“No dormimos pensando que vamos a amanecer muertos”

“No dormimos pensando que vamos a amanecer muertos”

Una familia cubana denuncia la falta de preocupación y la ineficacia de las autoridades municipales de Habana Vieja ante el inminente peligro de derrumbe que afecta a su vivienda

LA HABANA, Cuba. – Una familia cubana denunció este martes la falta de preocupación y la ineficacia de las autoridades municipales de Habana Vieja ante el inminente peligro de derrumbe que afecta a su vivienda y pone en riesgo la vida de cinco menores, entre ellos dos lactantes.

“Tenemos un grado de derrumbe de ABC dictaminado por un arquitecto de la comunidad dado que tengo mucho peligro arriba de mis techos, que están a punto de desplomarse. Tengo cinco hijos menores de edad que van desde meses de nacidos hasta los once años. Somos un núcleo de once personas en peligro”, denunció Bárbara Conde Ravina, jefa del núcleo familiar.

El inmueble, ubicado en calle Aguiar, número 617 (bajos), entre Sol y Muralla, presenta un visible grado de deterioro, lo que genera un alto riesgo para la familia.

Según explica Conde Ravina, han recorrido varias instituciones buscando ayuda y orientación, pero solo han recibido respuestas negativas e indolentes que han agravado su preocupación ante la posibilidad de quedar enterrados bajo los escombros en caso de que suceda lo peor.

“Todo es una respuesta de que no se puede, que hay personas peores que nosotros, que mañana tienes que hacer este papel, que si este documento, vete aquí, vete allá… Todo un papeleo y ni una respuesta que ayude a nada. No dormimos pensando que vamos a amanecer muertos debajo de los escombros, ya no sé a dónde hay que ir ni qué hacer”, lamentó la mujer.

La situación constructiva de la edificación se agravó en 2013 luego de que la Empresa Aguas de la Habana comenzara a realizar reparaciones en las tuberías de agua potable, lo que condujo a que se afectara aún más la estructura del edificio.

“Rompieron toda la calle por el lío de los cambios de las tuberías de agua y eso afectó un poco el edificio. Entonces, determinaron demoler, pero no pensamos que fueran a romper todo el edificio. Lo que hicieron fue desbaratarlo todo. Se llevaron las vigas de maderas, las rejas, acabaron con el edificio por gusto, porque no estaba en tan mal estado como está en estos momentos”, advirtió.

Detalla la mujer que los empleados estatales nunca terminaron la demolición y que tampoco se han preocupado por la situación, a pesar de que es de conocimientos de todos.

“Dejaron vigas en el aire, pedazos de columnas enganchadas de tres cabillas, que las tengo arriba de los techos de mi cuarto… nadie viene. Fui fui el otro día al Partido y un funcionario me dijo que él no era albañil ni constructor, que eso no estaba en sus manos y que debía elevar el caso.”

La mujer añade que el Gobierno Municipal les pidió que fueran allí cada vez que se cayera un pedazo de concreto en la casa, pero solo para informarlo porque no podían hacer más nada.

“Un pedazo de qué… voy a poner un muerto aquí y después entonces qué, ¿me van a remediar cuando haya un muerto? Es cuestión de que me terminaran de limpiar mis techos y me dieran mi subsidio para reparar mi casa y quitarnos por lo menos el peligro de que nos mate esto aquí adentro. Yo no pido nada más, pero todo es una evasiva y todo es una mentira”, insistió.

Asimismo, explica que las autoridades de Cuba les han dicho que tampoco disponen de una capacidad de albergue, que  les avisarían cuando hubiera disponibilidad.

“Nos dijeron: ‘no hay albergue, esperen que nosotros les avisamos’… ¿pero cuándo será eso? Tanto que hablan de la infancia, que hay que proteger a los niños, qué hay que cuidarlos y aquí tenemos cinco bajo este peligro y a nadie le importa”.

Según las cartas entregadas por los afectados el caso es de conocimiento del Consejo de Estado de Cuba, de la Fiscalía General de la República, de la Dirección de Vivienda Municipal, de la Contraloría General y de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

“En la Plaza de la Revolución hasta me maltrataron”, denunció.

Entre tanto Adalsi Castro Conde, residente también del inmueble, destaca que acudió a la prensa independiente ante la necesidad de visibilizar su delicada situación, ya que necesitan que alguien les dé una respuesta a su caso.

“Recurrimos a ustedes porque necesitamos que alguien nos dé una respuesta. Yo no duermo, duermo bajo el peligro, mis tres niños duermen bajo el peligro. Pensé tomar las cosas más fuertes, sacar las cosas para la calle, sacar la cuna para ver si nos prestaban atención, porque estoy desesperada, no sé qué voy hacer ya”, dijo Adalsi.

Adalsi está haciendo un llamado a las autoridades para que les ayuden. Les recuerda lo que les pasó a tres niñas cubanas que fallecieron recientemente producto de un desplome y advierte que no quiere que les pase lo mismo a sus hijos.

Durante la segunda jornada de trabajo en comisiones de la Asamblea Nacional de Poder Popular de Cuba, celebrada en diciembre de 2019, el gobernante Miguel Diaz-Canel aseguró que la rehabilitación de edificios era un tema pendiente en la Isla y afirmó que en 2020 se trabajaría diferente a como se había hecho hasta esa fecha. Para ello, el Estado se apoyaría en la participación popular. Sin embargo, hasta el momento, el estado constructivo de los edificios no ha cambiado en nada. En la capital ha resultado ser todo lo contrario, ya que la situación de las viviendas cada día se agrava más.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.

Enrique Díaz y Vladimir Turró

Periodistas independientes cubanos. Residen en La Habana

[fbcomments]