Cien Mentiras de Fidel Castro (XIII)

Cien Mentiras de Fidel Castro (XIII)

Castro ha arruinado la isla. Su deseo egoísta de dominar a los cubanos no les ha permitido prosperar y alcanzar su potencial

Fidel Castro; Cuba;
Fidel Castro (Foto: Reuters)

MIAMI, Estados Unidos. – ¿Por qué llamo a este tema “Cien Mentiras de Fidel Castro”? Porque él afirma lo contrario de lo que piensa, disfraza su pensamiento haciendo que sus pronunciamientos parezcan otra  cosa. Porque falsifica lo prometido quebrantando su palabra. De él podemos decir que “Miente más que habla”.

A fin de comprender las acciones de Castro, es necesario entenderlo como lo que  realmente es, no como la gente quiere que sea. Es un hombre con dos caras, una es la cara de un revolucionario que promete prosperidad, democracia y la restauración de la Constitución cubana de 1940. La otra es la cara de un mentiroso que dice y promete cualquier cosa con objeto de permanecer en el poder de por vida.

Las siguientes infames mentiras fueron utilizadas por Fidel Castro para engatusar al pueblo cubano, para más tarde traicionar los verdaderos principios de la revolución convirtiendo la isla en un satélite de la Unión Soviética.

92. “Llego a la conclusión, sin chovinismo alguno, de que Cuba cuenta con el mejor servicio médico del mundo, y es importante que tomemos conciencia de ello, ya que es punto de partida de lo que deseo exponer (…) Optaron finalmente por la mejor variante, ir en primer lugar al consultorio, donde los atendía un joven médico que se preparaba en cursos teóricos y prácticos de seis años diseñados con esmero por profesores eminentes (…) Ni un solo instante la Revolución abandonó el esfuerzo de reparar, adaptar o construir nuevos policlínicos y casas de consulta” (Reflexión, septiembre 24 de 2008).

El mito del régimen castrista sobre el éxito del sistema de atención médica cubano es  desmentido por el artículo “Reexaminando el sistema de atención médica cubano”, y el informe escrito por la Dra. Hilda Molina, sacado de la isla de contrabando.

La autora, profesora de la Universidad de Oklahoma, Katherine Hirschfeld, pasó nueve meses en la isla viviendo con una familia cubana y entrevistando a médicos de familia, médicos especialistas, trabajadores sociales, enfermeras y pacientes como parte de su investigación.

La Dra. Hilda Molina, exmiembro de la Asamblea Nacional de Cuba, es una de las científicas más destacadas de Cuba. Ella rompió con el régimen  sobre el tema de la  segregación médica, la negación de atención médica y medicinas a los cubanos, mientras que los mismos servicios se brindan a pacientes extranjeros que pagan en dólares. La Dr. Molina es fundadora del Centro Internacional para la Restauración Neurológica de La Habana. El artículo de la Dra. Hilda Molina “Cuban Medicine Today”, fue sacado de contrabando de la isla y publicado por el Centro para una Cuba Libre el 28 de diciembre de 2004.

Los cubanos estaban tan indignados por las mentiras sobre los centros médicos del país -repetidas en la película de Moore “Sicko”- que arriesgaron sus vidas usando cámaras ocultas para filmar las condiciones reales en auténticos hospitales cubanos, un esfuerzo por alertar al mundo sobre sus verdaderas condiciones. Con un riesgo enorme, dos horas de imágenes impactantes, a menudo repugnantes, se obtuvieron con pequeñas cámaras ocultas y se llevaron de contrabando al sitio web de George Utset en el exilio cubano “The Real Cuba, Free Healthcare?”. La persona que asumió la mayor parte de los riesgos durante el rodaje y el contrabando fue el disidente cubano Darsi Ferrer, doctor en medicina.

Servicios uso de los visitantes (izq) y Cuarto de Rayos-X de un hospital de Cuba (Foto: The Real Cuba)

Bajo el monopolio del régimen castrista sobre el sistema de salud, el estado asume el control total. Los cubanos promedio sufren largas esperas en hospitales públicos, mientras que muchas tecnologías y servicios están disponibles solamente a la élite del partido comunista y “turistas de salud”, extranjeros que pagan en moneda dura. Por otra parte, el acceso a tales rudimentarias medicinas como los antibióticos y aspirina pueden ser limitadas y los pacientes, a menudo, deben traer sus propias sábanas y mantas durante la hospitalización.

93. Cuando los huracanes Gustav e Ike azotaron a Cuba, los Estados Unidos ofrecieron $6,3 millones en ayuda de socorro a Cuba. La respuesta oficial del régimen castrista fue: “Nuestro país no puede aceptar una donación del gobierno que nos bloquea, aunque está dispuesto a comprar los materiales indispensables que las empresas norteamericanas exportan a los mercados, y solicita la autorización para el suministro de los mismos, así como de los créditos que son normales en  todas las operaciones comerciales.

Si el gobierno de Estados Unidos no desea hacerlo definitivamente, el de Cuba solicita que al menos lo autorice durante los próximos seis meses, en especial, si se  toman en cuenta los daños ocasionados por los huracanes Gustav e Ike, y que aún  faltan los  meses más peligrosos de la temporada ciclónica.”

Castro también dijo: “Es obvio que el gobierno de ese poderoso país no puede comprender que la dignidad de un pueblo no tiene precio (…) Se equivocan rotundamente los que en nuestro país se disgusten por ello” (Reflexiones, Cubadebate, Septiembre 16 de 2008).

Carlos Gutiérrez, Secretario de Comercio de los Estados Unidos, respondió que levantar el embargo, aunque fuese temporalmente, requería la aprobación del Congreso, y en entrevista telefónica con The Miami Herald el lunes 22 de septiembre dijo: “Es difícil  entender, muy difícil, cómo ponen la política por encima del sufrimiento.”

Daños causados por el huracán Ike en Baracoa (Foto: AFP)

Según Castro, la dignidad es más importante que la ayuda a los víctimas cuando estas más lo necesitan. La última cosa en su mente era el bienestar del pueblo cubano. Su verdadera   intención era la de usar los desastres causados por los huracanes como una oportunidad para extraer concesiones del gobierno de Estados Unidos, tales como la suspensión del embargo comercial y la autorización de préstamos y líneas de crédito que no serían pagados, al mismo tiempo que el régimen no hacía concesión alguna.

94. “En la tarde de ayer, mientras analizaba detenidamente el discurso de Obama en la Universidad musulmana de El Cairo, llegaron despachos de las agencias de noticias con la extraña información de que dos personas jubiladas de más de 70 años de edad fueron arrestadas bajo la acusación de haber espiado durante 30 años para el gobierno de Cuba (…) Las personas acusadas son Walter Kendall Myers y su esposa Gwendolyn Steingraber Myers (…) ¿No les parece a todos bien ridícula la historieta del espionaje cubano?” (Reflexiones, Cubadebate, junio 6 de 2009).

Kendall Myers, exanalista de inteligencia del Departamento de Estado, después de declararse culpable en noviembre de 2009, fue condenado en Julio de 2010 a prisión  perpetua y su esposa fue sentenciada cerca de siete años por espiar y pasar información sensible de inteligencia de Estados Unidos durante más de 30 años al régimen castrista. La pareja se reunió con Fidel Castro durante la celebración de año nuevo en 1995 en un viaje a Cuba y recibieron medallas por su trabajo del servicio de inteligencia del régimen.

El régimen castrista ha mantenido su hostilidad hacia los Estados Unidos durante más de medio siglo, haciendo uso de secuestro, chantaje, tráfico de drogas, lavado de  dinero, etc., para alcanzar su objetivo de dañar los intereses de Estados Unidos.

95. “El odio del Estado de Israel contra los palestinos es tal, que no vacilarían en enviar al millón y medio de hombres, mujeres y niños de ese país a los crematorios en los que fueron exterminados por los nazis millones de judíos de todas las edades (…) La cruz gamada del Führer, pareciera ser la bandera hoy de Israel”, (Reflexiones de Fidel, Cubadebate, junio 10, 2010).

Castro, en vida, fue un antisemita de pies a cabeza. Desde 1973, año de la guerra de Yom Kippur, ha estado lanzando diatribas contra Israel, incluyendo acciones militares como la intervención de sus tropas para defender Damasco contra Tsahal (Fuerzas de Defensa de Israel). Acciones como el entrenamiento de terroristas palestinos en Cuba y la publicación de la tesis doctoral de  Mahmoud Abbas, cuyo tema es las supuestas relaciones entre el sionismo y el nazismo (la portada del libro muestra juntos la estrella de David y la esvástica). En las Naciones Unidas, en 1975, el régimen apoyó la resolución que equiparaba el sionismo con el racismo. En la conferencia de Durban, en el año 2000, presionó para equiparar el sionismo con el racismo. Su régimen siempre ha condenado a Israel en el Consejo de derechos humanos de la ONU en Ginebra.

Fidel Castro y Yasser Arafat en La Habana, diciembre de 1974 (Foto de archivo)

La gran mayoría de la comunidad judía abandonó Cuba; de los 15 000 judíos que vivían en la isla en 1959, solo 1 200 permanecen. Alrededor del 92% se fueron después de que el régimen les quitó sus negocios y propiedades, por los límites impuestos a la libertad de religión y el respaldo al odioso antisemitismo como resultado de sus proclamas vergonzosamente proárabes y antisionistas.

96. En entrevista con Jeffrey Goldberg de la revista Atlantic, publicada el 7 de septiembre de 2010, Castro dijo: “No creo que nadie haya sido calumniado más que los judíos (…) los judíos fueron expulsados de su tierra, perseguidos y maltratados en todo el mundo, como los que mataron a Dios (…) Creo que su cultura y religión los mantuvo juntos como una nación. Los judíos han vivido una existencia que es mucho más dura que la nuestra. No hay nada que se compare con el Holocausto.”

Este “nuevo” Castro, amigo de los judíos, es el mismo que en su “reflexión” del 10 de junio de 2010 hizo una declaración antisemita indignante. ¿Podemos creer en la sinceridad de Castro? Por supuesto que no, se sabe que dice todo y su opuesto, utilizando trucos dialécticos. Castro ahora se retracta de todas las diatribas que él ha lanzado desde 1973.

Esto es lo que Mary Anastasia O’ Grady del Wall Street Journal, piensa de las declaraciones de Fidel Castro denunciando el antisemitismo: “¿Qué creíble es un hombre cuya revolución casi destruyó a la pequeña comunidad judía de 15 000 personas en Cuba, y que se pasó los últimos  50 años apoyando el terrorismo de la Organización de Liberación Palestina, Siria, Libia e Irán? (…) ¿Y cómo explica Castro lo de Venezuela, donde los agentes de inteligencia cubanos manejan las cosas, Irán es un aliado y el antisemitismo ha sido una política de estado en los últimos años?” Su comentario da justo en el blanco.

97. El 8 de septiembre de 2010, Jeffrey Goldberg, editor en jefe de la revista The Atlantic, publicó la entrevista con Fidel Castro que tuvo lugar la semana anterior, en la cual le pregunto sobre la vigencia del sistema económico cubano, a la cual Castro replicó: “El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros.”  ¿Cuántos cubanos en los últimos 60 años han sufrido lo indecible por decir lo mismo que acaba de decir Fidel Castro? Los cubanos están dispuestos a arriesgar sus vidas navegando en balsas improvisadas para escapar de la isla del Dr. Castro. Los únicos que creen  en este mentiroso consumado son los simpatizantes a los que les han lavado el cerebro y los llamados “progresistas”. Castro ha arruinado la isla. Su deseo egoísta de dominar al pueblo cubano, no le ha permitido a este prosperar y alcanzar su potencial. La lucha diaria que los cubanos tienen que pasar para vivir sus vidas es increíble. Él estuvo equivocado todo el tiempo. Su experimento con la política económica marxista-leninista ha sido un fracaso absoluto.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]