Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Martes, 21 de noviembre 2017

Posibles funcionarios y militares a bordo del ferrocemento

Misterio sobre fuga de este último viernes. Rumores dicen que quedaron abandonados autos estatales. Escapa otra embarcación

 |   |  comment count

PUERTO PADRE, Cuba, miércoles 18 de diciembre, www.cubanet.org.- Con su habitual silencio acerca de la identidad de los que zarparon de aquí el pasado viernes 13, a bordo de un ferrocemento, y que desde el domingo permanecen detenidos en Bahamas, autoridades y  medios oficiales cubanos están propiciando toda suerte de comentarios.  De ser ciertos los rumores que corren en esta pequeña ciudad, nuevos casos de fuga estarían apuntando al grave riesgo que corren algunos de esos misteriosos pasajeros al ser devueltos a Cuba, pues, algunos de ellos, quizás serían funcionarios del propio régimen.

Como es sabido, a bordo de una embarcación de este tipo, cómodamente pueden viajar decenas de personas, pero según confirmó el servicio de guardacostas de Estados Unidos, solamente trece personas iban en ella.

Cualquier delito consta de tres etapas: ideación, preparación y ejecución. Y es la misión principal de los órganos de seguridad y orden interior no sólo de Cuba, sino de cualquier lugar del mundo, la prevención y el corte de las actividades ilícitas antes de producirse éstas, y, en última instancia, actuar en el momento de su ejecución, pero en este caso del ferrocemento, nadie fue advertido por las autoridades por presunta salida ilegal del país, y como se sabe, la embarcación ganó mar abierto pasando junto a la capitanía del puerto y poco después por frente a un puesto de guardafronteras, como Pedro por su casa.

La madrugada del suceso,  próximo al establecimiento pesquero de donde zarpó el ferrocemento, quedaron abandonados vehículos de matrícula estatal, pero al día de hoy nada se conoce sobre sus ocupantes, a no ser que están presos en Bahamas.

La comidilla en Puerto Padre tiene signo de peligro: si, como dice la gente, en el ferrocemento iban funcionarios del Estado  (incluso, algunos comentan que iban dos militares con sus familias), el silencio que envuelve a los fugitivos puede ser muy grave para ellos, y no debía permitirse que, sin antes conocer quiénes son, y por qué huyeron de este modo extremo, estas personas sean retornadas a la Isla.

Las autoridades de Estados Unidos que detuvieron la embarcación en alta mar, las de Bahamas que las tienen detenidas, y las autoridades cubanas, que las reclaman, debían pronunciarse e informar la identidad de los detenidos. Pero si no lo hacen, y ya que en la Isla la prensa oficial está tan amordazada, entonces la prensa y los ciudadanos libres del mundo debían procurar esclarecer quiénes son estos pasajeros y qué hay en ellos de misterioso como para no divulgar su identidad  y cuáles eran sus ocupaciones antes de lanzarse al mar.

El ferrocemento y ahora La Milena

PUERTO PADRE, Cuba, jueves 19 de diciembre de 2013, Alberto Méndez Castelló/ www.cubanet.org.- Otra salida hacia Estados Unidos se produjo en la madrugada de este miércoles 18 desde aquí, cuando personas hasta ahora desconocidas se embarcaron en La Milena, una embarcación de unos veinte pies de eslora propulsada a motor.

La lancha había sido trasladada desde su fondeadero en El Boquerón, un sitio próximo al establecimiento pesquero desde donde zarpó el ferrocemento ahora detenido en Bahamas, hasta las proximidades de la desembocadura del río Bolaños, donde la fondeó su propietario, un pescador nombrado Jorge, residente en las proximidades del hospital municipal Guillermo Domínguez.

Desde el sitio donde quedó fondeada La Milena, para llegar hasta su casa y luego retornar a la embarcación, el pescador debió encaminarse a través del manglar por un sendero, y según dijo a la policía, había sido interceptado por desconocidos, quienes lo maniataron y allí lo dejaron llevándose su bote.

Según dijo un pescador a este corresponsal, la policía habría dicho que, por su actuación, el mismo propietario de la embarcación la había entregado a los que huyeron.

Relacionados:

El último ferrocemento escapa a Estados Unidos

Pesquero de Puerto Padre detenido en Bahamas

Acerca del Autor

Alberto Méndez Castelló
Alberto Méndez Castelló

Alberto Méndez Castelló (Puerto Padre, Oriente, Cuba 1956) Licenciado en Derecho y en Ciencias penales, graduado de nivel superior en Dirección Operativa. Aunque oficial del Ministerio del Interior desde muy joven, incongruencias profesionales con su pensamiento ético le hicieron abandonar por decisión propia esa institución en 1989 para dedicarse a la agricultura, la literatura y el periodismo. Nominado al Premio de Novela “Plaza Mayor 2003” en San Juan Puerto Rico, y al Internacional de Cuentos “ Max Aub 2006” en Valencia, España. Su novela "Bucaneros" puede encontrarse en Amazon.

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: