Mario Vargas Llosa tendrá un sitio en la historia universal de la honestidad

Mario Vargas Llosa tendrá un sitio en la historia universal de la honestidad

Contrario a lo que pregona el régimen, Mario Vargas Llosa posee el don de la honradez, tan lamentablemente escaso en el panorama político de estos tiempos

Mario Vargas Llosa
Mario Vargas Llosa. Foto El País

LA HABANA, Cuba.- Este 11 de diciembre apareció en la prensa escrita cubana un Pronunciamiento de la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) a propósito de unas declaraciones formuladas por el novelista peruano-español Mario Vargas Llosa.

Como generalmente sucede, la prensa castrista no publica las declaraciones del Premio Nobel de Literatura que dieron lugar al referido Pronunciamiento. Solo comenta frases aisladas de las afirmaciones del novelista, como que “Venezuela y Cuba son los culpables de los actuales estallidos sociales en el continente”, o que “en cualquier momento el pueblo cubano nos va a dar una sorpresa”. El Pronunciamiento concluye afirmando que “Vargas Llosa tendrá sin duda un sitio en la historia universal de la infamia” (“La sorpresa que día a día nos da el pueblo cubano”, Juventud Rebelde).

El oficialismo cubano no acaba de entender que Mario Vargas Llosa es amante de la democracia liberal, y por tanto no puede simpatizar con un régimen como el cubano. Pero sucede que el afamado escritor tampoco admite los autoritarismos de derecha, tal y como lo demostró en su novela La fiesta del chivo, en la que censura al régimen de Rafael Leónidas Trujillo en la República Dominicana. Es decir, que el también autor de La ciudad y los perros  posee el don de la honradez, tan lamentablemente escaso en el panorama político de estos tiempos.

Lo que ocurre es que los gobernantes cubanos están acostumbrados a tratar con intelectuales que practican la hipocresía política, como los Adolfo Pérez Esquivel, Atilio Borón, Ignacio Ramonet y compañía. O sea, personajes que critican a los gobiernos de derecha, pero se hacen de la vista gorda ante los desmanes de sus amigos de la izquierda.

Para poner un ejemplo de semejante doble rasero nos remitimos al libro El imperio de la vigilancia, de la autoría de Ignacio Ramonet, En la página 96 de la edición del 2018 de la Editorial José Martí, perteneciente al Instituto Cubano del Libro, el señor Ramonet afirma que la vigilancia masiva ha sido siempre la gran tentación de los poderes autoritarios.

Al aludir a algunos regímenes asociados a prácticas secretas de intromisión en la vida de las personas, escribe que “Pensamos en el III Reich hitleriano y en el Estado estalinista. Más próxima a nosotros, la película La vida de los otros ha estigmatizado el sistema de vigilancia generalizada en la antigua República Democrática Alemana, implantado por el Ministerio para la Seguridad del Estado, más conocido como Stasi”.

Ramonet se cuida de mencionar a la Seguridad del Estado cubana, tan represiva o más que las relacionadas en su libro. Evidentemente no quiere rozar a sus amigos ni con el pétalo de una flor. ¡Esos son los intelectuales de valía para los gobernantes cubanos!

Por nuestra parte, ya habíamos expresado desde estas páginas de CubaNet  en el año 2010, cuando Mario Vargas Llosa fue galardonado con el máximo galardón literario mundial, que se trataba de dos Premios Nobel en uno: el premio a su literatura, y el premio al decoro.

Se equivocan una vez más los obedientes escritores de la UNEAC. Por supuesto que Vargas Llosa tendrá un sitio en la historia universal, pero será en el reino de la honestidad.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]