Los cubanos y el ardid de fingirse opositor para entrar a EEUU

Los cubanos y el ardid de fingirse opositor para entrar a EEUU

Son los que más tarde retornan a Cuba para tomarse un mojito en el hotel Manzana, porque está de moda, o simplemente se toman “la Coca-Cola del olvido”

cuba cubanos asilo político opositor EEUU méxico frontera
Cubanos en la frontera entre México y EEUU (EFE)

LA HABANA, Cuba. – “Soy un perseguido político” es la fórmula que le abrió y aún le abre las puertas de los EEUU a muchísimos cubanos que hoy viven del “lado de allá” o esperan en algún centro de detención en la frontera por el otorgamiento de un estatus de “refugiado” pero que, en realidad, mientras vivieron del “lado de acá” jamás nadie les vio protestar ni siquiera entre dientes contra el gobierno.

No estoy seguro sobre cuál es la cifra real de tales “neoperseguidos” que han logrado engañar a las autoridades migratorias del país norteño pero estoy convencido de que debe ser una cantidad considerable, teniendo en cuenta que es uno de los argumentos más escuchados en los reportajes periodísticos y notas de prensa que abordan el tema de la migración cubana en los últimos meses, después que fuera eliminada por Barack Obama aquella ley de “pies secos, pies mojados”.

Lo cierto es que veo los rostros y leo los nombres de algunos “indignados” con las nuevas medidas migratorias que les fastidian el juego y, por más que busco en la prensa alguna vieja noticia donde aparezcan como encarcelados o acosados por la policía política, no logro dar con ninguna donde estén ni siquiera aludidos en las notas puntuales que suelen publicar las organizaciones opositoras o aquellas que documentan y dan seguimiento a cada uno de los casos.

Con la excepción de los verdaderos activistas y periodistas que todos conocemos, en peligro real, el resto son un gran invento, y la culpa, en buena parte, es de aquella anterior legislación que no exigía profundizar en la indagatoria sobre quién es quién y para la cual cubano era igual a perseguido o víctima, un error que permitió durante años pasar “gato por liebre” y el resultado ha sido lamentable.

Perseguidores arrepentidos de su pasado pero solo cuando les estampan el visado o les aseguran una manutención de por vida al interior de las “entrañas del monstruo”, exdirigentes del Partido Comunista, exmilitares, exoficiales de la policía. Directivos que fueron “hacha y machete” en eso lanzar huevos a la “gusanera” de la embajada del Perú, o quitando estímulos salariales si un trabajador no iba a la Marcha del Pueblo Combatiente o expulsando de su plaza a un obrero o estudiante porque el aval del Comité de Defensa de la Revolución denunciaba que no hacía la “guardia cederista” o no asistía al “trabajo voluntario”.

“Cuentapropistas” que hicieron su fortuna portándose bien con el jefe del sector de la policía o que le negaban entrevistas a los medios independientes, o que incluso los injuriaban por usar una foto de su negocio en algún reportaje,  porque eso lo podía perjudicar en su aventura de ganar y ganar dólares para comprar su boleto a Miami.

También fugaces periodistas independientes de una ingenuidad apabullante, que de pronto descubren que el ejercicio diario de su profesión no es un lecho de rosas y a la menor amenaza corren a buscar refugio despavoridos y hasta activistas y artivistas que a la primera detención entran en pánico como si no se hubiesen esperado tal reacción represiva o de censura. ¡Señor, señora, usted no estaba en Suecia sino en Cuba!

El más claro ejemplo son aquellos cientos, quizás miles, de los cuales leímos sus nombres en la prensa independiente y que, luego de pisar suelo norteamericano y obtener algún estatus como residente o ciudadano, jamás volvimos a saber sino por sus publicaciones en Facebook o Instagram, ya celebrando las mejores navidades de sus vidas, vacacionando en Disneyland y hasta en Varadero o Cayo Coco (lo cual hacen con suma discreción), disfrutando de una inútil y prolongada beca en tal o más cual universidad o, en el mejor de los casos, reclamando más coraje y sacrificios a los que quedaron atrás en el infierno insular por no ser capaces de luchar o rebelarse contra el demonio.  El que empuja no se da golpes.

Más allá de que esos “neoperseguidos”, incluso con lágrimas en los ojos, puedan alegar la pérdida de algún negocio en la isla y el desamparo legal que les impide reclamar su devolución, las malas condiciones de vida o la falta de oportunidades como simples ciudadanos sin privilegios políticos o el mero hartazgo ideológico, ingredientes de cualquier régimen totalitario de izquierda, en realidad son personas que, por no haber estado vinculadas a ninguna actividad opositora o disidente, sus vidas ni las de sus familiares corren ni corrieron ningún tipo de peligro.

El ardid de fingirse opositores, incluso aliarse solo por una cuantas semanas a algún grupo disidente cubano o hacer un poco de periodismo independiente con el único objetivo de crearse un pequeño “historial” que les facilite emigrar ha sido una constante en el flujo de cubanos hacia los EEUU, lo cual no solo ha llegado a dañar y molestar a esa comunidad cubana en el exilio que entre los años 60 y 80 tuvo un componente ciertamente político sino que, además, ha repercutido negativamente en la imagen de aquellos grupos que, al interior de la isla, y desde diversas tendencias políticas, han tenido una aptitud opuesta a tales engaños y oportunismos.

Si bien es cierto que es muy doloroso ver cómo cubanos y cubanas lo han perdido todo, incluso hasta la vida, en su tránsito por Centroamérica o en altamar intentando empezar de cero en una tierra de oportunidades, también lo es ver cómo muchos de los que logran pasar a los EEUU mediante la representación teatral de un papel de víctima o perseguido más tarde retornan a Cuba para tomarse un mojito en el hotel Manzana, porque está de moda, o simplemente se quedan en la “Yuma” y se toman a conciencia “la Coca-Cola del olvido”. A todos esos deberían retornarlos.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]