Se superan las trabas: cádaver de cubano asesinado en México llegará esta semana a Cuba

Se superan las trabas: cádaver de cubano asesinado en México llegará esta semana a Cuba

Cuando el cuerpo de Osmani llegue a Cuba, una funeraria lo trasladará por carretera desde el Aeropuerto José Martí, en La Habana, hasta Velasco, Holguín

CIUDAD JUÁREZ, México.- Tuvieron que volver a avisar: esta vez llegará, aunque aún no saben en qué condiciones. Algunos de sus familiares ya habían iniciado la semana pasada su viaje en tractor hacia Velasco, Holguín, para despedirse, celebrar su vida e intentar cerrar su duelo por quien murió asesinado en la última frontera de un sueño. Pero al ataúd de Osmani le pusieron más trabas en la Embajada de Cuba en México y no pudo tomar el avión el pasado miércoles.

Kenia Beatriz, su viuda, sabe que no puede viajar de nuevo, por más de catorce horas, a La Habana, para recibir a quién compartió veinte años de amor con ella: ya no tiene más dinero. Finalmente, el ataúd que lleva a su esposo asesinado superó las trabas de la Embajada de Cuba en México, y regresará este martes a Cuba.

Intenta no caerse de nuevo en la tortura que se ha convertido poder cumplir con el clamor de los padres octogenarios de su esposo, que desean verlo por última vez.

“Nos están volviendo locos (en la Embajada de Cuba)”, afirma a CubaNet Kenia Beatriz Trujillo Leyva, de 39 años, viuda del migrante cubano asesinado en Ciudad Juárez hace más de un mes.

La Fiscalía General de Justicia del Estado, en Ciudad Juárez, que asumió todos los gastos del retorno de Osmani tras la negativa de Cuba, superó los últimos obstáculos de la embajada cubana que surgieron cuando el ataúd del migrante isleño asesinado había sido trasladado de Juárez a la Ciudad de México, rumbo a La Habana, según informó a CubaNet.

Este martes 27 de agosto el féretro con Osmani Baldermira Pavón llegará a La Habana, tras haber permanecido por una semana varado en el sistema de refrigeración de una funeraria de la capital de México. La estancia había sido pagada por la Fiscalía de Juárez mientras se intentaban solucionar los requerimientos de Cuba, que aumentaban cada vez que se superaba un obstáculo.

Si el migrante cubano hubiera estado vivo le hubieran considerado un vendepatria o traidor por haber intentado, sin suerte, llegar a Estados Unidos y acabar deportado a Cuba, sin costo alguno, en uno de los aviones de la Policía Federal de México, como les ha ocurrido a más de mil cubanos en este año.

Ahora, sin saber bien cómo está por dentro, Osmani llegará a Cuba en un ataúd, tras haber permanecido por más de un mes en el Servicio Médico Forense (Semefo) de Ciudad Juárez. Así comenzó la odisea de una familia destrozada por el dolor de su ser querido, asesinado en México, que no contaba con los recursos económicos para retornarlo a su tierra, pero que conmovió con su lucha y determinación.

Cuando Osmani llegue a Cuba, una funeraria lo trasladará por carretera desde el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana hasta Velasco, Holguín, donde nació hace 40 años.

Las autoridades cubanas aseguran que el aeropuerto de Holguín no admite cadáveres, aunque en la anterioridad se conocen casos de cubanos que murieron en misiones de Cuba en Angola y arribaron directamente hasta ese aeropuerto.

“Tengo miedo que de ese cuerpo después de tantas horas no llegue bien a nuestro país, que no lo podamos velar (…), ya que el camino es muy largo de La Habana a Holguín, son de doce a catorce horas y luego a Velasco”, implora la viuda de Osmani Baldermira Pavón en un vídeo de CubaNet.

“Por favor, ayúdennos, no nos pongan tantas trabas. Por favor, ya que un país no siendo Cuba nos ha ayudado tanto, por qué en mi país me ponen tantas trabas”.

Unos sellos de cera con la bandera de Cuba fueron incrustados en el ataúd de Osmani por la Embajada de Cuba: la misma que ya con el cuerpo trasladado de Ciudad Juárez a la Ciudad de México, y habiéndosele notificado previamente todos los trámites de la Fiscalía de Juárez para llevarlo a enterrar a Cuba, señaló que había que llevar el ataúd a otra ciudad mexicana, a Monterrey.

“El vice cónsul Ariel Orta nos ha asegurado que ya no van a acontecer más problemas, ya dieron todos los permisos. Nuestra misión es hacerlo llegar hasta Cuba, que la familia del migrante cubano no sufra más en esta agonía. Con toda seguridad estará llegando el martes a La Habana”, dicen fuentes de la Fiscalía, en Ciudad Juárez, entidad que se está haciendo cargo de todos los gastos para poderlo enterrar en su tierra.

Kenia Beatriz intenta preparar todo para recibir a su esposo: en medio del desgarrador dolor de haberlo perdido asesinado y la ilusión de volverlo a ver, aunque sea en un ataúd, y despedirlo dignamente en Velasco, Holguín.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]