Ángel Santiesteban: “Las redes sociales van a tumbar al régimen”

Ángel Santiesteban: “Las redes sociales van a tumbar al régimen”

En su domicilio, ubicado en el Vedado capitalino, el escritor y opositor cubano nos habla sobre su vida, obra y el contexto político que atraviesa Cuba

LA HABANA, Cuba. – Existe la errónea creencia de que para navegar con suerte en el mar de la oposición política cubana, es mejor si se tiene el respaldo de una carrera intelectual o artística. El reconocimiento, la visibilidad, el haber estrechado ciertas manos supone, para algunos, la posibilidad de que los represores hagan la vista gorda o castiguen con mano de terciopelo a ciertas figuras, ayer importantes, para que no contribuyan con su nueva condición de perseguidos a desmantelar la falsa imagen que se tiene de Cuba en la arena internacional.

Hay quienes creen que las personas de renombre pueden criticar libremente, y que para callarlos la policía política no recurre a palos y encierros. Pero basta con conocer la historia del escritor Ángel Santiesteban para entender que la represión del Estado cubano puede actuar hasta las últimas consecuencias, sin hacer distinciones entre los ciudadanos.

En la intimidad de su domicilio, ubicado en el Vedado capitalino, Santiesteban recibió al equipo de CubaNet para conversar sobre su vida, su obra y el contexto político que atraviesa la Isla, incluyendo el rol de la oposición cubana en las actuales circunstancias. El autor de “Dichosos los que lloran” (Premio Casa de las Américas, 2006) se ha convertido en uno de los opositores más tenaces del régimen cubano, cuyos excesos ha denunciado en su blog “Los hijos que nadie quiso”, activo desde el año 2008.

Acerca del aumento de la represión en Cuba, Santiesteban considera que se trata de un mecanismo empleado por el gobernante Miguel Díaz-Canel para legitimarse en el primer año de su gobierno como un mandatario de mano dura, merecedor de la confianza de Raúl Castro, quien le dejó una situación económica y social en extremo convulsa cuando decidió abandonar el poder en 2018. Asimismo, comparte la opinión de que el castrismo se tambalea; por tanto, este sería el momento propicio para lograr un máximo de presión internacional que impida se siga postergando el estado de derecho que tanto anhelan los cubanos.

Su visión política se inclina a favor de las medidas implementadas por la Casa Blanca para aislar a un régimen acusado de exportar represión a toda América Latina con el objetivo de desestabilizar la región a partir del viejo e inoperante discurso del anticapitalismo. En este sentido, Santiesteban alega que las dictaduras actuales solo pueden ser derrotadas mediante la presión internacional conjunta, y cuestiona la denominada “posición común” de la Unión Europea hacia Cuba, que cubre con un manto de impunidad las constantes violaciones del totalitarismo antillano a las garantías civiles de su pueblo.

Con respecto al cambio en la Isla, opina que no hay tiempo que perder y la estrategia de Donald Trump marca el camino para alcanzar resultados concretos. La alternativa que llegó de la mano de Barack Obama y aún se mantiene como parte de la agenda demócrata para el futuro, pudiera o no dar frutos a largo plazo, puesto que aboga por la penetración económica lenta. Sin embargo, el curso demorado de ese hipotético triunfo no sería justo para generaciones de cubanos que llevan años luchando, desde diversas plataformas, por la absoluta libertad y el respeto a los derechos humanos dentro de la Isla. Para muchos de ellos el reloj ya marca en reversa, y no creen que valga la pena esperar.

Sobre el estado de la cultura tras la puesta en vigor del Decreto 349, Santiesteban ha sugerido que los artistas e intelectuales se encuentran divididos entre la hipocresía de mantenerse dentro de los límites impuestos por el régimen y el valor de asumir una postura de confrontación, con todos los riesgos que ello implica. “Sumarse a la oposición es un acto de conciencia”, asegura, a la par que reconoce que jamás ha alentado a sus colegas -ni siquiera a los más contestatarios- a engrosar las filas de la disidencia política; una decisión que para él mismo ha representado un elevado costo personal, desde exclusión y acoso hasta encarcelamiento.

Gracias a la obstinada represión en su contra, Ángel Santiesteban se ha llevado la enorme satisfacción de actuar según sus principios, sin arredrarse jamás. Como alternativa a la hegemonía oficialista de la UNEAC, ha fundado junto a otros colegas el Club de Escritores y Artistas de Cuba (CEAC), cuyo objetivo es proteger a los escritores y artistas cubanos independientemente de su ideología, insertándolos en un espacio de confianza, netamente cultural.

Su pasión como escritor y opositor ha confluido en el guion del filme “Plantados”, que actualmente se rueda en Miami bajo la dirección del realizador Lilo Vilaplana. La oportunidad de revisitar la historia de cientos de presos políticos que no aceptaron los chantajes de la dictadura cubana y se mantuvieron firmes en su credo, soportando toda clase de torturas y humillaciones, ha fortalecido el pensamiento político de este autor controversial que se ha adentrado, desde su narrativa, en la profunda oscuridad de una revolución que se vistió de luces para engañar al mundo.cuba ángel santiesteban escritor escritores cubanos cubano literatura independiente censura UNEAC plantados película guión guionista

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]