¿Por qué han de ser como el Che y no como Martí?

Ya es tiempo de suprimir, de una vez por siempre, la idolatría a un hombre que sembró el odio entre los cubanos