Café en “moneda dura” desaparece de red comercial

Café en “moneda dura” desaparece de red comercial

Según especialista, el fallo está en el proceso de despulpe, lo que provocó que desaparecieran el Serrano, Cristal Mountain, Turquino y Cubita

LA HABANA, Cuba. – Apenas hay café. No hablamos del polvo mezclado con chícharo (guisantes secos) denominado ¡Hola!, que lo dan normado una vez al mes a mayores de 7 años. Al menos en La Habana, la población se queja por la falta de Café Serrano, Cristal Mountain, Turquino y Cubita; y porque tienen que trasladarse fuera de sus municipios para encontrar las marcas Regil, Caracolillo, Arriero e Indiana, entre otras, en las tiendas recaudadoras de divisas TRD Caribe, Panamericanas y Habaguanex S.A., donde únicamente se adquiere en dólares.

La empresa estatal Cuba-Café, lo comercializa en diferentes formatos y gramajes. Los más comunes son de 115, 250, 500 y 1000 gramos, que son vendidos entre 1.75, 3.75, 6.00 y 14.75 dólares respectivamente. Pero la escasez ya se nota en surtido y variedad, de modo que es un problema para los hogares cubanos garantizar la coladita mañanera. También por el comercio desleal que impone el gobierno, como es el caso de poner en la red de mercados los paquetes de café de 1 kilogramo, que valen de 12 a 14.75 dólares, dejando al consumidor sin opciones de compra.

Antes de 1959, dos familias isleñas, Souto y Bascuas, distribuían en el país casi todo el café cubano: “El Café Souto” y “El Café Pilón”. En las tiendas y bodegas se garantizaba el paquetico de cinco onzas para la coladita diaria. Mientras que ahora todo un andamiaje complicado se ocupa de su comercialización y no garantiza el mínimo de surtidos, a pesar de ser un producto nacional.

La Corporación Cimex del Consejo de Estado, rectora del sistema de tiendas Panamericanas, para suplir parte del déficit de café nacional ha introducido el café Tradicional molido y otro llamado Mezcla, a un costo de 3.70 pesos convertibles (equivalente al dólar) importado de España, en formatos de 250 gramos, procedentes de la cadena de Supermercados Alcampo S.A. La compañía cubana ingresa divisas frescas en un producto de baja calidad, pero lo hace a cuenta del cubano de a pie, en más 200% del valor original para compensar su desbalance financiero.

Este reportero realizó un recorrido por tiendas y mercados de la capital cubana. Visitamos los mercados La Puntilla, Carlos III, la Época, Yumurí, Ultra, Harris Brother, El Mercado del Focsa, así como diferentes tiendas de la calle Obispo, Neptuno y Galiano. También, el Centro Comercial Boyeros y Camagüey, las licoreras del Hotel Habana Libre y del Hotel Nacional, la unidad comercial La Isla de Cuba, en la calle Monte, y el café El Escorial, en la calle de Los Mercaderes, en La Habana Vieja.

Mercados Ultra y La Época

En el mercado Ultra, de la calle Reina, la vendedora dijo que hace más de un mes no hay café cubano:

-Estamos vendiendo café instantáneo Nestlé, procedente de México; no sabemos qué está pasando. Dicen que la cadena distribuyó café español, pero aquí no ha llegado. Es una locura, la gente sale muy disgustada, no entienden que falte el café cubano.

En el mercado del Edificio Focsa, la empleada facilitó alguna información sobre el café importado de España (no se permite hacer fotos allí) y manifestó, bajo condición de anonimato:

-Hace unos días estamos vendiendo este café en formato de 250 gramos por el importe de 3.70 dólares, tiene menos calidad que las marcas cubanas. No sabemos qué pasa con el café cubano. No nos dicen nada. La necesidad hace que la gente compre este café, pero no tiene mucha salida.

En La Época encontramos una sola marca de café: El Indiana, tostado en grano, cosechado en la Sierra Cristal y envasado en formato de 1000 gramos, así como el café instantáneo colombiano Colcafé; en el mercadillo Los Fornos, de la calle Neptuno, y en la Harris Brother, de la calle Misiones, había Regil, con igual formato, pero molido. Mientras que en Carlos III y la Isla de Cuba, no había café cubano de ningún tipo.

La empleada de la unidad comercial TRD Caribe La Isla de Cuba, que prefirió no identificarse por ser trabajadora civil de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), sistema al que pertenece su establecimiento, comentó:

-Llevamos más de un mes sin café cubano en nuestras estanterías. La gente busca el Serrano, el Turquino o el Cubita, son las mejores marcas. Aquí no hay de ningún tipo. Yo compré Regil en un mercadito de la calle Obispo, creo que le dicen Lluvia de Oro, y le quedaban poco. Es el que mejor se puede tomar, porque el Caracolillo se perdió…

Hasta el 2016 no habrá mejorías

Era de esperar que disminuyera la distribución del café en el país. Hace cerca de 25 años, la producción ha disminuido, a punto de que la cosecha de 2012 fue la peor en más de un siglo, con apenas 4 mil toneladas el grano. Los medios locales lo comentaron el pasado junio y a nivel internacional hicieron eco las declaraciones de Elexis Legrá, directivo del Ministerio de la Agricultura al semanario económico “Opciones”, al decir que la Isla produjo 6.105 toneladas de café en la última cosecha 2013-2014, lo que representó el 98 % del plan previsto, cantidad que no cubrió la demanda interna anual que se sitúa en 24.000 toneladas.

Según el especialista, se incumplió con el proceso de despulpe, lo que provocó que sólo pudo catalogarse como primera calidad el 45 % del café recolectado y procesado. También dijo que el primer impacto del programa de recuperación cafetalero será palpable en el año 2016 cuando se esperan acopiar más de 12.000 toneladas distribuidas en 710.349 hectáreas.

En un trabajo publicado por Cubanet a principio de este año (Cuba importa 40 millones de dólares en café), este reportero señaló:

“… Grupos empresariales Cuba-Café y Agricultura de Montaña (GEAM) engañan al pueblo, al sostener que producirán 22 mil toneladas de café para el 2015, así como que tendrán crecimientos de 28 mil a 30 mil toneladas anuales en los años subsiguientes; esto aun cuando poseen más de 135 mil hectáreas de tierras dedicadas a este cultivo”.

Ya comenzó la cosecha del 2014-2015 en las serranías de las provincias orientales (Holguín, Guantánamo, Santiago de Cuba y Granma). En el centro (Sancti Spíritus y Cienfuegos) se preparan las condiciones para la arrancada por la maduración temprana del fruto. Esperemos que se despulpe el 100% del grano, aunque se sabe que no se alcanzaran las 12 mil toneladas, pues dicen que podrán llegar a esa cifra en el 2016.

Mientras llegan los buenos tiempos, muchos habaneros, para aliviar sus dolores de cabeza (literalmente, en algunos casos) y tomarse el típico buchito de café, van al Café el Escorial a comprar sus coladitas, único lugar en La Habana donde comprar el grano tostado, entero o molido, calidad Serrano o Extra Turquino. Eso sí, en “moneda dura”, la que no paga el Estado ni en subsidios ni en salarios.

ernestogardiaz@gmail.com

[fbcomments]