El alto precio de la salud en Cuba

El alto precio de la salud en Cuba

La mala higiene y la falta de insumos predominan, mientras el dinero y los regalos pueden marcar la diferencia para acceder a algunos servicios

LA HABANA, Cuba.- “Tuve que pagar 20 CUC para que le hicieran un somatón (TAC) a mi madre, que fue diagnosticada con un tumor de pulmón. Normalmente me peloteaban (refiriéndose a trámites burocráticos) y me ponían muchas trabas, y los turnos se podían demorar meses en casi todos los hospitales que cuentan con este servicio. Un amigo que ya había pasado por lo mismo me puso en contacto con un técnico de un hospital de La Habana, al que pagué los 20 CUC, y en menos de 3 días todo se resolvió”, comentó a CubaNet Nereida López, una maestra cubana, que no quiso dar el nombre del hospital para no afectar a las personas que según ella la “ayudaron a resolver su problema, aunque le haya costado el salario de un mes”.

La falta de higiene es el mayor de los problemas, lo mismo en salones de operación de los hospitales como en consultas externas, o en el dentista. La suciedad y el abandono de las todas las instalaciones de salud es cada vez mayor; los centros sanitarios son focos de bacterias e infecciones, y la escasez de medicamentos ha creado todo un mercado negro para antibióticos de amplio espectro como el ceftriaxone (Rocephin).

“A mi hija de 15 años la operaron de apendicitis y cogió una bacteria en el salón de operaciones. Tuvo que ponerse en vena fuertes antibióticos que tuvimos que comprar por fuera (refiriéndose a el mercado negro) a dos CUC cada bulbo. Normalmente eso debería estar en el hospital, pero casi nunca hay porque se lo llevan y lo venden los mismos enfermeros”, denunció Alberto Tamayo, trabajador por cuenta propia.

Por otro lado, “los servicios de estomatología tienen su precio si quieres que te atiendan rápido y bien, (…) por ejemplo, un empaste puede costar cinco CUC; hacerte una prótesis dental unos 30 CUC, y un tratamiento de ortodoncia con los aparatos fijos incluidos puede tener un valor de hasta 100 CUC”, comentó para este diario Rosario Hernández, una ama de casa cubana que como muchos ha tenido que pagar por un servicio “gratis” en la Isla.

Para muchos médicos en Cuba llegar a fin de mes es todo un reto, los bajos salarios y los altos precios hacen la vida de los cubanos en general muy difícil e insostenible. Para algunos trabajadores de la salud los regalos de los pacientes son una ayuda preciada, y para otros, vender por detrás los servicios más difíciles de acceder es la única vía de escape.

“Los médicos somos personas iguales que cualquier cubano. Sufrimos las mismas necesidades, tenemos las mismas carencias y un salario que no alcanza, incluso podría decirte que peor que cualquier cubano, porque los médicos aquí somos esclavos del gobierno. Sobrevivimos prácticamente gracias a los regalos que nos traen los pacientes, lo mismo un racimo de plátano que un pomo de aceite, o un paquete de refresco. Cualquier cosa es bienvenida porque es algo menos que tenemos que comprar”, nos explicó Iván Días, un cirujano que en los años 90 aprendió albañilería para poder sobrevivir.

“Estoy en contra de los que venden los servicios que deberían ser gratis. Sé que es un fenómeno que está pasando desde hace tiempo, y que va en contra de la ética profesional que tenemos los médicos. Yo, por ejemplo, he terminado una guardia de 24 horas, operando, bajo mucho estrés, y he llegado a mi casa a descansar una o dos horas para salir a trabajar la albañilería, que me da mucho más dinero que la medicina. Pero lo que pasa es que amo mi profesión, y por eso no la dejo”, añadió Días.

Para muchos médicos salir a cumplir misión es la única vía de escape, de supervivencia. Sin embargo, otros como Iván, que salvan vidas todos los días, deben tener un oficio extra para poder comer. Pero existen quienes aprovechan la necesidad y las carencias para sacar provecho de medios o equipos a los que tienen acceso, aunque el mal estado de las instalaciones médicas y la higiene deja mucho que desear en la mayoría de estos decadentes lugares, en los que cada día se pone en juego la vida de los cubanos y su salud.

[fbcomments]