordos de cañón y temerosos de perder las migajas que les tiran desde arriba, y escriben anestesiados, incapaces de ver la verdad que los rodea.

Elson Concepción Pérez es un ventrílocuo cubano, perdón: un periodista cubano, que como “nació” hace unos meses y no conoce el pasado de la dictadura castrista habla por boca del régimen  cualquier disparate que le ordenan. Porque si no fuera así, ¿cómo es posible que escriba lo que escribe sin pena alguna, y firme lo que escribe, y claro está, lo publique en los periódicos de su querida dictadura  ̶ que son todos ̶  así, como si nada, como si los que lo leyéramos fuéramos tontos de Capirote o verdaderos desgraciados que no tenemos acceso a Internet. Ya lo dijo el presidente en octubre de 2014: “Los cubanos obtienen más información de los medios alternativos que de los oficiales”.

El modelo de democracia y derechos humanos norteamericano, que tiene de todo y mucho, frente a los que nunca logran nada, no le gusta al señor Elson. Él prefiere vivir en la pobreza, en la miseria, como estamos hace sesenta años en Cuba, mientras el abstencionismo gana terreno, como bien apuntó un colega mío.

Y hablando de colega, ¿Qué le parecerá a Elson esa otra idea genial de mi colega Miriam Celaya, de proponerle al castrismo que se quede con la Base Naval de Guantánamo, posiblemente la provincia más pobre de Cuba, y que devuelvan a los cubanos el resto de la Isla, para vivir libremente, sin dictadura, en busca de la prosperidad que perdimos en 1959?

Retomo el tema de Elson. A ver, en primer lugar, tu artículo sí inspira pena. Que un cubano de tu edad ignore que en una dictadura no se torture es ingenuo. Ojalá nunca caigas en los calabozos de la Seguridad del Estado seis meses, como estuve yo, torturada psicológicamente todo el tiempo, por convertirme en opositora pacífica, amenazada con el fusilamiento.

Como sería con detenidos bajo cargos realmente graves, ¿no es verdad?

¿Dudas pues que en Venezuela no se tortura y mueren los detenidos políticos? ¿Crees que Juan Guaidó se ha autoproclamado presidente o es que defiendes a Maduro por interés petrolero del castrismo?

Ni la OEA ni la ONU mienten, amigo, mientras, tú quedas para la historia como irresponsable. ¿Crees realmente que ambas organizaciones quieran aislar a Venezuela, o es que ignoras que Venezuela está aislada por culpa de su dictador Maduro, y su pandilla de matones corruptos-millonarios?

Aprende que denunciar al terrorismo no es un acto de irrespeto a las normas diplomáticas. La señora Bachelet, bien lo dijiste, conoció en carne propia la dictadura de Pinochet. Sabe que todas las dictaduras son iguales, porque los dictadores, como sus periodistas más serviles, sufren de tanta ciega cobardía que no quieren vislumbrar que después de la oscuridad siempre viene la luz.

Toda Venezuela verá más pronto que tarde esa luz. Y usted, como tantos otros despistados, meterá la cabeza, como el avestruz, en la tierra. Por cierto, ¿y los planes de producir avestruces para que coman los cubanos qué? ¿Ya le llevaron el suyo a su casa?

¡Que le aproveche!

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]