Un auténtico desastre ecológico

Un auténtico desastre ecológico

Más de 30 metros de hermosa playa perdidos en Pinar del Río, por la negligencia del gobierno

LA HABANA, Cuba, enero, 173.203.82.38 -La playa Herradura, ubicada al norte de la provincia Artemisa, justo en el municipio Mariel, ha sido reconocida por el órgano oficial del partido comunista provincial, el semanario El Artemiseño, como gravemente dañada.

Dicha playa posee una extensión de aproximadamente 400 metros en forma de herradura, de donde le viene el nombre. En su centro, a unos 15 metros de la orilla, se encontraba un banco de corales, el cual era la gran atracción de los bañistas que se aventuraban hasta el mismo nadando o en balsas.

Cuentan los más viejos de la zona que dicha playa estaba en terrenos privados, pero no hubo nunca limitaciones para el acceso de bañistas procedentes de zonas lejanas, como pueblos de la vecina provincia de Pinar del Rio, Artemisa, Guanajay y hasta de la propia capital de la Isla, que se encuentra a unos 60 kilómetros por carretera.

Hasta entrada la década de los ochenta, poseía un ranchón de madera y techo de guano en el que se vendían bebidas y comidas criollas. En esa época entró en funcionamiento una base de Campismo Popular, edificada en la parte oeste de la playa y con su mismo nombre.

También por esa época se trasladó a la parte oriental de Herradura una zona de casas móviles (tráilers) que había estado inicialmente en Varadero, pero que, por intereses de la industria turística estatal, fue llevada hasta las cercanías del balneario El Salado, también al oeste de la capital, pero sólo distante a unos 20 kilómetros de la playa en cuestión.

Los mismos intereses de los únicos que pueden decidirlo todo bajo el respaldo del régimen en Cuba, dispusieron un nuevo traslado de la base hacia el oeste de la playa Herradura, donde se encuentra en la actualidad.

Ya no queda allí prácticamente ninguna casa móvil. Los propietarios, generalmente de la clase de los nuevos ricos, o de los que se pasean entre ellos, las han convertido en viviendas confortables, al punto que, años atrás, fueron decomisadas algunas que hoy se reservan para organismos estatales, los que eventualmente estimulan con su renta a ciertos trabajadores, y de las que disponen sus dirigentes en forma permanente.

Después del triunfo de los hermanos Castro, en 1959, fueron sembrados en la playa árboles del tipo casuarina, a los que popularmente se les conoce como pinos.

Está científicamente probado que estos árboles son destrozadores de balnearios, pues sus finas hojas, en forma de agujas, al mezclarse con la arena, desencadenan una reacción bioquímica que da como resultado la conversión de la arena en terreno fértil.

No en balde fue decretado oficialmente su eliminación de todas las playas del país, desde inicio de la década de los ochenta. Fueron cortadas desde ese tiempo las casuarinas de Varadero. También en las playas del este de La Habana, y en muchas otras de todo el país. Además, se pudo saber, por un documental que ha presentado la televisión oficial, que en Pinar del Río se eliminaron de todos los cayos y zonas costeras.

Inexplicablemente, las de Herradura aun siguen en pie, después de decenios degradando la arena y cubriendo con sus grandes raíces un gran espacio físico de la playa.

Sobre todo, desde la década de los noventa, el robo de arena por particulares, para la construcción, fue una de las vías para suplir la ausencia de suministros por el mercado estatal. Esto se unió a la negligencia gubernamental de no cortar las casuarinas, lo que ha provocado que la playa llegara a su depauperado estado actual.

Si oficialmente se reconoce que en los últimos años se han perdido 15 metros de playa en todo el país, en el caso de Herradura la pérdida supera esa cifra en más del doble: un auténtico desastre ecológico.

En 1994, un vecino de la zona llegó a las oficinas del noticiero nacional de televisión para dar cuenta de lo que ocurría en Herradura. La periodista encargada de los asuntos medioambientales le dijo al ciudadano que debía conseguir 20 litros de gasolina para ellos poder cubrir la noticia, pues el auto Volga que poseían no tenía “combustible asignado” para moverse tan lejos.

A lo largo de los años han sido frecuentes los planteamientos en asambleas del poder popular, ponencias en eventos científicos municipales y quejas de vecinos a las autoridades sobre el asunto. Todo resultó como echar agua en canastas.

Ahí queda la Herradura como una prueba irrefutable, una más, de la irresponsabilidad e incapacidad del gobierno cubano también en la protección del medio ambiente.

[email protected]

Moises Leonardo Rodriguez

Moisés Leonardo Rodríguez, La Habana, 1947. Fue profesor de la Academia Naval y del Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, entre otros desempeños académicos a lo largo de su vida. Se inició en la prensa independiente en la agencia Grupo de Trabajo Decoro, es director y miembro fundador de la organización Corriente Martiana.
También forma parte de la Asociación pro Libertad de Prensa.

[fbcomments]