El mártir de los ojos claros

El mártir de los ojos claros

Pese a su muerte, la rebelión de Óscar Pérez encendió una llama

Inspector Oscar Pérez, mientras se dirige a Venezuela, en contra del gobierno de Maduro (Toma de pantalla)

SANTIAGO DE CHILE.- Aseguran que la muerte del piloto venezolano Óscar Pérez no ha sido en vano y hay muchos que piensan que su lucha dejó una chispa encendida en el alma del país, que encenderá finalmente la llama de la rebelión.

Los venezolanos, dentro y fuera del territorio nacional han incorporado el legado del militar asesinado, quien se rebeló contra el régimen del dictador Nicolás Maduro y perdió la vida en una masacre militar el 15 de enero, en las afueras de Caracas.

Una fuerza militar-policial del régimen compuesta por 600 hombres fue la encargada de asesinar a los rebeldes, que eran aproximadamente unas siete personas. “Una bala en la frente evidenció el ajusticiamiento de todos ellos”.

Pérez se rindió para proteger su grupo, pero fue ajusticiado. Era un hombre rendido, gritando que quería entregarse, pero se le ejecutó de todas maneras.

“En las leyes de la guerra —dice el analista Carlos Ramírez López— se castiga con dureza el maltratar al rendido, sobre todo a quien se entrega sin condiciones”.

Es lo que se plasma en el Convenio de La Haya, en las Convenciones de Ginebra, específicamente en la tercera de ellas, en la que se establece que los prisioneros de guerra no deben ser maltratados ni ser objeto de abusos, por lo que si los hechos ocurridos en relación con Oscar Pérez se considerasen inscritos en una guerra, tampoco debió terminar para él, ya rendido, con una bala en la frente.

Julia Díaz siente aflicción por no haber reconocido el llamado de Pérez en su momento, pero está dispuesta a integrarse a las manifestaciones generales del pueblo para “sacar de una vez por todas a las alimañas que nos mal gobiernan en el país”.

Mercedes Montero, desde el Reino Unido, comenta: “Indudablemente Óscar Pérez es un héroe, un policía que cumplió con su deber, un ciudadano honorable. Su asesinato nos deja claro a los venezolanos una vez más la mala semilla del Castro-comunismo, lo más oscuro de la política sucia. Son demasiados los héroes que han sido exterminados. Recordemos los 131 jóvenes que fueron asesinados durante las protestas del 2017”.

El exilio venezolano, activo en Santiago de Chile, está organizando protestas contra el gobierno de Maduro. Entre otras, muchas de las denuncias se centran en el enorme grupo de hijos y parientes de los jerarcas del régimen, usufructuando del poder, estudiando o viviendo en Europa y Estados Unidos.

Ana María Boulton expresa, desde la capital venezolana, que hay descontento en las filas de las fuerzas armadas y ya nadie cree —entre los militares, y menos el pueblo— sus mentiras: “Ellos son unos sinvergüenzas que manejan las mentiras a diestra y siniestra y ojalá pronto veamos los resultados de decencia y cumplimiento de la ley”.

Lucio Herrera Gubaira, también desde Caracas, señala: “Reconozco que muchas veces me he equivocado. Que somos millones los que en los momentos sombríos hemos sido llevados a creer en demasía en una posibilidad. Pero es que al final siempre ha estado allí, insinuante, retadora, seductora, la percepción interna de que el momento se acerca”.

“Creo en las fuerzas liberadoras del pueblo venezolano. Pienso aún que la gente se rebelará ante esta realidad que humilla; y lo hará no solo contra la opresión, sino contra la degradación que significa vivir de las limosnas de un Estado corrompido que sospecha y persigue a quien trabaja, prospera y genera riqueza”.

Como se aprecia, el piloto de los ojos claro perdió su vida, pero su muerte por la causa de la libertad de los venezolanos se ha incorporado a la leyenda, que hoy late eterna entre el pueblo, por el que se entregó con fervor para su liberación.

[fbcomments]