Categorías: DestacadosOpinión
| Publicado:
viernes, 21 de enero, 2022 3:00 am

Cuba: la crisis se agudiza y la sufre el pueblo

La realidad de todo un año demostró que la relación del salario con la canasta de bienes y servicios es una burla
Compartir

LA HABANA, Cuba.- A mediados de 2020 el gobierno castrista anunció el inicio de la llamada “Tarea Ordenamiento” a partir del 1º de enero de 2021. Según los comunistas cubanos en sus peroratas ininteligibles a través de los medios oficialistas, ese proceso tenía el supuesto objetivo de ordenar e impulsar la economía, buscar la eficiencia y distribuir de acuerdo al principio socialista. Naturalmente, toda esa jerigonza lejos de infundir confianza y sosiego a la población provocaba recelo e incertidumbre, y muchos se preguntaban a dónde nos llevaría esa nueva aventura en medio del caos y la escasez de todo tipo que sufría el pueblo.

Así pues, el 1º de enero de 2021 comenzó el anunciado ordenamiento monetario en Cuba con el aumento de salarios y pensiones, pero también con el alza de los precios de los productos de la libreta de racionamiento, la electricidad, el gas, el teléfono, las medicinas, el transporte y demás servicios e insumos esenciales. Ha pasado un año y aquellos cálculos para administrarle los gastos a la familia cubana han fracasado por estar divorciados de la realidad y hechos fríamente en un buró. Antes han dejado a miles de cubanos sumidos en la miseria, sobre todo a tantos pensionados y jubilados que sufrieron la peor decepción cuando al cobrar el primer mes del aumento comprobaron que no a todos les pagarían los anunciados 1 528 pesos de pensión mínima.

La cifra de 1 528 pesos por persona correspondía a una canasta básica ideal que por aquellos días de confusiones y mentiras mencionaban constantemente los funcionarios. Sin embargo, la realidad de todo un año demostró que la relación del salario con la canasta de bienes y servicios es una burla, pues en los gastos de alimentación sólo se incluyeron los productos de la libreta de racionamiento, con los que apenas se come una semana.

De espaldas a la difícil situación que atravesaban y atraviesan los pensionados, con absoluto cinismo el gobierno aplicó la medida de beneficiar a sus acólitos, de modo que en agosto a más de 13 000 “combatientes de la revolución” se les incrementó la pensión sin obligatoriedad de trabajar, y en el caso de que quieran hacerlo recibirán íntegro el salario correspondiente, mientras el resto de los jubilados y pensionados siguen recibiendo una mísera renta con la que apenas cubren lo más elemental.

Porque, si bien con el ordenamiento monetario los ingresos de los ciudadanos aumentaron nominalmente, estos no alcanzan para satisfacer las necesidades básicas, pues cada vez es más difícil encontrar comida y los precios aumentan por hora. Tampoco los mercados estatales tienen qué ofertar. Incluso las tiendas que antes de 2021 vendían en CUC y ahora en pesos cubanos (CUP) generalmente están vacías, y cuando traen algún artículo la venta está limitada por la libreta de racionamiento y presentando el carnet de identidad, un escenario inédito que al decir de muchos es la mayor demostración de la gravedad de la situación.

O en honor a la verdad, fue la mayor demostración hasta diciembre de 2021. El 2022 comenzó en Cuba con una evidencia inaudita e inverosímil del alcance de la crisis: en lo que va de enero ni siquiera están garantizados productos incluidos en la libreta de racionamiento, como la leche y el pescado de dieta, o el café.

Mientras tanto, en medios oficialistas y a través de internet se anuncia la llegada de constantes donaciones que el pueblo no ve. Voceros oficiales arguyen que estos insumos van a parar a círculos infantiles, hogares de ancianos o de niños sin amparo filial, hospitales y centros de salud, etcétera. Pero ya pocos les creen. En cambio, la población comenta lo gordos que están los dirigentes.

Por otra parte, la bolsa negra durante años se nutría de lo producido en los centros de trabajo, pero como en el país ya apenas se produce y por lo tanto queda poco que robar, ahora se sustenta de las tiendas en MLC, que es donde hay mayores probabilidades de encontrar determinados productos de primera necesidad, aunque estas tiendas no escapan a las carencias. Tampoco todos tienen acceso a ese mercado, ni los que reciben remesas de esa manera pueden disponer de su dinero, que llega por la vía virtual, de modo que muchos acuden a la compra y reventa como una manera de obtener efectivo y así poder cubrir otras necesidades.

Otra de las promesas incumplidas del proceso de actualización del modelo económico y social en Cuba es lograr el bienestar de la sociedad. Por el contrario, las insatisfacciones de la población se agudizan cada vez más, no sólo por la hambruna y la escasez, sino también por el maltrato, la indolencia, la negligencia y la corrupción en las instituciones públicas, sin que los funcionarios a cargo –dirigentes del partido comunista– hagan nada para corregir esos desmanes.

“En resumen”, me dice un vecino, “que el tal ordenamiento no es más que otro de los tantos planes fallidos de la dictadura, un nuevo fiasco del socialismo cubano. Así nos han tenido más de 60 años, embobecidos con la falacia de arreglar lo que no tiene arreglo”.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Gladys Linares

Gladys Linares. Cienfuegos, 1942. Maestra normalista. Trabajó como profesora de Geografía en distintas escuelas y como directora de algunas durante 32 años. Ingresó en el Movimiento de Derechos Humanos a fines del año 1990 a través de la organización Frente Femenino Humanitario. Participó activamente en Concilio Cubano y en el Proyecto Varela. Sus crónicas reflejan la vida cotidiana de la población.

Los comentarios de Disqus están cargando....