¿Quién es el enemigo?

¿Quién es el enemigo?

Ningún dictador, a menos que decida poner fin a su dictadura, deja a un lado su discurso de guerra

¿Quién es el enemigo? (escambray.cu)
¿Quién es el enemigo? (escambray.cu)

SANTIAGO DE CUBA, Cuba.- Desde hoy 16 y hasta el próximo 18 del presente, el régimen antidemocrático de Raúl Castro estará desarrollando el llamado Ejercicio Estratégico “Bastión 2016”. Tres días de costosos ejercicios militares (más dos “días de la defensa”), en una nación en la miseria y donde casi nada funciona debidamente: alimentación, vivienda, transporte, salud, etc., están en crisis. Según el régimen el objetivo general de estos ejercicios es “continuar elevando el nivel de preparación y cohesión de los Órganos de dirección y mando en todas las instancias, las tropas, la economía y el pueblo para enfrentar diferentes acciones del enemigo”.

Pero, ¿quién es el enemigo? Muchos pensaban que después de los generosos gestos de la administración Obama hacia la más larga tiranía que ha conocido el continente americano, Raúl Castro tendría una proyección más razonable. Pero no ha sido así. Ningún dictador, a menos que decida poner fin a su dictadura, deja a un lado su discurso de guerra. Las dictaduras necesitan siempre un enemigo al cual culpar de sus graves errores y enormes culpas. Si no existe – y casi nunca existe-, lo inventan.

Estos ejercicios militares comenzaron a finales de 1980 cuando el republicano Ronald Reagan ganó las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Reagan luego puso muy nervioso al Imperio Soviético con su Iniciativa de Defensa Estratégica, lo que contribuyó a la caída de aquel “Imperio del Mal”.  En 1989, al ver el inicio del derrumbe del comunismo en Europa, los Castro decidieron suspender los “bastiones” para concentrase en un enemigo real, hijo de sus erradas decisiones: el “periodo especial”, la más grave crisis sufrida por nuestro pueblo desde su independencia en 1902.

No fue hasta 2004 cuando reiniciaron estos innecesarios ejercicios militares. Según Fidel Castro y sus voceros, esta vez se “aplicaron los conceptos del empleo de unidades de defensa antiaérea y de tanques para la defensa de la Capital de la invasión del enemigo”. Esto nos hace pensar que el “enemigo” era Haití, pues es difícil asimilar la idea de que en verdad piensen que con sus anticuados medios – y miren que han gastado recursos en armas-, pueden enfrentar un ataque de la aviación de EEUU.

En el 2008 aplazaron nuevamente el “bastión” correspondiente a ese año, esta vez por el paso de tres huracanes por territorio cubano: Ike, Gustav y Paloma. Cualquier mal informado podría pensar que fue una noble decisión, pero no, al año siguiente estaban gastando muchos recursos y energías en sus ejercicios militares cuando miles de familias continuaban sin solución para los graves daños dejados por los fuertes meteoros que encontraron a su paso muchas viviendas en pésimas condiciones. No olvidemos la cantidad de cemento y otros materiales gastados en refugios en la década de los 80.

En el 2012 pasó lo mismo, pospusieron el “bastión” para el año siguiente por el paso del huracán Sandy. Cuatro años después muchas familias siguen sin hogar. Acaba de pasar otro devastador ciclón, el Matthew, cientos de familias carecen de techo y de todo, pero van a realizar su “bastión”. Esta vez ni siquiera lo aplazaron por un año. ¿Será que es más importante mantener aterrorizado al pueblo cubano y decirle a Trump que están preparados para la guerra que solucionar los problemas de los damnificados?

Nuevamente nos vienen con gastados y risibles términos como los de la “invulnerabilidad militar” y la “Guerra de todo el Pueblo”. Invulnerables al hambre y a la miseria producidas por su régimen, eso sí. La guerra del todo el pueblo es por la inmediata subsistencia. La guerra es para sobrevivir en medio de tan inhumano sistema.

Desde 1990 a la fecha hemos visto como muchos militares, oficiales del Minint (Ministerio del Inerior) y funcionarios de diferente rango, escapan a la nación que durante tantos años nos han dicho que es el enemigo y ya en libertad expresan su verdadero sentir: El enemigo es el castrismo que nos priva de nuestros derechos y nos obliga a vivir en la miseria, el enemigo es el castrismo que nos miente y que nos dice, que otro es el enemigo.

[fbcomments]