Micro proyectos de occidente, a debate

Surgen para proteger y educar a determinados grupos sociales en el civilismo y respeto de los derechos humanos

PINAR DEL RIO, Cuba, diciembre, www.cubanet.org -Dar pasos firmes y sin apresuramientos, desentenderse del contrapunteo mediático que lacera a la disidencia interna, articular con solidez y sin protagonismos propuestas que involucren a todos independientemente del credo e ideología, son políticas de los micro proyectos que proliferan en el occidente del país, espacios integradores dentro de la incipiente sociedad civil cubana.

La habitual tertulia del Patio de Karina, que se realiza el primer domingo de cada mes en la provincia de Pinar del Río, tuvo como protagonistas el 1 de diciembre a dos organizaciones de la sociedad civil, la Asociación Pro Libertad de Prensa (APLP) y el equipo de la revista Convivencia. Ambos grupos debatieron sobre la necesidad de tejer voluntades, sin ejercer ningún tipo de influencia o patrocinio sobre estos micro proyectos.

Con veinte años de experiencia en el periodismo socio cultural, el director de la revista Convivencia, Dagoberto Valdés, argumentó que estos “micro proyectos son al estilo de la sociedad civil” y que su “principio ético es no atacar a nadie”. Entre los micro proyectos que acompaña Convivencia, están Video Convivencia, Tejedores de Convivencia, el proyecto rural La Isleña, el boletín juvenil Nuevo Sol, la biblioteca Olgadina Fernández Cañizares, cursos de corrección y estilo, diseño web, entre otros.

Juan Pablo Pérez, del municipio San Juan y Martínez, es uno de los fundadores de La Isleña, integrado también a la Cooperativa de Créditos y Servicios Fortalecida (CCSF) Rafael Mora. Según Pablo Pérez, a partir de su trabajo en La Isleña los “campesinos de la Rafael Mora han ganado en libertad y protagonismo”.

“Nosotros pertenecemos a las CCSF oficial. Ahí abogamos por que se respeten los derechos de los campesinos; ejemplo, la lucha por el cambio de los precios del tabaco, algo que ya logramos se resolviera. Sin embargo, chocamos con que la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) funciona como un brazo de control político y de coartar la libertad de los campesinos cuando quieren reclamar sus derechos”, apuntó Pérez.

La biblioteca Olgadina Fernández Cañizares realiza trabajos con la comunidad de Pinar del Río, crea grupo de lectores, cumpleaños colectivos y trabajo con los niños, sobre todo con la entrega de libros y otros materiales didácticos, algo similar al trabajo que realiza la biblioteca Papel Periódico de la APLP con la comunidad de Santos Suárez, en la capital.

En la edición independiente de boletines impresos, tanto APLP como Convivencia coinciden en que se deben abordar diversas temáticas de la actualidad política, social y cultural de la nación, con la finalidad de ganar lectores y no detractores. El boletín mensual Nuevo Sol es una iniciativa de los jóvenes del municipio Candelaria, y está dirigido por el estudiante de economía Jorge Ignacio Guillén. A juicio de Dagoberto Valdés, Nuevo Sol es un micro proyecto que “no está estructuralmente ligado a Convivencia”.

Nuevo Sol y Vocablo (Boletín mensual de la APLP), ambos son de pequeño formato y surgieron en el mes de marzo.

“Estos boletines impresos tienen un valor agregado, y es el hecho que ambos se imprimen y distribuyen dentro de Cuba”, argumentó Juan Carlos, director del micro proyecto Video Convivencia.

La APLP, resurgida a finales de 2012, también ha conquistado un lugar dentro de la incipiente sociedad civil. Aunque estructuralmente cuenta con dos bibliotecas (una en el occidente y otra en el centro del país), la galería Puentes, la página digital cubaprensalibre.com, el boletín Vocablo y el concurso periodístico Papel Periódico, estos espacios están abiertos a la sociedad civil cubana, independiente de su opción política o lugar de residencia.

Para el 2014, la APLP se encaminará en micro proyectos como la Comisión de Atención a Periodistas, una academia, la Casa de la Amistad y una biblioteca en el oriente del país.

Los micro proyectos surgen a partir de la necesidad de proteger y educar a determinados grupos sociales en el civilismo y respeto de los derechos humanos. Sus protagonistas, mayormente jóvenes integrados a centros universitarios y laborales, son los tejedores de la incipiente sociedad civil cubana.

[fbcomments]