Resumen Semanal

LA HABANA, Cuba, febrero (173.203.82.38) – Echar un vistazo a lo sucedido en Cuba la semana pasada, permite analizar el ambiente social. Al igual que en el resto del mundo, la noticia del terremoto en Haití ha ocupado un lugar relevante en los medios, pero aquí de forma diferente.

Para los noticieros, en Haití sólo está presente la ayuda de Cuba y Venezuela, y las informaciones están relacionadas con el trabajo de los médicos, con los estudiantes haitianos becarios en la Escuela Latinoamericana de Medicina, que fueron llevados allí a cooperar en la asistencia a los heridos.

Sin embargo, la población se da cuenta de la manipulación del gobierno y los medios. Algunos de los reportajes que pasan por televisión muestran las viviendas destruidas, los barrios insalubres, que bien pudieran haber sido realizados en Cuba.

Lo que no podía faltar es “el malo de la película”: el gobierno de los Estados Unidos. El periódico Granma publicó una foto en primera plana de los efectivos norteamericanos con armas largas, como si hubieran invadido Haití, pero no para ayudar, sino para apropiárselo. También se mostró en varias ocasiones el despliegue de helicópteros en los alrededores del destruido Palacio Presidencial.

No obstante compartir el dolor de los haitianos, durante la semana que terminó, no se ha dejado de comentar lo sucedido en el hospital psiquiátrico de La Habana, conocido como Mazorra. Las personas aseguran que el número de muertos registrado oficialmente es incierto, y aseguran que en otros lugares del país ha ocurrido lo mismo, en particular en varios asilos de ancianos.

El  hecho, que consternó la sociedad cubana, no quedó opacado por el sismo, como hubiera deseado el gobierno. De forma general se comenta en lugares públicos, y también el hecho de que la dictadura se quiere mantener ajena al problema, dejando correr la voz de que abastecía de todo lo necesario al hospital, pero se desviaban los recursos.

La población se niega a creer esta versión y sabe que habrá chivos expiatorios, entre los trabajadores de Mazorra.

Otra noticia fue el V Congreso de Educación, Orientación y Terapia Sexual, que entre los días 18 y 22 de enero se llevó a cabo en el Palacio de las Convenciones. Su figura central fue Mariela Castro Espín, la hija de Raúl Castro, a la que se promueve en el mundo político nacional e internacional. Diariamente, un canal de  televisión capitalino ofrecía noticias del evento, y como era de esperar de Mariela, quien se refirió a la firma de un convenio de colaboración con Venezuela, para unir esfuerzos en el desarrollo de la educación sexual, como una oportunidad para fortalecer el proceso de democratización de las sociedades y el bienestar de los pueblos cubano y venezolano.

De igual forma se mostró el apoyo del gobierno cubano a un movimiento internacional de en favor de la transexualidad, y por el derecho de los transexuales a recibir atención jurídica y médica. Ello recibió la felicitación de la doctora Gloria Careaga, presidenta de la Sociedad Internacional de Lesbianas, Gays, Transexuales, Travestis y Bisexuales.

Sin embargo, para la gran mayoría de los nacionales, esta noticia pasó inadvertida, y no fueron muchos los interesados en ella, porque en la práctica se sabe que la libertad sexual es otro mito en Cuba. Algunos preferirían que se dedicara todo estos esfuerzos y recursos a los niños que padecen de cáncer.

También los deportes tuvieron su momento con una información del Comité Olímpico Nacional sobre los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe, que deberán celebrarse en julio en la ciudad portorriqueña de Mayagüez. En ella se puntualizan requerimientos para que la delegación deportiva cubana asista al evento. El comentario que ha generado en la población, es que se está poniendo el parche antes que salga el grano, lo que es lo mismo que decir que Cuba no piensa asistir a los Juegos y está buscando pretextos para ello.

“Las justas condiciones” planteadas no han sido resueltas y el régimen entiende que de acuerdo con el estatus puertorriqueño de Estado Libre Asociado, sólo las podrá garantizar el Gobierno de los Estados Unidos.

La preparación de las próximas elecciones municipales también ocupó algunos espacios noticiosos, pero los cubanos no le han dado ninguna importancia.

[fbcomments]