‚ÄėLa Cita‚Äô, entre el humor y el teatro

‚ÄėLa Cita‚Äô, entre el humor y el teatro

Andrea Doimeadiós se ha estrenado como guionista

LA HABANA, Cuba.- A punto de cumplir un mes en cartelera, La Cita, una puesta en escena del Centro Promotor del Humor, contin√ļa rompiendo r√©cord de asistencia en el Centro Cultural Bertolt Brecht. Dirigida por el prestigioso actor Osvaldo Doimeadi√≥s, la obra presenta a las j√≥venes actrices Venecia Feria y Andrea Doimeadi√≥s, esta √ļltima autora tambi√©n del guion.

Siete actos ininterrumpidos conectan elementos de la historia y la cultura cubanas, sin dejar de coquetear con referentes universales y la imprescindible actualidad. Aunque en términos generales la pieza es aceptable y constituye una muy favorable primera experiencia para la joven Doimeadiós como guionista, lo cierto es que se percibe una molesta recurrencia a la carcajada fácil y a la parodia, como si esta fuera una gratuidad discursiva de la cual puede abusarse sin tacto ni mesura.

La sospechosa masividad que ha generado, es el primer indicador de que se trata de un show humorístico corriente, pero distinguido por la actuación de Venecia Feria, una comediante capaz de matar de risa al auditorio. Su dominio del gag, la gestualidad, el discurso y hasta los hilarantes silencios al principio de la obra, devuelven la dignidad a lo vernáculo, siempre amenazado por la vulgaridad reinante, que irrumpe incluso cuando se la cree ausente o controlada.

La Cita es una obra breve y √°gil para un p√ļblico demasiado predispuesto a la risa. Aunque ahora mismo no hay mucho de qu√© presumir en el √°mbito humor√≠stico cubano, una parte del auditorio esperaba m√°s de esta producci√≥n concebida bajo el ojo cr√≠tico de un actor como Osvaldo Doimeadi√≥s, igualmente virtuoso en la comedia y el drama. Ser√° tal vez que esa parte del p√ļblico no tiene la risa f√°cil, o que la decadencia de la escena¬† humor√≠stica ha llegado a sus mejores exponentes.

Lo cierto es que a pesar de su notable ingenio, la joven Andrea cargó demasiado el discurso con pinceladas de intelectualidad que invariablemente resbalaban hacia los terrenos comunes del sexo y la política, sin aportar novedad alguna en uno u otro asunto.

Otras limitaciones de la obra son el exceso de informaci√≥n y asociaciones de ideas que se le podr√≠an ocurrir a cualquiera con una modesta dosis de conocimiento. Hubo alusiones a un ‚Äúhombre del saco‚ÄĚ llamado Jos√© Antonio, al ‚Äúamigo F√©lix que ense√Īa a pensar‚ÄĚ y a una tal Gregoria Sonsa, seguramente prima o hermana de¬† Gregorio Samsa.¬† La obra transcurri√≥ entre necedades similares, con altas y bajas, sin que el p√ļblico pudiera establecer una conexi√≥n l√≥gica entre las escenas.

Lo que s√≠ resulta incuestionable es la honrosa faena de ambas actrices sobre las tablas,¬† especialmente Venecia Feria con el mon√≥logo del tercer acto. No faltaron tibios cuestionamientos al nepotismo, la mediocridad, la ret√≥rica de los dirigentes estudiantiles y el progresivo dopaje de las nuevas generaciones con el acceso a la tecnolog√≠a. Casi ning√ļn tema que hoy genere pol√©mica en la sociedad cubana qued√≥ fuera, y tal vez en ello radica el fallo √ļnico de La Cita.

Probablemente la autora quiso abarcar demasiado. La Cita se halla lejos de ser una de esas obras que te hacen reír mucho para al final enviarte a casa con una serie de cuestiones sobre las cuales meditar. Tampoco puede afirmarse que responda al típico humor cubano de estos tiempos: caótico, perezoso y soez.

Tal vez solo se trata de una obra diferente a la que le falta madurez y organicidad. Pero de que ha sido rentable, no cabe duda. La Cita puede considerarse como una de las más exitosas producciones de Artes Escénicas en lo que va de 2017.

Ana León

Anay Rem√≥n Garc√≠a. La Habana, 1983. Graduada de Historia del Arte por la Universidad de La Habana. Durante cuatro a√Īos fue profesora en la Facultad de Artes y Letras. Trabaj√≥ como gestora cultural en dos ediciones consecutivas del Premio Casa V√≠ctor Hugo de la Oficina del Historiador de La Habana. Ha publicado ensayos en las revistas especializadas Temas, Clave y Arte Cubano. Desde 2015 escribe para CubaNet bajo el pseud√≥nimo de Ana Le√≥n. Desde 2018 el r√©gimen cubano no le permite viajar fuera del pa√≠s, como represalia por su trabajo period√≠stico.

[fbcomments]