Coaccionan a familiares y amigos de Amaury Pacheco

Coaccionan a familiares y amigos de Amaury Pacheco

“Todo este asedio empezó a partir de la 00#Bienal y se ha agudizado con la campaña contra el Decreto 349”

Amaury Pacheco e Iris Ruiz. Foto del autor

LA HABANA, Cuba.- Las presiones de la Seguridad del Estado ponen en riesgo la estabilidad de la familia de Iris Ruiz y Amaury Pacheco, y este último ahora corre el riesgo de ser deportado a Matanzas por oponerse al Decreto 349. Hace 28 años Pacheco está inscrito en la dirección de su ex pareja, Rebeca, y tras su participación en la 00#Bienal y la campaña #NoalDecreto349 esta familia ha sufrido las consecuencias.

“La hermana de Rebeca fue en septiembre a decirnos que habían estado dos patrullas con seis policías dentro de la casa, pidiendo carnet de identidad, como si fuera un operativo”, denuncia Iris Ruiz, “dice que les cerraron la cuadra, fueron al CDR y les dieron hasta fin de mes para que quitaran a Amaury de la dirección, si no, les pondrían una multa de 4000 pesos”, aún cuando la propietaria, la única que puede hacer el trámite, tiene casi 90 años y apenas se puede valer por sí misma.

De nada sirvieron los argumentos de que el OMNIPoeta no vivía allí hacía mucho tiempo. Entonces Ruiz y Pacheco al enterarse de la situación fueron a ver a la jefa de sector de la zona a la que pertenecen. “Como no había fotos ni nada de ese día la cosa podía quedar como que la familia quiso quitar a Amaury de la dirección”, justifica Ruiz la acción de ir directamente a la policía.

“¿Es verdad que están buscando a Amaury?, le preguntamos, -Mírenlo aquí, ¿por qué lo están buscando?”, Pacheco contó a CubaNet que “la jefa de sector aceptó que la guardia operativa había estado por ahí y estaban buscando el edificio E8, de la zona 10, en Alamar, y todo eso lo estaba haciendo el jefe de la guardia operativa, el capitán Mompié”.

Pero el ambiente se enturbió más cuando el capitán Mompié fue llamado, “dijo que iría a revisar su agenda para ver los motivos de la búsqueda. Dos horas después Mompié no había llamado”, cuenta Iriz Ruiz, “y nunca supimos cuál era el motivo por el que estaban buscando a Amaury, pero lo que sí quedó claro es que sí habían presionado a la familia”.

Para Iris Ruiz y Amaury Pacheco el poeta corre con dos riesgos. “El primero es que pueden asumir la dirección antigua, de hace 30 años, que es la de Matanzas, deportar a Amaury y no dejarlo, bajo penalización, entrar más a La Habana”, y el segundo afecta a los 6 niños también, “si conseguimos otra dirección, como la casa de mis padres, podrían asumir sacarnos de la casa, y ponernos en la puerta como han hecho con mucha gente”, y perderían 7 años de lucha por el apartamento de la zona 9 que habitan como familia.

El proyecto ocupa

Hace 7 años Amaury, el OMNIPoeta, y la actriz Iris Ruiz hicieron de su necesidad un performance que impidió que los sacaran de un apartamento vacío en Alamar donde decidieron instalarse e ir aclarando por el camino la situación legal del sitio.

“Lo último que nos dijo la abogada de vivienda es que ellos tienen aún el expediente”, comenta Iris Ruiz, “lo habían subido al Consejo de Administración Municipal, que es donde se debate qué se va a hacer, y por algún motivo lo habían bajado nuevamente y no determinaron nada”, aunque la abogada les aseguró que ella estaba haciendo la gestión para volverlo a subir.

Esa es una de las cuestiones que imposibilita que Amaury Pacheco tenga la dirección de donde vive realmente. “Desde el año 2004 la casa estaba abandonada porque la señora que vivía emigró para los Estados Unidos”, recuerda Ruiz, “el gobierno debía haber hecho confiscación del apartamento a las 72 horas de haberse ido la persona, según las leyes de ese momento, y tenían otras 72 horas más para darle un uso social. Pero estuvo 8 años sin ser confiscado y desbaratándose, al punto que perdió las condiciones de habitabilidad y quedó en un limbo jurídico”, asegura la actriz.

Por eso cuando la familia decidió ocuparlo ya no tenía ni puerta, ni baño, ni luz.

“Entramos con los 5 niños, yo embarazada de Kalhy y allí estuvimos dos años y medio sin agua, ni luz, haciendo el papeleo porque podíamos hacer un traspaso de propiedad”, recuerda.

La investigación que hicieron los artistas sobre el apartamento incluyó a todas las personas que estuvieron pidiendo el apartamento, “hasta delegados de la circunscripción que lo pedían para hacer las reuniones del CDR y del Consejo Popular, y el motivo siempre fue que había una heredera, cosa que no era cierta porque la dueña no tenía hijos”, eso también lo descubrieron investigando.

Hace 7 años, el municipio de vivienda los mandó a desalojar, pero ellos apelaron y la provincia “anuló en todas sus partes el procedimiento del municipio” y les aseguró que ellos no eran “ocupantes ilegales y que tenían derecho a un traspaso de propiedad”, y aunque los dejaron de amenazar con el desalojo, solo tuvieron la atención del gobierno cuando enviaron una denuncia al entonces vicepresidente y representante de los Derechos del niño y la niña en Cuba, Miguel Díaz-Canel, y el presidente del gobierno municipal se sintió amenazado.

“Hicimos la acusación cuando a los dos años y medio fueron a operar a Kalhy del tumor”, cuentan de la hija más pequeña, “en menos de 20 minutos teníamos la autorización para el agua y la electricidad. O sea, que esa gente tuvo el poder todo el tiempo y nos tuvieron dos años y medio en condiciones pésimas porque les dio la gana”. Desde entonces, hace 5 años, “pagamos todo lo que tiene que ver con el edificio: agua, electricidad, consejo de vecinos, federación, las multas por el jardín. Sin embargo, no nos acaban de dar la dirección de la casa”, resume Ruiz.

Amaury Pacheco asegura que “todo este asedio empezó a partir de la 00#Bienal y se ha agudizado con la campaña contra el Decreto 349” y cuenta que cuando iban a hacer su actividad en el evento independiente, “se personó todo el gobierno, planificación física, todos estuvieron aquí para hacer un mitin de repudio, y en aquel acto quedaron muy mal parados”, dice el poeta.

“A partir de ahí ha aumentado la presión sobre la hermana y la madre de Rebeca”, no obstante, cuando intentaron hacer el cambio de dirección para disminuir la presión que mantienen sobre sus amigas, ellas habían sido citadas a la vivienda para seguir amedrentándolas, “pero lo mismo ha sucedido con la periodista Adriana Zamora, su esposo Ernesto y su madre, quienes, además de haber sido desalojados, están siendo citados constantemente a la policía”, cuenta Pacheco que convoca a no rendirse pese a los métodos de coacción a las familias.

[fbcomments]