Cuando el abusador es el Gobierno

Cuando el abusador es el Gobierno

Muchos menores cubanos tienen que lidiar con el golpe físico, las burlas de otros colegas o el adoctrinamiento partidista en sus escuelas

En los preuniversitarios en el campo se producían suicidios, violaciones y robos sistemáticos contra los más frágiles (foto archivo)

LA HABANA, Cuba.- Cursaba el tercer grado y la maestra eligió a la niña más agresiva de mi aula para jefa de destacamento. Le dio carta blanca para que controlara a los más pequeños. Más tarde, la abusadora alcanzó un cargo en la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media y entró en la Unión de Jóvenes Comunistas. Hoy forma parte activa de un Comité de Defensa de la Revolución, es corrupta y violenta, pero muy valorada por las autoridades de su zona.

El Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (Cenesex), dirigido por Mariela Castro, inició una campaña contra una forma de bullying o acoso homofóbico y transfóbico en las escuelas. La iniciativa incluye a la familia para “entender de qué se trata, ayudar a las niñas y los niños, a los adolescentes, los jóvenes, y todo el personal de la institución escolar”, asegura la sexóloga.

Castro cataloga como de un nivel “bastante bajo” la presencia del abuso escolar en la Isla, una afirmación que demuestra –cuando menos– su falta de conexión con la realidad cubana. Sin cifras oficiales confiables, cualquier investigación sobre el tema debe apelar a la vivencia personal de los individuos y es entonces cuando afloran las historias y los testimonios del matonismo en el ámbito docente.

(Siga leyendo el artículo de Yoani Sánchez aquí)

[fbcomments]