Ahmel Echevarría Peré recibe el Premio de Novela 2017 en La Cabaña

Ahmel Echevarría Peré recibe el Premio de Novela 2017 en La Cabaña

El galardón, instituido en 1999, es el más importante que se convoca anualmente

Ahmel Echevarría Peré (foto del autor)

LA HABANA, Cuba.- En la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, a las cuatro de la tarde de este viernes 17 recibirá el Premio Nacional de Novela Alejo Carpentier el escritor cubano Ahmel Echevarría Peré, en el marco de la Feria Internacional del Libro en La Habana. Y lo hará, durante su antepenúltima jornada, en la sala Nicolás Guillén, la más vasta de todas.

El galardón, instituido en 1999, es el más importante que se convoca anualmente y constituye un reto para los narradores del país, prestigiando por igual a conocidos y no tanto en el ámbito coloquial de las grafías.

Ahmel lo ha conseguido esta vez, pugnando con medio centenar de competidores en justa lid, con su obra “Caballo con Arzones”, la que antes mereció también el premio Dador para un proyecto en marcha desde el 2013.

El jurado, que estuvo integrado por los intelectuales Vitalina Alfonso, Marta Rojas y Javier Fraguela votó unánimemente por un trabajo que —según el acta de premiaciones— “desborda los géneros literarios seduciendo al lector con genuina prosa poética”.

Junto al escritor habanero, se premiará al camagüeyano Roberto Méndez Martínez con el trabajo “Plácido en el laberinto de la Ilustración” en el acápite correspondiente a Ensayo.

El Premio de Cuento quedó desierto.

A esa hora y en la misma sala, la joven poeta y narradora Jamila Medina Ríos se agenciará nuevo lauro con el Premio Nicolás Guillén de Poesía por su cuaderno “El país de la Siguaraya”.

Tanto Jamila com Ahmel están incluidos en el controversial grupo de escritores conocido como “Generación Cero”, al que se suman —además y entre otros—; Gilberto Padilla, Óscar Cruz, Orlando L. Lazo, Legna Rodríguez y Jorge E. Lage, por haber eclosionado todos en la actual centuria.

La Feria, paulatinamente empobrecida al punto de no alcanzar con buenos libros al resto del país, concluye el próximo domingo 19 tras 10 días de arduas actividades lectivas y comestibles, exclusivas para el hambreado —también de letras— pueblo capitalino.

Ha tenido a Canadá como país invitado y ha sido dedicada a un “escritor” ignoto para el pueblo, cuya tarea ocupa solo los estantes oficialistas; el otrora Ministro de Cultura, Armando Hart Dávalos.

[fbcomments]