Millones como José Daniel Ferrer

Millones como José Daniel Ferrer

No conozco personalmente a Ferrer, pero lo admiro por haber logrado vertebrar en varias partes del país una organización opositora que se ha convertido en un dolor de cabeza para el régimen

José Daniel Ferrer (Foto: Diario las Américas)

GUANTÁNAMO, Cuba. – La detención de José Daniel Ferrer el pasado 1ro de octubre de 2019 y su posterior encarcelamiento evidencian una vez más que la Constitución promulgada el 10 de abril de 2019 es solo una fachada que trata de engatusar políticamente, a quienes desconocen o no quieren conocer la esencia del castrocomunismo.

No conozco personalmente a Ferrer, pero lo admiro por haber logrado vertebrar en varias partes del país una organización opositora que se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para el régimen.

Los materiales informativos transmitidos por la televisión cubana tratando de desacreditar al líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) resultaron un rotundo fracaso. Ciertos métodos pierden eficacia cuando se conoce la naturaleza de quienes lo ponen en práctica. Lo transmitido fue un montaje programado por la Seguridad del Estado para tratar de contrarrestar la ola de rechazo internacional provocada por la detención del líder opositor. Paradójicamente, quienes ante las cámaras del Partido Comunista de Cuba (PCC) se presentaron como víctimas mostraron un lenguaje y unos gestos lindantes con la marginalidad y hasta la delincuencia, siendo evidente que son agentes de la Seguridad del Estado o delincuentes captados para declarar en contra de José Daniel, aunque conociendo el proceder de algunos de algunos integrantes de ese órgano no creo que haya diferencia alguna. Llamó mucho la atención que la grabación mostrada fue subtitulada en vez de ser transmitida con el audio original.

Se trata de un método muy utilizados por los comunistas cubanos: denigrar, culpar a otros de su incapacidad y manipular la opinión pública son actos rutinarios de su estructura de mando. Hace ya más de 15 años, Granma, órgano oficial del comité Central del Partido, también la emprendió contra Dagoberto Valdés, católico cubano residente entonces en Pinar del Río. Dagoberto, una de las personas más inteligentes, nobles y decentes que he conocido, se atrevió a dirigir una revista llamada “Vitral” que, en medio de la crisis de los años noventa del pasado siglo, abordó sin tapujos nuestra realidad. Paralelamente, puso en práctica, novedosas formas de participación ciudadana con el Obispo de la Iglesia Católica en esa provincia, algo que, obviamente, disgusto a los mandatos comunistas.

Algo similar ocurrió antes cuando la dictadura comunista la emprendió contra Marta Beatriz Roque, Félix Bonne Carcas, Vladimiro Roca y René Gómez Manzano, quienes redactaron un documento titulado “La Patria es de Todos”. Según acostumbraba a afirmar Fidel Castro, en Cuba no se encarcelaba a nadie por pensar o escribir ideas contrarias a lo que él calificó como Revolución. Pero estos compatriotas no solo fueron denigrados, sino también enviados a prisión.

Aquí mismo, en el Destacamento 2B, he tenido el placer de conocer personalmente al Pastor Ramón Rigal -recuerdo a mis lectores que estoy preso por intentar informar sobre su proceso penal, efectuado en el Tribunal Municipal Popular de Guantánamo el lunes 22 de abril de 2019-. Este hombre está preso solo por querer educar a sus hijos en su casa mediante un programa educativo religioso elaborado por el colegio Hedron. Confieso que he quedado sorprendido por la firmeza de su fe en Dios, su inteligencia y decencia. Fue sancionado a dos años de privación de libertad -su esposa a uno- solo por defender el derecho humano que todo padre tiene de escoger la educación que desea para sus hijos. Contra Ramón también la han emprendido algunos “asalariados del pensamiento oficial” – frase del asesino de la cabaña, escrita en su ensayo “El socialismo y el hombre en Cuba”- que han vertido su ponzoña en blogs creados por el régimen.

Pero por mucho que la dictadura cubana intente engañar a la opinión pública internacional -porque el pueblo cubano se mofa diariamente de ella- cada vez le resultará más difícil lograrlo. Ellos saben la importancia “que tiene un empoderamiento ciudadano real” y sobre todo la que tienen las nuevas tecnologías de la información. Por eso es que no permiten la entrada de supervisores del Consejo de los Derechos Humanos en Cuba y mucho menos que ellos o importantes personalidades de la política Internacional visiten sus cárceles. ¿Como habrían de hacerlo si ni siquiera se lo permiten a los fiscales civiles o militares, quienes no pasan del pasillo central de la prisión y desconocen cómo vivimos, qué comemos y cómo nos tratan?

Por lo pronto la Unión Europea -desentendiéndose de las pingües ganancias que está obteniendo aquí- ya condenó al gobierno del Partido Comunista por violar los Derechos Humanos, al poner como ejemplo el caso de José Daniel Ferrer.

La última votación de la ONU sobre el tan cacareado “bloqueo” norteamericano contra Cuba mostró un mínimo aumento de la oposición a la resolución cubana. Ojalá que ese sea el inicio de una tendencia irreversible porque la hipocresía existente en la ONU con respecto a la situación cubana es repulsiva e indignante.

El régimen cubano continúa empecinado en desconocer derechos humanos elementales, algunos de ellos proclamados en la Constitución, otro ignorados olímpicamente. Proclama mucho pero no cumple nada, porque en Cuba no es el embargo el principal obstáculo a nuestro desarrollo, sino el bloqueo que los comunistas ejercen contra la igualdad social, económica y política contra la libre emisión del pensamiento, contra la libertad religiosa, contra el derecho a la libre asociación, contra la libertad educativa y contra otra docena de derechos humanos, civiles, políticos, económicos y sociales.

Por defender esos derechos es que José Daniel Ferrer está preso. Por eso Cuba necesita millones de hombres como él.

Prisión Provincial de Guantánamo

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.

Acerca del Autor

Roberto Jesús Quiñones Haces

Roberto Jesús Quiñones Haces

Nació en la ciudad de Cienfuegos el 20 de septiembre de 1957. Es Licenciado en Derecho. En 1999 fue sancionado de forma injusta e ilegal a ocho años de privación de libertad y desde entonces se le prohíbe ejercer como abogado. Ha publicado los poemarios “La fuga del ciervo” (1995, Editorial Oriente), “Escrito desde la cárcel” (2001, Ediciones Vitral), “Los apriscos del alba” (2008, Editorial Oriente) y “El agua de la vida” (2008, Editorial El mar y la montaña). Obtuvo el Gran Premio Vitral de Poesía en el 2001 con su libro “Escrito desde la cárcel” así como Mención y Reconocimiento Especial del Jurado del Concurso Internacional Nósside de Poesía en 2006 y 2008 respectivamente. Poemas suyos aparecen en la Antología de la UNEAC de 1994, en la Antología del Concurso Nósside del 2006 y en la selección de décimas “Esta cárcel de aire puro”, realizada por Waldo González en el 2009.

[fbcomments]