Villaclareño gana premio de poesía Digdora Alonso

Villaclareño gana premio de poesía Digdora Alonso

Luis Manuel posee ya varios de los más importantes laureles dedicados a la lírica en el continente latinoamericano

Luis Manuel Pérez-Boitel. Ganador del premio de poesía. Foto del autor

SANTA CLARA, Cuba.- El poeta remediano Luis Manuel Pérez-Boitel conquistó un nuevo lauro en la décima edición del anual Premio de Poesía en Cuba que convoca Ediciones “El Fortín”, de la ciudad de Matanzas, con el su poema titulado “El Libro de los Hijos de Lev”.

Luis Manuel posee ya varios de los más importantes laureles dedicados a la lírica en el continente latinoamericano, como el Casa de las Américas, Cuba (2002) y el Manuel Acuña, México (2013).

Apoyado esta vez en un texto muy antiguo del también rapsoda y exiliado José Koser, en el que apela al corazón (Lev) del padre hebreo muerto en un internado nazi, y contrapunteando con él de manera pausada, el jurado presidido por el poeta, diseñador y editor Rolando Estévez y secundado por los también poetas Luis Lexander Pita y María Cristina Martínez, decidieron por unanimidad dar el galardón a Pérez-Boitel y otorgar, además, 2 menciones “por su alto vuelo lírico y recorridos de la memoria íntima” a los trabajos intitulados “Rey Frijol”, de Laine Vilar Madruga (Ciudad de La Habana); y “Palabras de Canje”, de Erian Peña Pupo (Holguín).

El premio, que consiste en la publicación de un único poema de hasta 10 cuartillas, contó con la afluencia de más de una veintena de intelectuales y escritores consagrados de toda la ínsula, y continuará siendo un certamen ampliamente codiciado para los noveles y no tanto, aún residentes en la isla.

La popularidad y discreción de la poeta de la ciudad de los puentes —Digdora Alonso, llamada por muchos “la genuina”— por cuyo nombre optó el concurso, fue eclipsada por el oficialismo que prefirió a su contemporánea Carilda Oliver, dado el vínculo con el régimen y la admiración propalada en su obra a la figura iconoclasta de Fidel Castro.

Digdora, en cambio, nunca fue favorita de nadie, excepto de los lectores y poetas oriundos que la conocieron tarde —o tempranamente—, por la honestidad expresada sucintamente, sin compromisos políticos. Alonso fue divulgada muy pobremente antes de su deceso, y algunas editoriales se dieron a la tarea, como es el caso Lezama-Lima, de rescatar su obra.

El acto de premiación —y presentación de estas obras destacadas— tendrá lugar a finales del año, según oscilen las condiciones materiales del soporte estatal asignado al Instituto del Libro.

Pérez-Boitel resultó acreedor además del Premio de Poesía “Ámerica Bobia”, que convocó el pasado año la también matancera casa editora Vigía.

[fbcomments]