Cuba: Corrupción y descontrol en el cobro de la electricidad

Cuba: Corrupción y descontrol en el cobro de la electricidad

Residentes en reparto habanero de Santo Suárez denuncian que sus cuentas quizás han sido duplicadas y exigen que sus metrocontadores sean revisados

(Foto de la autora)

LA HABANA, Cuba. – La Unión Eléctrica de Cuba anuncia la “eliminación de forma gradual” a partir del próximo 1o de septiembre en la provincia de Granma del “cobro de servicio eléctrico en el hogar”, y algunos usuarios acaban de descubrir en Santo Suárez, La Habana, que sus cuentas quizás han sido “duplicadas”, por lo que exigen que sean revisados sus metrocontadores y que se les devuelva el dinero.

Uno de los clientes de la empresa eléctrica que espera en la oficina de cobro situada en Rabí y Enamorados ha ido con los recibos de los últimos cuatro meses y ofrece a quien quiera escucharlo el análisis de su situación.

“En julio no estuve en la casa por el día, así que no usé ni ventiladores, ni el televisor, ni la cafetera, ni arrocera (…) cuenta me llegó ahora en agosto de 408 pesos con 60 centavos”, indica el hombre. La factura llega en agosto porque es cuando se paga la lectura de julio.

“En marzo fueron 95,60 y en la lectura siguiente, del 28 de abril, fueron 201,60; en la del 5 de mayo 304,20. He ido aumentando de cien en cien, pero la de julio es la que veo excedida. Mi consumo en esta época del año, normalmente, era 95 a 150 pesos”, asegura el usuario.

Según dice, hasta el momento no había presentado la queja porque “uno va asumiendo que porque hace calor la cuenta puede subir”, pero lo que despierta sus sospechas fue la historia que le hizo su vecina.

“Mi vecina vive con lo elemental y le llegó 99 pesos. Cuando vino a reclamar, sin mandarle a un inspector ni nada, reconocieron amablemente que hubo un error de 38 pesos”, los cuales fueron devueltos.

Ninguno de los presentes le encuentra explicación.

Otro desconocido se pregunta en el mismo portal de Rabí y Enamorados: “¿Cómo es posible eso si los recibos vienen impresos y están guardados en una máquina?”, o sea, son digitales.

Otro se pregunta: “¿Cómo llegué a 500 pesos si desde enero estamos mi esposa y yo solos en la casa. Mis dos hijos se fueron del país, yo trabajo todo el día, cambiamos el aire acondicionado por un Split para bajar el consumo”, y ahora tiene más motivos para dar el “escándalo”.

Enseguida otros que han ido con el mismos “problema” empiezan a especular sobre si “están siendo duplicados los recibos”, porque “se supone que en la máquina esté lo mismo que el cobrador leyó”.

La conversación que se suscitó entre los clientes de la empresa eléctrica fue delante de las cobradoras, por lo que a ninguno de los presentes les fue devuelto el dinero y fueron enviados para sus casas a la espera de un inspector. La solución inmediata fue que ellos mismos debían leer el metrocontador diariamente.

Ninguno de los inspectores y cobradores de la corriente consultados sobre las dudas que generó el suceso en la oficina de cobro en Santo Suárez tuvo explicación sobre el tema. Los comentarios estuvieron siempre en función de los clientes.

“La gente siempre está en las mismas”, dijo un inspector que hace la lectura en Cerro. “En el verano el consumo sube y nadie quiere asumirlo, así que eso debe ser mentira”, pero todos en la ciudad saben que uno de los negocios que más dividendos trae a sus trabajadores es el cobro de la electricidad.

La Agencia Cubana de Noticias (ACN) señala que el cobro digital contempla la utilización del “cajero automático, el celular (con la aplicación Transfermóvil), el correo, el banco y las ventanillas en las unidades habilitadas para ellos para pagar sus cuentas”, que estarán, además, “en las instalaciones del servicio depost (pago mediante la tarjeta magnética) en las sucursales de la empresa”, una prestación que se mantiene con el “sistema caído” en casi todas las TRD Caribe en que ha sido utilizado, pero que la empresa eléctrica asegura que implementará con éxito.

Entre las preocupaciones de los clientes de Rabí y Enamorados sobre la noticia de la digitalización del sistema saltaban a la vista dos cuestiones: “¿Quién va a controlar eso?” y ¿a quién harían responsables de los errores?”, cada vez más frecuentes, que se cometían con el consumo eléctrico.

Otro inspector consultado, pese a traicionarse a sí mismo, hace preguntas y llega a una conclusión: “¿por esa zona no hay ninguna paladar ni ninguna casa de renta, verdad? Porque a esa gente es a la que se le saca. El que hizo eso es un chapucero”, sostiene el hombre, que, de alguna manera, demuestra que no vale digitalización ni modernización del sistema de cobro de electricidad en Cuba si los inspectores que ha generado sistema son corruptos y no tienen miedo de serlo.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]