De la dictadura a la democracia: un parto con retraso y sin anestesia

De la dictadura a la democracia: un parto con retraso y sin anestesia

Cada día nos acercamos más al abismo. Estamos en la antesala de la debacle definitiva. La salida del totalitarismo será con dolor, mucho dolor

LA HABANA, Cuba. – El gobierno en Cuba le teme a una revuelta social que desborde los muros del control represivo, hasta ahora muy eficaz, a partir de los niveles de impunidad con que actúan las fuerzas policiales, la disposición de los informantes para realizar sus escrutinios en vecindarios, centros laborales e incluso dentro de los núcleos familiares y el arrojo de los voluntarios de las brigadas de respuesta rápida formadas por excombatientes de las guerras africanas, dirigentes del partido, directivos de las llamadas organizaciones de masas y delincuentes comunes.

El asunto es que no quieren tumultos. Donde los hay, no falta al menos una patrulla policial para atajar a tiempo cualquier acción que pueda generar una protesta.

Las paradas de los ómnibus son sitios bajo estrecha vigilancia de los gendarmes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR). La alta concentración de personas a la espera de un transporte por tiempo indefinido preocupa sobremanera a las entidades encargadas de evitar que el descontento se masifique en las calles y dé paso a una espiral de violencia que enlute a cientos o miles de hogares en varios puntos de Cuba.

El empeoramiento de la situación económica y las nulas posibilidades de salir de una crisis que nada tiene de coyuntural, como hace unos días, afirmó el presidente designado, Miguel Díaz-Canel, indica que habrá un paulatino aumento de las tensiones sociales y en consecuencia un aumento de las posibilidades de que el rechazo al gobierno rompa las barreras de los miedos y se convierta en una suerte de catarsis colectiva contra el interminable ciclo de racionamientos, prohibiciones y promesas incumplidas por parte de quienes detentan el poder absoluto.

Las carencias de hoy podrían ser tomadas como meros ensayos de lo que se avecina. Los empeños en “dorar la píldora” caen en saco roto, a estas alturas nadie cree en la sarta de eufemismos para esconder la verdadera magnitud de una crisis provocada por los caprichos, ineptitudes, improvisaciones y disparatadas decisiones de una élite que presume de defender un sistema socialista generador de ruinas y desesperanzas para la mayoría de la población. Todo esto, mientras los más destacados representantes del modelo político-ideológico, inspirado en los manuales marxistas-leninistas, mantienen un estilo de vida afín con los multimillonarios de Wall Street.

Por otro lado, culpar a la ley Helms-Burton de todas las escaseces que padecemos es insultante.

Pregunto: ¿Qué se hizo con las decenas de miles de millones en ayudas provenientes del desaparecido campo socialista de Europa del Este, fundamentalmente de la ex Unión Soviética?

¿Y los más de 100 000 barriles diarios de petróleo recibidos desde Venezuela por casi dos décadas y la reventa en el mercado internacional de una parte sustancial de esas entregas a precios que llegaron a estar por encima de los 140 dólares el barril?

Las causas fundamentales del desastre son internas. De no emprender reformas urgentes que liberalicen las fuerzas productivas y termine el monopolio del partido comunista sobre los medios de producción, lo que resta es esperar por una implosión de un modelo que nunca funcionó.

Recuerdo que el anterior inquilino de la Casa Blanca hizo lo que estaba a su alcance para cambiar el cauce de la histórica conflictividad bilateral, a través de una serie de medidas unilaterales sin embargo el gesto no fue correspondido por los mandamases de La Habana.

La acción fue desestimada groseramente, como suelen hacer ante cualquier iniciativa de deshielo. Con Jimmy Carter también hubo otro desaguisado. Sus gestos conciliadores terminaron en un éxodo masivo, aprovechado para enviar oleadas de asesinos de la peor ralea. Miles de criminales fueron sacados de las prisiones hacia los yates que aguardaban en las costas cubanas para el traslado de personas hacia la Florida.

Está claro que le es más rentable conservar la figura del enemigo externo para justificar la inviabilidad del socialismo que Fidel Castro construyó a su gusto.

Ahora con la vuelta de tuerca al embargo y la insistencia en la continuidad de un sistema que ha demostrado su ineficacia, nos acercamos más al abismo.

La salida del totalitarismo será con dolor, mucho dolor.

Estamos en la antesala de la debacle definitiva. Veremos qué queda después de lo que definiría como un parto casi sin anestesia, ¿o a sangre fría?

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

Acerca del Autor

Jorge Olivera Castillo

Jorge Olivera Castillo

Jorge Olivera Castillo. Ciudad de la Habana, 1961. Periodista, escritor, poeta y editor de televisión. Durante 10 años trabajó como editor en la televisión cubana (1983-1993). A partir de 1993 comienza su labor en las filas de la disidencia hasta hoy. De 1993 a 1995 como secretario de divulgación y propaganda del sindicato independiente Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba (CTDC). A partir de 1995 labora como periodista independiente. Fue director de la agencia de prensa independiente Habana Press, de 1999 hasta el 2003. El Instituto Lech Walesa publicó en 2010 su libro de poemas Cenizas alumbradas en edición bilingüe (polaco-español). También en el 2010 la editorial Galén, publica en edición bilingüe (francés y español), su libro de poemas En cuerpo y alma, editado en el 2008 por el Pen Club checo.

[fbcomments]