El fatídico día 13 para los cubanos

El fatídico día 13 para los cubanos

En el que para colmo de los dictados del azar, esta vez en el mes de agosto de 1926, nació Fidel Castro en la localidad holguinera de Birán

cuba protesta protestas libertad
Protesta frente a embajada de Ecuador en La Habana, 2015 (Foto: EFE)

LA HABANA, Cuba.- Es conocido que muchas personas evitan realizar algunas acciones cuando el almanaque marca el día 13 de cada mes. En ocasiones se trata de una simple respuesta a una superstición cimentada a través del tiempo. Los cubanos de a pie, sin embargo, contamos con hechos objetivos que nos instan a contemplar con desagrado esa fecha del calendario.

Este día 13 de octubre se cumplen sesenta años de uno de los mayores zarpazos del castrismo contra la economía cubana. Tal y como lo cuenta en su libro Otros pasos del gobierno revolucionario cubano el señor Luis Buch Rodríguez, quien fuera secretario del Consejo de Ministros en los primeros tiempos del régimen fidelista, ese día se emitió la Ley 890, que dispuso la nacionalización de las principales empresas del país.

Fueron expropiados de manera forzosa 105 centrales azucareros, 18 destilerías, seis empresas de bebidas alcohólicas, siete alimenticias, dos de aceites y grasas, tres fábricas de jabones y perfumes, cinco lácteas, dos de chocolates, nueve de envases, tres de pinturas, tres químicas, seis metalúrgicas básicas, siete papeleras, 60 textiles y de confecciones, un molino de harina, 16 de arroz, 47 almacenes de víveres, 10 tostaderos de café, tres droguerías, 13 tiendas por departamentos, ocho empresas ferroviarias, una imprenta, 11 cines y circuitos cinematográficos, 19 compañías de la construcción, una de electricidad, y 13 marítimas.

Todas esas entidades pasaron a manos del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), esa especie de gobierno paralelo —uno entre los varios que instauró a lo largo de su extenso mandato—  que Fidel Castro había creado para hacer de las suyas a espaldas del Consejo de Ministros de la nación. La experiencia y el buen funcionamiento que los propietarios obtenían de esas empresas fueron sustituidos por la improvisación y el desconocimiento de los funcionarios del INRA, cuyo secretario ejecutivo no era precisamente un economista, sino el geógrafo Antonio Núñez Jiménez, un incondicional de Castro. Comenzaba así la gran debacle de la economía cubana, mucho antes de la instauración del embargo comercial y financiero de Estados Unidos.

Semejante acción, de por sí, bastaría para contemplar con ojeriza a ese número del almanaque. Pero, lamentablemente, ahí no quedaría todo. El 13 de julio de 1994 fue hundido por fuerzas gubernamentales el remolcador 13 de Marzo, casi a la vista de las costas habaneras. Un crimen que segó la vida de más de cuarenta personas que solo anhelaban escapar de la terrible situación de período especial por la que atravesaba el país.

Y no olvidar que cinco años antes había corrido la sangre en Cuba. Fue el 13 de julio de 1989 cuando fueron fusilados Arnaldo Ochoa, Amado Padrón, Jorge Martínez y Antonio de la Guardia, acusados de vínculos con el narcotráfico internacional. Un turbio y oscuro proceso que intentó reducir a esas cuatro personas la responsabilidad cubana con esa práctica, y que sirvió además para desviar la atención de los cubanos del colapso que por esos días experimentaba el sistema comunista en Europa oriental.

Ah, y para colmo de los dictados del azar, otro día 13, esta vez en el mes de agosto de 1926, había nacido Fidel Castro en la localidad holguinera de Birán. Bastarían tres señalamientos para saldar negativamente su paso por nuestra historia: el haber convertido a Cuba en un país de emigrantes, después de haber fungido como una tierra de inmigrantes en la etapa republicana; el haber transformado el estrecho de la Florida en un gigantesco cementerio de aquellos que pretendían huir de su régimen; y haber mandado a varios miles de jóvenes a morir en tierras de África para defender los intereses geopolíticos de la Unión Soviética. A lo que pudiéramos agregar la supresión de las libertades políticas a lo largo de casi seis décadas.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Orlando Freire Santana

Orlando Freire. Matanzas, 1959. Licenciado en Economía. Ha publicado el libro de ensayos La evidencia de nuestro tiempo, Premio Vitral 2005, y la novela La sangre de la libertad, Premio Novelas de Gaveta Franz Kafka, 2008. También ganó los premios de Ensayo y Cuento de la revista El Disidente Universal, y el Premio de Ensayo de la revista Palabra Nueva.

[fbcomments]