“El régimen estuvo obligado a cambiar su medida”

“El régimen estuvo obligado a cambiar su medida”

CubaNet entrevista a José Daniel Ferrer, coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), a raíz de su reciente arresto por la Seguridad del Estado

SANTIAGO DE CUBA.- José Daniel Ferrer García, coordinador Nacional de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), fue liberado en la mañana de este miércoles cuando se encontraba en la visita con sus familiares en la Unidad de Instrucción de Operaciones Criminales de la localidad de Versalles en Santiago de Cuba.

Arrestado bajo el supuesto delito de “Asesinato en tentativa”, lo mantuvieron en prisión doce días, por un suceso donde incurría el agente de la Seguridad del Estado, Dainier Suárez Pagán, quien se interpuso a un costado del auto que manejaba Ferrer en la localidad de Palmarito de Cauto, en Mella. “Pero como no lograron que los vecinos de Palmarito declararan en mi contra, me dieron cambio de medida, de prisión provisional a libertad inmediata, manteniéndose los cargos que se me imputan”, adelantó.

“El régimen estuvo obligado a cambiar su medida. Se dieron cuenta que estaban quedando en ridículo con el show que habían montado ante la prensa internacional, porque el sádico (Dainier Suárez Pagán) que me acusa, ha torturado y maltratado a decenas de opositores durante años y nunca ha sido juzgado por esta dictadura”, confesó.

Dijo que la Fiscalía decidirá más adelante cual es el procedimiento a seguir, si va a los tribunales comunistas o cierran y archivan el caso, porque no es la primera vez que fabrican causa contra él. “Tengo varios procesos parecidos acumulados y si voy a prisión el tiempo que la dictadura desee encarcelarme, creo que necesitaría 4 o 5 vidas para pasar ese tiempo en prisión, me echarían varias cadenas perpetuas”, expuso el líder opositor, aunque aseguró que no lo han condenado gracias a la presiones realizadas dentro y fuera de la nacional.

Sobre las condiciones carcelarias, calificó las mismas como “medievales”. “Cuba es una nación anclada en el tiempo. Muchas cosas, más que avanzar, retroceden”.

“En la unidad de micro 9 la alimentación es pésima y escasa, y con los serios problemas gástricos que presento, producto de varias huelgas de hambre y de la pésima alimentación durante los 8 años de prisión, esto hace que tenga un reflujo gástrico bastante agresivo que si no se controla con medicamentos, aparecen dolores y gases que obstruyen la faringe”. Añadió que le fue negada la asistencia médica y el fármaco que toma para este desorden.

Dijo que en la pequeña celda donde se encontraba, estaban otros tres hombres junto a él. “No te dan colchones y tiene que dormir en una cama de concreto, entre mosquitos y los calores del verano, con una higiene pésima donde abunda el mal olor y la fetidez”, recordó.

Desde que lo recluyeron no tuvo comunicación con su familia, ni por teléfono ni contacto personal.

Esta unidad, pasado los cinco días de arresto, tiene como regla que todo detenido tiene derecho a un contacto de 10 minutos con sus familiares. “Según las reglas de ellos, el detenido no puede hablar con la familia, ningún asunto que no sea cuestiones familiares, es decir que, sobre el caso o el proceso que contra ti siguen, no te permiten hablar. Entonces, al decirme que no puedo hablar con mi familia nada que tenga que ver con el caso, les respondí que hablaría todo lo que tenga que conversar, que no voy a impedir que me prohíban hablar con ellos lo que yo quisiera hablar, y me dijeron que entonces no había visita y que no iban a pasar a mi familia”, contó.

“En un momento le pregunté a un policía por qué allí no fumigaban, pero él contestó que no sabía. Le respondí, yo sé porque no fumigan, es por una sencilla razón, los mosquitos son parte del personal del Minint, no cobran pero sí hacen su labor de tortura”, cuenta Ferrer.

Señaló que en estos días que estuvo en micro 9, dos detenidos intentaron ahorcarse. “Los sacaron de allí con cambio total de color, se lo llevaron para el hospital y luego para el hospital psiquiátrico, aunque después supe que lo regresaron al reclusorio”.

José Daniel Ferrer, fue detenido junto al activista y chofer del carro, Ebert Hidalgo Cruz, quien fue liberado sin cargo alguno el pasado sábado.

Hidalgo Cruz reafirmó que lo amenazaron con años de prisión si no inculpaba a Ferrer García. “Me forzaban a decir que él le había tirado el carro al agente, pero eso es mentira, fue el represor quien se interpuso cuando José Daniel conducía”. También apuntó que fue interrogado más de cuatro veces, pero que los agentes desistieron tras su negativa a confesar algo que no había sucedido.

José Daniel Ferrer fue prisionero político de la “Primavera Negra” del año 2003 y se encuentra bajo Licencia Extrapenal, al igual que los otros miembros del grupo de los 75, que decidieron permanecer en la isla.

En agosto de 2011 fundó la UNPACU, siendo catalogada como la organización más activa dentro de la isla, por protagonizar protestas pacíficas y ayudas a personas de bajos recursos en Santiago de Cuba, así como la de mayor número de opositores en prisión con 55 disidentes, a siete años de fundada.

[fbcomments]