El peligro de vivir en Santa Fe

El peligro de vivir en Santa Fe

En 1943 la población de Santa Fe era de 2 522 personas y según las crónicas de la época, en muy pocos años obtuvo un sorprendente auge

Santa Fe
Litoral costero de Santa Fe, Playa. Foto Havana Times.

LA HABANA, Cuba.- Santa Fe es una comunidad costera del municipio capitalino de Playa, que siempre llamó la atención a muchos habaneros por sus agradables condiciones de vida. Pero hoy es uno de los lugares más peligrosos de Cuba. Sus habitantes, posiblemente mucho más de cincuenta mil, ancianos en su mayoría, duermen con la preocupación que sus casas sean invadidas por el mar.

Primeramente, se le llamó Santa Ana, como su río cercano, y por último Santa Fe, fundada entre los años 1857 y 1860, el día de la celebración de Santa Fe, mártir nacida en el siglo II en Agen, Francia, y decapitada a los l3 años de edad por defender el cristianismo.

Esta comunidad ha crecido muy rápidamente. En 1960 contaba con 20 000 habitantes , pero al parecer no cuenta con un gobierno preocupado por resolver sus graves problemas. ¿Cuáles? Carece de alcantarillado para evacuar el agua, tanto de lluvia como sanitarias, algo que se realiza de forma espontánea, con mucha dificultad, a través de pozos pluviales en las calles y fosas hechas en los patios caseros.

En las páginas de Juventud Rebelde se dijo en cierta ocasión que: “En vez de resolverse el problema de la red pluvial, se han reducido las áreas naturales de infiltración con la construcción de edificios”.

Los santafesinos recuerdan cuando en 2011 desaparecieron de sus calles bellos pinos y grandes eucaliptos: con un buldócer el régimen acabó con parte del pulmón natural de los pobladores.

La Oficina Nacional de Estadísticas -ONE- da una cifra aterradora al reconocer que La Habana posee sesenta y cinco barrios marginales y cuarenta focos insalubres, donde los cubanos viven hacinados en cuarterías. Así, muchos se preguntan qué hace el gobierno para desafiar al cambio climático, con relación a los ecosistemas costeros y su aumento del nivel del mar, si tenemos en cuenta que el país cuenta con más de cinco mil kilómetros de costa y cuatro mil de cayos e islotes.

O sea, que según expertos del Instituto de Planificación Física -IPF-, más de 577 asentamientos humanos pueden sufrir los embates del mar, y para el año 2050, 2 550 kilómetros cuadrados de superficie quedarían sumergidos en las costas cubanas.

Quiere decir esto que en el futuro desaparecerán los asentamientos costeros de Santa Fe y otros muchos, y la dictadura cubana no podrá darle el frente a esta situación, por ejemplo, con obras tan costosas como diques de contención; mientras, algo se hace en Santa Fe en numerosas viviendas con “esfuerzo propio”, como llama el gobierno al trabajo privado.

En 1943 la población de Santa Fe era de 2 522 personas. Según las crónicas de la época, en muy pocos años obtuvo un sorprendente auge, vinculado al desarrollo de la naciente oligarquía criolla del siglo XIX: un ferrocarril que llegaba hasta Marianao; un puente entre Santa Fe y Jaimanitas; un acueducto; el Casino de la Punta, hoy la tienda Caracol, donde se organizaban bailes, actividades culturales, se elegía a Mis Santa Fe, se celebraban partidos de dominó, canasta, lotería, amenizadas con la orquesta de Benny Moré, Los Hermanos Castro, Antonio María Romeu. El Casino de Santa Fe poseía buenas instalaciones comerciales donde se expendía distintos tipos de alimentos de muy buena calidad, que en los años sesenta Fidel desapareció. También tenía tres cines: Lourdes, Century y Victoria, más otro al aire libre. Hoy no funciona ninguno

En 2010 la OFICODA tenía registrados 21 136 consumidores, y una población flotante compuesta por 2 000 personas que han construido casas de forma ilegal, muchas de ellas provenientes de provincias orientales, y que llevan años sin derecho a una vivienda, ni a la libreta de productos alimenticios.

Pese a esta calamitosa realidad, creada por la desatención de un gobierno que ha dado prioridad a las guerrillas latinoamericanas y a grupos para establecer regímenes políticos comunistas en este continente, los cubanos de Santa Fe hacen todo lo posible por preservar sus raíces folklóricas. Cada 31 de diciembre se celebra de manera espontánea la fiesta más importante: la espera del nuevo año. Se hace la mejor cena en horas de la noche, y a las 12, exactamente, es cremado un muñeco artesanal hecho de palos y ropa vieja, que desde días anteriores elabora la familia con ayuda de amigos, para así espantar al año viejo que no les trajo prosperidad, y esperar el nuevo con optimismo. Todo para que Santa Fe no muera de dolor ante un mar bravío que no tiene compasión con los más pobres.

Foto de la autora

Fuentes

Barrios marginales, por Antonio Madrazo Lima, agosto, 2013, Cubanet.

Desafío a Cuba, por Patricia Grogg,Octubre 2012, IPS.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]