Cuba: plano general con harina de boniato

Cuba: plano general con harina de boniato

Mientras las esperanzas van de un punto a otro, el tiempo y el régimen avanzan en su eternidad

Cubanos esperando entrar a la embajada de Estados Unidos en La Habana para pedir visa (Desmond Boylan/AP)

MIAMI, Estados Unidos.- Muchos cubanos y buena parte de los expertos y observadores internacionales de la realidad de aquel país suelen poner sus esperanzas de cambios reales y el inicio del camino definitivo a la democracia en acontecimientos, decisiones personales y episodios distantes o ajenos a las necesidades y sueños de los que viven en la isla y en el exilio.

Ahora mismo, están pendientes de la política que asuma el gobierno del presidente Donald Trump para revertir la cariñosa entrega de Barack Obama a los gavilanes de la vieja dictadura caribeña. Y tienen también su atención dirigida, con una buena carga de paciencia y la vista larga, en la promesa de Raúl Castro que anunció, generosamente y como agotado por tanto sacrificio, que renunciaría en febrero de 2018 para dar paso a un pariente o a un empleado fiel.

El asunto es que, mientras las esperanzas van de un punto a otro y lo mismo tienen un quicio en La Habana y otro en Madrid, Washington o Bruselas, el tiempo –como es implacable, ya sabemos– y el régimen avanza en su eternidad con nuevas mentiras, pequeñas concesiones gastronómicas obligadas y la profundización del fracaso de lo que debía haber sido su economía.

(Siga leyendo el artículo de Raúl Rivero aquí)

Acerca del Autor

El Nuevo Herald

Este autor no ha añadido una biografía. Mientras tantoEl Nuevo Heraldha contribuido66artículos. Presione aquí para verlos.

[fbcomments]